Con interpelaciones al gobierno, la CGT advirtió a los formadores de precios que habrá nuevas marchas

Satisfechos con la jornada de movilización, Daer y Moyano apuntaron los cañones contra los especuladores e insistieron en reclamarle al presidente que ponga «lo que hay que poner».

Foto: Pablo Tomasello

Por: Alfonso de Villalobos
@alfondevil

El triunvirato de la CGT apresuró el cierre de la jornada luego de la masiva movilización de Obelisco a Congreso. Una hora antes de lo previsto, a las 16 horas, en la sede de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación (UEJN) los tres secretarios generales ofrecieron una conferencia de prensa en la que realizaron un balance de la jornada y compartieron algunas definiciones sobre el rumbo que pretenden seguir.

Allí y en primer lugar tomó la palabra Héctor Daer que recordó que la convocatoria tuvo el propósito de «exigir a la sociedad política, a los actores sociales, los empresarios y los que tenemos una responsabilidad sobre el futuro de nuestro país a encontrar una salida en favor de todo el pueblo y no llevar adelante una salida como pretenden los sectores de concentración económica que presionan en un proceso devaluatorio que aumentaría la masa de pobreza estructural que sufre nuestro país». Para el principal dirigente de la CGT, la «marcha fue masiva porque el pueblo se sintió representado en esta convocatoria de la CGT».

Para Daer, «la salida definitiva para nuestro país la enmarcamos en tres ejes: la producción, el trabajo y el desarrollo sustentable. Es la única forma de terminar con las enormes desigualdades que generan estos procesos políticos».

Por la mañana otro de los triunviros, Pablo Moyano, tensando los acuerdos prestablecidos había realizado un acto propio en el que había instado al gobierno nacional a «poner lo que tenga que poner». Luego, los tres miembros del secretariado general encabezarían juntos la columna que ingresaría sobre las 15 horas a la Plaza de los Dos Congresos.

En conferencia de prensa el mismo Pablo Moyano destacó que «los ejes de la movilización fueron claros: denunciar a los remarcadores de precios como AEA que le quitan un plato de comida a millones de los argentinos. No vamos a permitir que sigan remarcando» y, advirtió, «esta puede ser la primera marcha que realicemos porque si siguen sacándole el plato de comida a los argentinos vamos a seguir movilizando».

Moyano insistió en su interpelación al gobierno nacional: «le queremos decir al presidente que tome las medida que tenga que tomar que el pueblo argentino lo va a acompañar. Que los siente en la mesa. ¡Algo tiene que hacer con los que remarcan los precios! Tenemos tres reclamos: paritarias libres, que aquellos compañeros que no lleguen a fin de mes sean resarcidos con un bono y universalizar las asignaciones familiares para hijos e hijas. Esos son los pedidos que llevaremos cuando nos convoque el ejecutivo o algún ministro».

Ya en la rueda de preguntas quien tomó las riendas de la conferencia fue Héctor Daer que, sobre la relación con el gobierno y la reunión pendiente explicó que «no tenemos fecha de convocatoria ni tenemos comunicación sobre el temario que se vaya a discutir. Nosotros tenemos en nuestro ADN el diálogo social».

El mismo Daer interrogado sobre la posibilidad de avanzar en un paro general ante la escalada inflacionaria señaló que «no se trata de cuántos puntos de inflación se toleran para convocar a una huelga. Nosotros queremos dinámica en las paritarias para recomponer el salario».

Al mismo tiempo adelantó el respaldo al ministro Sergio Massa en lo que consideró podría ser una renegociación del acuerdo con el FMI: «acompañamos los pedidos al FMI que se hicieron por parte de la ministra anterior y los que hará este ministro porque la Argentina y el mundo no son los mismos ahora que cuando se firmó el acuerdo antes de la guerra de Ucrania. Va a haber un marco de rediscusión y vamos a acompañar los planteos que haga el ministro de Economía».

Por último reconoció que, ante la situación, «por supuesto que cabe una autocrítica del gobierno pero con la autocrítica no hacemos nada. Hay que tomar las medidas que sean necesarias para salir de este momento».

Sin más definiciones concluyó la conferencia luego de una movilización que exhibió el poder de fuego de la CGT que logró poner en la calle a cerca de medio millón de trabajadores.

En la Plaza de Mayo comenzaban a ingresar las columnas de la Unidad Piquetera y el Plenario del Sindicalismo Combativo que sí optaron por orientar sus reclamo en forma definida hacia el gobierno nacional.

https://twitter.com/cteracta/status/1559947845532352513
https://twitter.com/sipreba/status/1559989284219789319

Tiempo Argentino