Ecuanimidad, transparencia, futuro y coso

Por El Cohete a la Luna

Macri habló como si presentase su candidatura a la Cátedra Fidel Pintos

Al día siguiente de que el INDEC admitiese la inflación más alta de los últimos dos años, y apenas horas después de que el escándalo de la financiación espuria de la campaña 2017 se cobrase su primera baja oficial —la gobernadora Vidal tuvo que echar a la contadora general de la provincia, María Fernanda Inza, a quien había oficializado en el cargo hace veinticuatro horas—, el Presidente dio una conferencia de prensa memorable, en la que consiguió no contestar directamente una sola de las preguntas que se le formularon. Expresándose como si llevase apenas dos días sentado en la Rosada, y con una imprecisión que habría impresionado a Fidel Pintos —aquel cómico que creó un personaje que batía récords a la hora de hablar largo para decir nada—, Macri quiso transmitir calma con su actitud pero sus declaraciones sólo potenciaron la alarma general y la sensación de descontrol que cunde en la sociedad.

En el comienzo mismo atribuyó la situación a una tormenta de origen internacional. “Pero —dijo— hemos sabido arriar las band… las velas. …Y estoy convencido de que estamos haciendo el esfuerzo correcto”.

Cuando se le preguntó de dónde salió el dinero de la financiación trucha de la campaña 2017, no respondió. (Pateó la pelota para adelante, apelando a una nueva ley de financiamiento de la política.) Cuando se le preguntó cómo pensaba contener la enorme inflación, le echó la culpa a un Estado dispendioso y prometió “sacarse esa mochila de encima”. Cuando se le preguntó si era verdad lo que la diputada Carrió había dicho —que Macri permitió el debate por el aborto legal porque pensó que no se lo aprobaría en el Congreso—, respondió que había que “valorar lo que estamos logrando”.

Dijo muchas veces futuro, crecimiento, futuro, transparencia, futuro. También repitió mucho la palabra ecuánime, que se molestó en explicar, sugiriendo no sólo que ese era el objetivo central de su presentación pública —mostrar calma y equilibrio—, sino también que acababa de incorporarla como parte de su coaching. Cuando se le recordó lo que está ocurriendo en la agencia Télam, deslindó responsabilidades hacia su conducción del mismo modo que tiró la pelota a Vidal en el tema de los aportantes truchos. (“Ya escuchamos a la gobernadora esta tarde…”)

Prometió crecimiento para el año que viene, expresó el deseo de que la Argentina “produzca cosas de calidad” —aunque no dio pista alguna respecto de cómo sería factible— y socializó la responsabilidad: “Espero —dijo, como si fuese un ciudadano más que el Presidente— que entre todos empezamos a encontrar soluciones”.

Durante la conferencia de prensa, por lo pronto, no se oyó ninguna.

El Cohete a la Luna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *