25 de Mayo y la Revolución inconclusa…

Por Javier Parbst*

«Los Pueblos deben estar siempre atentos a la conservación de sus intereses y derechos y no deben fiar sino en sí mismos. El extranjero no viene a nuestro país a trabajar en nuestro bien, sino a sacar cuantas ventajas pueda proporcionarse».
Mariano Moreno

Seis años pasaron desde la Revolución de Mayo hasta que pudimos declarar la Independencia política de nuestra Patria. Más de un siglo hasta la casi total Independencia económica que vivimos en el primer Peronismo. Pasamos el 1800 en luchas intestinas entre el sentir nacional que expresaban los Federales y la imposición de una cultura extranjerizante por la que no cejaron los Unitarios y que comienza a consolidarse el 3 de febrero de 1852. Este proyecto liberal se extiende a sangre y fuego hasta el triunfo del Yrigoyenismo, que aparece como muestra pavorosa para la oligarquía de que décadas de matanzas, asesinatos y robos de tierras no borraban en los hijos de Martín Fierro el sentir patriótico que ante todo pedía comida y derecho a la dignidad. Y entre intentos y entregas llegó el Peronismo como verdadera expresión de una Revolución nacional continuadora de los ideales de Mariano Moreno, San Martín, Juan Manuel de Rosas y miles de patriotas anónimos.

Esos 70 largos años desde el 17 de Octubre del 45 hasta hoy ya son historia mas conocida, aunque calumniada, tergiversada y negada, sigue implícita en el espíritu de las mayorías populares con un sentimiento de dignidad ciudadana ante la conquista de derechos y un nivel de vida donde nos sentíamos participes y protagonistas del destino nacional.

El debate imperioso es por un mundo nuevo en una sociedad nueva. Para nosotros una comunidad organizada diríamos, pero de lo que se trata es de que triunfe el bien. Y para lograrlo es fundamental conocer como Pueblo a nuestros enemigos. Nos criamos bombardeados por noticiosos que solo difunden tragedias y miedos, nos entretenemos con programas que solo fomentan el individualismo y el merito personal, nos publicitan, ofrecen y ofrecen bienes de consumo superfluo que nada nos dan mas que satisfacciones efímeras… sin embargo los éxitos mas grandes en cine, televisión y novelas escritas son historias donde triunfan héroes colectivos, luchadores por la independencia, la libertad verdadera, personas humildes o historias mundanas donde lo común alejado de la meritocracia elitista arrasa en los raitings. Siempre es así, los Pueblos sueñan en lo profundo de sus convicciones inconfesadas con la epopeya libertaria que significa una sociedad igualitaria, digna y equitativa; es así en todo el mundo, desde la telenovela «Gasoleros» acá, a «Quien quiere ser millonario» en la India, donde el eje no es el millón de dólares, sino, la formación cultural de quién se crió en la pobreza y la marginalidad y no se detiene en la lucha por su amor inconcluso. Desde William Wallace contra el saqueador ingles o Luke Skywalker contra el Imperio. Los pueblos quieren justicia social, la anhelan y luchan por ella incansablemente a pesar de la invisibilización del aparato capitalista globalizante que trata de ocultar o demonizar toda organización y participación colectiva.

Compatriotas, comencemos por el principio de una vez por todas para consolidar el futuro. Debemos comprender y aceptar que tenemos dos enemigos a los que ignoramos, y nos ayudaron a ignorar, durante estos ya largos 200 años. Uno es la oligarquía apátrida, los mismos apellidos de siempre, los Bulrich Pueyrredon, los Peña Braun, los Blaquier, los Pinedo y tantos otros que desde Rivadavia hasta hoy viven de los que trabajan, esos son los verdaderos «vagos» a los que sustentamos. Comprender es amar decía José María Rosa, es mas cómodo decir que vago es el pobre, y que no progresa por tal, y mas difícil aceptar que los que no trabajan son los privilegiados que vemos jugando al tenis o al golf cuando nosotros vamos a laburar, porque significa aceptar que nos explotan y decidirnos a actuar. Ese es el enemigo del Pueblo, las elites que viven en mansiones amuralladas y nos tratan con desprecio cuando nos acercarnos a ellos por algún hecho circunstancial.

El otro enemigo de nuestros sueños colectivos es el imperio compatriotas. Si, el Imperio, como en las películas, hay un imperio siempre a lo largo de la historia que trabaja incesante para truncar los proyectos que lo enfrentan. El Gral. Perón decía: «estamos desmembrando un imperio aunque algunos no lo entiendan». Y es así. Venezuela, Irán, Corea del Norte, Cuba no importan a los EE.UU. por sus Pueblos, no seamos ingenuos ni nos engañemos mas, basta ver cuan poco les importa su propio Pueblo por estos días; esos países importan porque desmembran el imperio global que ellos imponen a la inmensa mayoría de naciones que se arrodillan conducidas por elites claudicantes. -¿te parece que les importa a los yankees lo que pasa en argentina? -Si, les importa lo que pasa en argentina, en cuba, en el congo y en la china, porque de eso se trata el mundo sajón, de dominación. Ni Argentina, ni Latinoamérica nunca fuimos imperialistas, no salimos a conquistar otros Pueblos nunca, es mas nos hermanamos para luchar por la libertad contra los colonizadores, a no olvidarlo argentinas y argentinos y eso en el mundo sajón no se consigue.

En la misma línea que Mariano Moreno, 150 años después, John William Cooke dice: «La oligarquía nativa es un subproducto que solamente será eliminado cuando se liquide la influencia del imperialismo. La lucha entonces, es de liberación nacional, para liberar al país y alcanzar el triunfo definitivo». Es por acá, mas nadie dijo que sería sencillo.

Con el nuevo milenio Argentina y paradójicamente Latinoamérica toda, volvimos a Intentar ser Libres. Y aún seguimos en esa lucha con el retorno de gobiernos de derecha que ya mostraron sus garras a sus propios Pueblos con una velocidad vengativa, volvieron con el viejo neoliberalismo y ya sus Pueblos los repudian.

Y en esto llego la pandemia y otra paradoja muestra a estos proyectos populares que resisten o retornan como en la argentina haciendo lo que generalmente hacen los gobiernos «socialistas», como les gusta decir a la gente de derecha para tratar de desprestigiar a los países que priorizan la salud, la comida y la soberanía nacional, por sobre el egoísmo y la especulación libremercadista que propone el capitalismo librado al azar. Y para el desvelo de algunos son Argentina, Cuba y Venezuela quienes mejor sobrellevan esta pandemia en Latinoamérica. Para Néstor, Chavez y Fidel que nos miran desde el cielo. «los demás que escriban por twitter» diría Axel.

Hoy tenemos una nueva oportunidad histórica como País, y no la aprovechamos si terminamos nosotros, el Pueblo todo que somos el Estado Argentino pagándole los sueldos a empresas como Techint, Clarín o Cargill, rapaces que se burlan del Pueblo pidiendo ayudas económicas cuando facturan millones por la explotación lisa y llana y la especulación delictiva. Dijimos arrancar por los que menos tienen y en eso estamos, estamos logrando que a nadie le falte la comida y no es menor en este capitalismo que impera en el mundo, pero nos truncaremos a nosotros mismos, si los trabajadores y trabajadoras, los laburantes que tienen trabajo, los comerciantes, las Pymes ven, sienten y palpan que los mismos privilegiados de siempre son intocados. La soberanía y el patriotismo son herramientas que tienen los gobiernos al alcance de la mano en el espíritu colectivo y en el sentir popular, no se trata de «chauvinismo» se trata de despertar el sentir nacional y darle un cause soberano. Se trata de continuar la Revolución inconclusa en contra de corporaciones y elites muy poderosas, pero con la firme convicción de que «no hay fuerza capaz de doblegar a un Pueblo que tiene conciencia de sus derechos».

¡QUE VIVA LA PATRIA!

* PERONISMO 26 DE JULIO TIGRE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *