Amigos son los amigos

Un amigo acusó a Michel Foucault de abusar sexualmente de niños en Túnez. Después de 50 años seguró que el filósofo les pagaba para tener sexo en el cementerio local.

Foto: Michel Foucault en San Pablo Brasil, en 1975. Marcos Fernandes

El ensayista, economista y periodista francés Guy Sorman acusó al filósofo, historiador, sociólogo y psicólogo Michel Foucault, también de nacionalidad francesa, de haber «abusado sexualmente de niños» en los años 60. Según denunció en dos entrevistas recientes, durante una visita que hizo a su amigo en Tunez vio cómo el autor de Vigilar y castigar le pagaba a niños de 8 a 10 años para tener relaciones sexuales.

El pasado 10 de marzo, luego de más de 50 años de silencio, Sorman decidió contar lo ocurrido en la televisión francesa, cuando fue a promocionar su reciente libro, Diccionario del Bullshit. Esta semana, volvió a referirse al tema en un artículo de la prensa británica titulado «Michel Foucault abusaba sexualmente de niños en Túnez».

Según relató Sorman en la entrevista con The Sunday Times, en Semana Santa de 1969 viajó al pueblo de Sidi Bou Said, en Túnez, donde vivía Foucault. Fue entonces, aseguró, cuando descubrió que su amigo les pagaba a niños de la zona para tener sexo. «Los niños pequeños corrían detrás de Foucault diciendo ‘¿y yo? ? llévame, llévame’», afirmó Sorman.

«Tenían ocho, nueve, diez años, les tiraba dinero y les decía: ‘nos vemos a las diez de la noche en el lugar habitual’», añadió. De acuerdo con el relato del ensayista francés, ese sitio «habitual» era el cementerio local. «Allí hacía el amor en las lápidas con los muchachos. Ni siquiera se ha planteado la cuestión del consentimiento», subrayó.

Durante la entrevista, Sorman se ocupó de dejar en claro que no habría sido el único en mantener el secreto. «Había periodistas presentes en ese viaje, hubo muchos testigos», sostuvo. «Foucault fue el rey filósofo. Es como un dios en Francia», se excusó sobre el silencio que mantuvo desde entonces.

Foucault, aseguró Sorman, «Nunca habría osado hacer una cosa así» en Francia. «En todo eso hay una dimensión colonial. Un imperialismo blanco», dijo al respecto.

En la entrevista previa que había dado al canal France 5, el 10 de marzo, el ensayista lamentó no haber dicho nada en su momento y pidió a los televidentes no «cancelar» a Foucault por lo ocurrido, sino volver a su obra «de una manera diferente».

«Lo que hizo Foucault con niños pequeños en Túnez y que yo vi y que me reproché por no haber denunciado en su momento me lleva no a rechazar la obra de Foucault, sino a mirarla de una manera diferente. Creo que sobre esto se habla mucho en Estados Unidos, la llamada cultura de la cancelación. No, no hay que cancelar nada, pero hay que verlo con doble mirada», dijo a la televisión francesa.

En diálogo con Sunday Times también volvió a referirse al tema: «Tengo una gran admiración por su trabajo, no estoy invitando a nadie a quemar sus libros, sino simplemente a entender la verdad sobre él y cómo él y algunos de estos filósofos usaron sus argumentos para justificar sus pasiones y deseos. Pensó que sus argumentos le daban permiso para hacer lo que quería», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *