De la ética de la heladera vacía al derecho humano de ir a Disney

Por Sebastián Fernández (Rinconet)

Las denuncias de los «periodistas serios», la desmentida del Senado a Clarín y la decisión de Gerardo I sobre Milagro Sala. Una semana llena de indignaciones nimias que anuncian la vuelta del kirchnerismo al poder.

Como la alondra anuncia la mañana, las indignaciones nimias nos advierten de la vuelta del kirchnerismo al poder.

En efecto, nuestros medios serios se atormentan por temas relevantes como las carteras carísimas utilizadas por la Primera Dama así como señalaron el terrible dedo acusador del actual Presidente durante el debate presidencial. Vemos a periodistas serios que hasta ayer defendían con ahínco el aumento de la pobreza digna, indignarse con pasión porque la gente tenga que pagar más por irse de vacaciones al extranjero, según las nuevas disposiciones del gobierno. Pasamos así de la ética de la heladera vacía al derecho humano de ir a Disney. Nuestra realidad es trepidante.

Del mismo modo, luego de alertarnos sobre el peligro de que Alberto Fernández nos transforme en Venezuela por un exceso de gasto público y despilfarro de recursos, Juntos por el Cambio lo denuncia por ajustador. El kirchnerismo es El Aleph.

Los vientos de cambio incluyen también a nuestros medios serios que luego de 4 años de justificar reducciones y ajustes, vuelven a preocuparse por los haberes jubilatorios como en la época dorada de Cristina. En esa noble voltereta también vemos a diputados y senadores de Juntos por el Cambio, preocupados por esos haberes que redujeron al votar el cambio de fórmula de actualización.

Del mismo modo, luego de que el área de prensa del Senado desmintiera una noticia publicada por Clarín, referida, justamente, al Senado; varios de esos periodistas serios denunciaron una actitud que consideraron violenta e intolerante. Tienen razón, sin libertad de operar no puede existir una plena libertad de prensa.

Esos mismos periodistas señalaron que los diputados y senadores deberían reducir sus dietas como gesto coherente frente a la emergencia económica que acaba de votar el Parlamento. No sabemos si la pauta pública que han recibido con generosidad también debería entrar en ese recorte, pero esperamos que la pauta privada siga tan abundante como siempre. No sería justo que nuestros periodistas serios operen a favor de ciertos sectores sin una justa retribución por una tarea tan ingrata.

Luego de afirmar que “no vamos a permitir que (Milagro Sala) quede libre esperando que quede firme su sentencia”, la presidenta del Superior Tribunal de Justicia jujeño, la adorable Titina Langhe de Falcone, presentó su renuncia al tribunal al que llegó hace 4 años, apenas unas semanas antes de que Milagro Sala fuera encarcelada por “incitacón al acampe”. Saludamos la decisión magnánima de Gerardo I, emperador del Sol Poniente por la gracia de los Blaquier, visir de la Puna, maharajá del Potosí, mariscal del Altiplano, León de Tilcara, zar de los Siete Colores, califa de Humahuaca, marqués de Ledesma, Protector de la Justicia, Apóstol de la Paz, Martillo de herejes, Orgullo Radical y Azote de Dios, aunque tememos que pueda ser interpretado como un gesto de debilidad por parte de la aviación de la Tupac Amaru y busque liberarla de su prisión domiciliaria con ayuda de la guerrilla mapuche-iraní. Debemos estar atentos.

Por último, en un nuevo ejemplo de Nado Sincronizado Independiente (NSI), los representantes del establishment y nuestra izquierda Boutique volvieron a denunciar al unísono al gobierno. Eso nos hizo recordar que unos 60 años antes de que Vilma Ripoll y el MST marcharan junto a Hugo Biolcati y la Sociedad Rural en contra de la 125, socialistas y comunistas se opusieron al aguinaldo decretado por Perón. Las razones invocadas en ambos casos fueron angelicales.

Enhorabuena, el kirchnerismo volvió al poder.

*Imagen: Una de las bases aéreas de la Tupac Amaru (cortesía Fundación LED para el desarrollo de la Fundación LED).

El Destape Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *