Democracia low cost

Por Emanuel Rodríguez*

Ahora las FFAA pueden reprimir libremente la protesta social. Nadie puede negar que el liberalismo argentino hace honor a su nombre: libera precios, libera importaciones, libera genocidas, libera represión. Según los defensores del Gobierno no debemos preocuparnos porque el ejército sólo va a combatir el terrorismo y el narcotráfico. Pero no nos olvidemos que para este gobierno un tuitero es un terrorista y dos plantas de marihuana son un vivero narco.

El decreto de Macri que habilita a las Fuerzas Armadas a “colaborar” en la seguridad interior logró darle tema a los medios hegemónicos para tapar un poco el escándalo de los aportantes truchos. De modo que al próximo escándalo de Cambiemos, directamente invadimos Uruguay y que se hagan agua los helados.

¿Qué pasa? Es que este modelo es como jean apretado para Jorge Triaca: no cierra sin re-presión.

Con los milicos en las calles, este gobierno reafirma su vocación de ser una patada en los huevos. Literal.

De hecho, este modelo no cierra sin represión y sin negocios para Clarín, por lo que en la próxima manifestación, un militar te disparará y te pegará… mientras te vende un pack de Fibertel.

Teniendo en cuenta las experiencias mundiales de ejércitos que se involucran en la lucha contra el narco, podemos afirmar que el proyecto supone un avance en la formación de los militares argentinos. A la experiencia en secuestro, tortura y desaparición de personas, ahora podrán agregarle la experiencia en tráfico de drogas. Formación completita.

La verdad es que salvo que el plan de lucha contra el narco incluya robarles los bebés a los narcos, nadie sabe cómo podría funcionar esto.

El regreso de las FFAA a las calles también supondría un cambio político ya que se acabarían los decretazos. Vuelven los comunicados.

Cambiemos también confirma que no perseguirá a quienes piensan distinto: no. Los van a esperar en la Plaza y cuando se manifiesten, pumba.

Parece que hay un negocio detrás: Macri quiere Campo de Mayo para que sus empresas construyan edificios. De modo que cuando un militar te pegue, tené en cuenta que los primeros 5 bastonazos son de comisión inmobiliaria.

El macrismo está mostrando su verdadero rostro: fraude, dependencia y represión… es el novio golpeador que te sedujo con una gran mentira, te caga a palos para que no te vayas y encima te promete a cada rato que está cambiando, que todo está mejor aunque no se note.

Te caga, te somete, te golpea. Y el kirchnerismo es la amiga que te repite: yo te dije, yo te dije… (y que además sabés que aunque no le diste bola, va a volver).

Si lo pensás, con los aportantes truchos, el regreso del FMI y las FFAA a la calle, la derecha moderna tiene de moderna lo que Alejandro Fantino tiene de profundo.

Es la tradición autoritaria más rancia del conservadurismo. Natanson debe soñar con el día en que se le ocurrió definir a esto como “la brutal eficacia de la derecha moderna”. Onda ¿qué me fumé? ¿Un Majul?

Hablan de una derecha democrática, pero esta democracia es tan low cost que no se banca ni media turbulencia. Es una democracia de mala calidad. ¿No la podemos devolver y que nos den… no sé… un Erman González?

Se hacen los modernos pero tienen la misma compulsión por el endeudamiento externo que cualquier liberal de los últimos 150 años. Cualquiera diría que a ellos sí les funciona que nos endeuden.

Llegaron al poder por fraude electoral. Mintieron con su financiamiento, lavaron dinero, mintieron con su plataforma. Es fraude electoral. Como dice el dicho: si tiene cola, cuatro patas y ladra… califica como aportante de Cambiemos.

Inventaron los avales, inventaron el origen de los fondos, inventaron las promesas de campaña. El fraude electoral es tan de laboratorio que a Durán Barba en cualquier momento lo echan por científico.

Son capaces de cualquier cosa con tal de llegar al poder. Ya lo habían dejado claro cuando se aliaron con los radicales.

Ahora con el FMI sobre nuestras cabezas, Argentina tiene una autonomía de vuelo muy corta. O sea, otra vez a fumar paraguayos.

Nosotros desesperados, ellos felices. Siempre ganaron. En los 70 ganaron con la bicicleta financiera, en los 90 con la convertibilidad, ahora con las lebacs y las off shore. Estos guasos nunca se hacen millonarios haciendo hospitales y universidades…

Continúa la dependencia. La adicción al FMI. El FMI es el paco de la Argentina y el macrismo es la bonaerense asegurando el negocio.

En la historia de la argentina la ecuación deuda más fuga nunca terminó bien. Pero hay un sector de la sociedad que está convencido de que esta vez sí va a funcionar. Si la recuperación del país es el correcaminos, está clarísimo que la clase media argentina es el Coyote, y que la derecha son los productos marca Acme que nunca funcionan.

Te prometen el paraíso, y en parte cumplen: hay algo tuyo en el Caribe. La mitad de tu poder adquisitivo!

Ahora las FFAA pueden reprimir libremente la protesta social. Nadie puede negar que el liberalismo argentino hace honor a su nombre. Libera precios, libera importaciones, libera genocidas, libera represión…

Las FFAA salen entonces a combatir la inseguridad… pero sabemos que lo harán al revés. Ese es el motivo por el que Marcos Peña niega similitudes con 2001. En aquellos saqueos, el gobierno reprimió a los saqueadores. Ahora van a reprimir a los saqueados.

Según los defensores del Gobierno no debemos preocuparnos porque el ejército sólo va a combatir el terrorismo y el narcotráfico. Pero no nos olvidemos que para este gobierno un tuitero es un terrorista y dos plantas de marihuana son un vivero narco.

****

* Periodista y comediante político. Reconocido por su show de stand up Peroncho, con el que recorre todo el país. Tiene una columna semanal de humor político en este portal. Además, fue redactor de la Revista Ñ y del suplemento cultural de La Voz del Interior. Creó la revista de humor La piedra en el Zapato y fue director de las revistas culturales La Intemperie y Diccionario. Revista de letras.

Para ver la agenda de los próximos espectáculos de Peroncho ingresar aquí

Nuestras Voces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *