Concentración mediática, clave para el autoritarismo

El papel determinante de los medios de comunicación convencionales para imponer gobiernos autoritarios y, en general, para propiciar el retroceso de los derechos políticos y sociales, motivó exposiciones y debates entre académicos y comunicadores argentinos y extranjeros, reunidos en Buenos Aires en el foro organizado por CLACSO.

(Foto: Clacso)

Por Silvia Valerga

Una jornada completa de debates sobre medios, organizada por CLACSO en el marco del Primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico y de la octava Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales, tuvo lugar el miércoles 21 de noviembre en la sede de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET). Contó con la participación, entre otros, de Ignacio Ramonet y Florencia Saintout, entre medio centenar de expositores distribuidos en paneles.

Para hablar de medios y comunicación popular, los periodistas de La Garganta Poderosa expusieron ante un público conformado por visitantes de América Latina y argentinos. María Claudia Albornoz se refirió a la construcción popular mediante asambleas que están en las villas. Para contrarrestar el mensaje de los medios hegemónicos que “nos tratan de feos, malos, chorros y vagos, nosotros comunicamos quiénes somos de verdad”. Nelson Santacruz agregó que “hablamos desde nuestra realidad con falta de agua potable, cloacas y luz”.

Por el ALBA Movimiento expuso el periodista cubano Alcides García. “Hay que comunicar desde un pensamiento estratégico -dijo-. Con la tecnología, es verdad que nos espían y que no tenemos los medios, pero podemos aprovechar el conocimiento para vencer al enemigo”.

La periodista Bernarda Tinetti expuso la situación de la agencia estatal Télam, objeto de una embestida del gobierno macrista cuya máxima expresión es el intento de despido del 40 por ciento de trabajadores, quienes por una medida cautelar debieron ser reincorporados.

El desmantelamiento de esta agencia “incluyó los 8.000 millones de pesos por las campañas publicitarias que llegaban a 677 medios de todo el país”. Tinetti denunció la persecución política y gremial desatada por los funcionarios del macrismo.

Brasil y la comunicación alternativa

Como ejemplo de acciones ante el control que los sectores dominantes internacionales y nacionales tienen de gran parte de los medios de comunicación, el brasileño Pablo Capilé relató la experiencia del movimiento Fuera de Eje y la publicación en internet de “Media Ninja”. “Exponemos lo que pasa en las ciudades pequeñas, mediante una comunicación alternativa”, dijo.

“No tenemos dinero pero montamos un banco y una universidad. Así llegamos a las grandes ciudades con nuestro mensaje por la defensa del movimiento negro y los derechos de las mujeres. Somos el único movimiento de Brasil que es cuestionado por la izquierda y la derecha, pero con el apoyo del progresismo enfrentamos a la ola conservadora”, expresó.

En un punto de contacto entre Brasil y Argentina, el periodista Roberto Caballero, de la revista Contraeditorial, dijo que al ex presidente Luiz Lula da Silva fue encarcelado y proscripto. En tanto, “en Argentina tenemos a Milagro Sala y una larga lista de presos políticos. Por eso decimos que la democracia y la comunicación están en peligro”.

Renato Rovai, de la revista FORUM, explicó que “en Brasil siempre hubo concentración, pero ahora hay menos que en los años 90. Lula perdió cuando la red Globo tenía el 80% de la audiencia, ahora solo tiene el 35 por ciento”.

Atribuyó la elección del ultraderechista Jair Bolsonaro a que “los militares manejaron las redes sociales”. No obstante, se manifestó “asombrado por la actual concentración ideológica mediática en Argentina, al extremo de que los propietarios del único canal opositor al gobierno fueron encarcelados”, referencia a C5N.

Cynthia García, de radio Caput y La García, denunció que “la comunicación dominante pone la vara de la verdad y están poniendo en riesgo la verdad. Ellos rompen las reglas del derecho. Esos periodistas tienen que hacerse cargo de la ruptura que han hecho del Estado de Derecho”.

Comunicación, política y ciudadanía

Para abordar el tema de la comunicación en relación con la política y la ciudadanía en tiempos de democracias mediatizadas, acudieron académicos de universidades de Argentina, Chile y España.

Damian Loreti, profesor de la UBA, quien fue uno de los artífices de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, expresó que “el gobierno reconoció una deuda millonaria a los buitres, quitaron impuestos a los sectores concentrados de la economía, se nombraron jueces afines y para hacer todo eso, destruyeron la ley de medios”.

Daniel Badenes, docente de la Universidad de Quilmes, se preguntó “qué pasaría si los ‘trolls’, que están allí haciéndonos daño y que en definitiva son trabajadores de la comunicación, se sindicalizaran”.

Pedro Santander, profesor de Lingüística de la Universidad Pontificia de Valparaiso, Chile, advirtió sobre los desafíos para enfrentar la batalla comunicacional. Denunció que en Estados Unidos forman a los jueces de América Latina desde hace 15 años. “Nos enfrentamos- dijo- ante un portaaviones” contando apenas con “lanchas de carrera”.

“Nosotros tenemos iniciativas pero no para llegar a la audiencia, porque los gringos ponen la agenda y la izquierda pone la ética”, agregó.

Diego de Charras, director de la carrera de Comunicación de la UBA, opinó que “no se deberían asignar a las redes todas las funciones”, pero sí es necesario “aprender a usarlas y reconstruir un sujeto social que pueda adoptar un sujeto de derecho”. Además, mencionó la necesidad de revisar los aciertos y errores en política de medios por parte del gobierno anterior.

Por la Universidad de Málaga, el profesor Manuel Chaparro mencionó la necesidad de comprender el pasado como condición para proyectar el futuro. Basándose en ello, comentó que todos los años pide a sus alumnos que se presenten y hablen de sus costumbres y preferencias.

Así llega a la conclusión de que “el futuro será matriarcal, como antes era patriarcal; local, porque interesa el lugar que se habita, y vegano, por la tendencia a no matar los animales”.

Este cambio obliga a “contar la historia de otra forma y a reconocer que en un modelo que excluye al 40 % de la población, nos existen los pobres sino los empobrecidos”.

Procesos constituyentes y destituyentes

Uno de los paneles se abocó al tema “Comunicación, política y ciudadanía: medios, verdad y poder”, para examinar procesos constituyentes y destituyentes mediante la comunicación. Expusieron análisis sobre la información en los medios hegemónicos la profesora de la Universidad de La Plata, Andrea Varela; Amparo Marroquín, de la Universidad Centroamericana de El Salvador; y Omar Rincón, de la Universidad de los Andes, Colombia.

Una comisión que abordó el derecho a la comunicación y prácticas periodísticas contrahegemónicas reunió en el aula Magna de la UMET a Tristán Bauer, Edgardo Esteban, Luis Bruschtein, Daniel Rosso, Cynthia Ottaviano y Juan Martín Ramos Padilla, entre otros.

El último debate se abocó a la emergencia comunicacional y las democracias en riesgo. Florencia Saintout, decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata y diputada provincial, recordó que “hay más de 3 mil periodistas despedidos” desde fines de 2015 y que en los medios estatales revisaron las redes sociales de los trabajadores para “analizar su ideología política”, como en su momento dijo en público la funcionaria macrista Ana Gerschenson, a cargo de Radio Nacional.

Saintout se refirió especialmente al gobierno de la provincia de Buenos Aires, a cargo de María Eugenia Vidal, que en el presupuesto para 2019, “mientras cae la inversión en Ciencia, Educación y Salud, solo sube la publicidad en los medios y el pago del servicio de la deuda externa”.

Asimismo, expuso algunas propuestas elaboradas en otro grupo de debate académico. “Los medios –dijo- tienen que ser juzgados y hay que trabajar en una constitución que no permita los monopolios en la comunicación, que garantice la libertad de expresión como derecho humano. Además, debemos fortalecer los medios populares y garantizar el acceso universal a internet”.

Sobre el final del Foro, el periodista Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique en español, se declaró consternado porque “los grandes relatos que le daban sentido al mundo no están funcionando”.

Ramonet se refirió a las migraciones masivas que provocan desestabilizaciones que la derecha extrema aprovecha para avanzar. “Ahora aparecen nuevas formas de gobierno, mientras los partidos conservadores y socialistas desaparecen. Tal es el caso de Polonia, Hungría, Italia y Francia, todos eligieron una nueva derecha, con nombres que no hacen referencia a la política, como Marcha en Francia, 5 Estrellas en Italia”.

También dijo que “los gobiernos que no acuerdan con la pena de muerte no hacen consulta popular porque saben que pierden. Tampoco llevan a plebiscito si están o no de acuerdo con el ingreso de inmigrantes o con el matrimonio igualitario. Entonces los pueblos consideran que no sirve la democracia. El relato está cambiando y para desmitificar el poder de los medios, les recuerdo que (Donald) Trump ganó con todos los medios en contra, pero prometiendo trabajo a los estadounidenses”.

En tanto, en Perú, “hicieron una encuesta acerca de si prefieren un gobierno que les garantiza el trabajo o a otro que les garantiza la democracia, y el resultado fue 60 a 40. Esto indica cual es la verdadera preocupación de los pueblos”, concluyó Ramonet.

 

Comunicadores de la Argentina (COMUNA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *