«Cuando me duermo sueño que estoy con ustedes»

Carta del maestro soldado Julio Ruben Cao

El maestro soldado Julio Rubén Cao nació en Ramos Mejía el 18 de enero de 1961. Hijo de don Julio Cao y doña Delmira Esther Hasenclever, es el segundo hijo de una familia de 4 hermanos. Sus padres se radicaron en la entonces localidad tabladense, donde transcurrió su vida. Julio cursó estudios primarios en la escuela parroquial «Cervantes» y secundarios en la escuela normal «Doctor Mariano Etchegaray» de Ciudad Evita. Se recibió de bachiller docente, cursando luego estudios de profesorado de literatura en la escuela «Pedro Elizalde» y de magisterio en la misma «Dr. Mariano Etchegaray». Ejerció la docencia en las escuelas Nº 95, 96 y 32 de La Matanza y en el año 1981 cumplió el servicio militar en el Regimiento de Infantería Motorizada III «General Belgrano» de Tablada. Vuelto a la vida civil, una vez finalizado su Servicio Militar Obligatorio, retornó a su labor en la escuela Nº 32, de Laferrere, de donde partió al frente de batalla en forma voluntaria el 12 de abril de 1982.
Su destino fue Puerto Argentino. Su deceso se produjo el 10 de junio siguiente, en acciones de guerra, no pudiendo conocer a su primogénita, Julia María, que nació el 28 de agosto de ese año.

La escuela Nº 32 hoy lleva su nombre.

 

Desearía que hiciera llegar a la maestra de 3ro D este mensaje para mis alumnos:

A mis queridos alumnos de 3ro D:
No hemos tenido tiempo para despedirnos y eso me ha tenido preocupado
muchas noches aquí en Malvinas, donde me encuentro cumpliendo mi
labor de soldado: Defender la Bandera.
Espero que ustedes no se preocupen mucho por mi porque muy pronto
vamos a estar juntos nuevamente y vamos a cerrar los ojos y nos vamos
a subir a nuestro inmenso Cóndor y le vamos a decir que nos lleve a
todos al país de los cuentos que como ustedes saben queda muy cerca
de las Malvinas.
Y ahora como el maestro conoce muy bien las islas no nos vamos a
perder.
Chicos, quiero que sepan que a las noches cuando me acuesto cierro
los ojos y veo cada una de sus caritas riendo y jugando; cuando me
duermo sueño que estoy con ustedes.
Quiero que se pongan muy contentos porque su maestro es un soldado
que los quiere y los extraña.
Ahora sólo le pido a Dios volver pronto con ustedes.
Muchos cariños de su maestro que nunca se olvida de ustedes.

Afectuosamente Julio

Un comentario

  • Eva Cuervo. dice:

    El amor a la patria, es uno de los más sublimes del ser humano, porque en el, se encuentra en su interior, el amor a todos los hermanos de nuestro terruño, con sus culturas, lenguas y paisajes. Con admiración a este gran maestro soldado de la patria Argentina Julio Rubén Cao.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *