Adiós al Padre Farinello

Luis Farinello nació en 1937, en el seno de una familia obrera que vivía en la localidad de Villa Domínico, en el partido de Avellaneda. A los 16 años ingresó al seminario de La Plata y en 1964 fue ordenado sacerdote por el entonces obispo de Avellaneda Jerónimo Podestá, y ese año lo designaron al frente de la parroquia Nuestra Señora de Luján, cerca del centro de Quilmes, donde ofició hasta el año 2000.

Con 30 años, Farinello se sumó al Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo, una tendencia creciente en el mundo cristiano argentino posconciliar. Como religioso se hizo obrero y trabajó como albañil por siete años, oficio que debió postergar ante el reclamo de sus superiores, que le reclamaban mayor compromiso con sus deberes sacerdotales.

En la dictadura militar se sumó a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), en sintonía con los lineamientos pastorales del Obispado de Quilmes.

Desde ese lugar denunció torturas, desapariciones y asesinatos y pagó con detenciones su compromiso con los perseguidos políticos.

En los años 80, Farinello respaldó las actividades de las Comunidades Eclesiales de Base que, bajo la tutela del obispo quilmeño Jorge Novak, cumplieron una importante tarea social en el sur del Gran Buenos Aires.

En más de una oportunidad se manifestó en favor del celibato optativo, y reconoció haberse “enamorado de varias mujeres”, incluso cuando ejercía como sacerdote.

Farinello realizó diversas participaciones en ciclos radiales y televisivos, en los cuales predicaba una mirada social de la doctrina cristiana, y esas actividades en la comunicación social le permitieron ganar notoridad mediática.

En 2001, a favor del grado de conocimiento que había alcanzado, compitió en las elecciones legislativas como candidato a senador nacional por la provincia de Buenos Aires, por el partido fundado por él, el Polo Social. Pero no logró la banca.

En 2010, en una visita a Salta, el sacerdote se mostró a favor del matrimonio homosexual y expresó sus reservas respecto de las adopciones.

Su salud se deterioró en marzo de 2012, cuando debió ser internado en el Hospital Florencio Varela por un accidente cerebro vascular. En octubre de ese año sufrió un segundo episodio.
Desde entonces nunca pudo recuperar su salud y quedó al cuidado de una de sus hermanas, que lo asistía de forma casi permanente.

Según allegados, este año padeció otro ACV y hoy ingresó a las 17.30 al hospital de Quilmes con una insuficiencia cardíaca. Los médicos de ese centro de salud intentaron reanimarlo, pero no lo lograron y finalmente falleció.

Tiempo Argentino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *