El barón de la carne

Alberto Samid

Por Matías Longoni | Ilustración Sebastián Angresano

Alberto Samid es el empresario más popular entre los llamados “barones de la carne” por su peso en ese negocio, en el conurbano. Pero también por la impunidad con la que siempre esquivó las denuncias por fraude fiscal y las presiones de la oligarquía vacuna. ¿Su negocio fue la venta de carne o la evasión de impuestos? ¿El matarife más mediático es víctima de la persecución judicial macrista o paradigma de prebenda?

La enciclopedia virtual Wikipedia contiene un breve perfil sobre Alberto Samid en el que este matancero de 71 años no aparece involucrado en ningún escándalo salvo su recordada pelea con Mauro Viale en TV, durante el programa “Impacto a las 12”. Era 10 de enero de 2002 y la Argentina acababa de tener cinco presidentes en menos de una semana: un radical que se fue, Fernando De la Rúa, y cuatro peronistas que terciaron por sucederlo. Finalmente había quedado al mando de la Casa Rosada el bonaerense Eduardo Duhalde, unos de los padrinos políticos de Samid. Fue en ese contexto que se dio la cruzada con el conductor. Viale acusó al empresario de haber avalado el atentado contra la AMIA. Samid, mientras tanto, lo invitaba a decirle a la audiencia su verdadero nombre y apellido, pues así quedaría expuesta su condición de judío.

El grotesco intercambio de golpes entró en la historia de la televisión local. Millones de argentinos comenzaron a hablar de Samid como “el que le pegó a Mauro Viale”. Años después el episodio se volvió meme y hasta hubo quien se tatuó la imagen de la pelea.

La Wikipedia dice un par de cosas más sobre el empresario de la carne. Que era hijo de Nélida Aluch y Julio Samid, inmigrantes sirios. Que creció en Ramos Mejía, partido de La Matanza. También que en 2000 fue presidente del club Deportivo Morón, “el gallito del Oeste”. Su mayor lustre, sin embargo, fue haber sido elegido diputado provincial bonaerense entre 1987 y 1991, cuando el poderoso peronismo renovador de la “Cafieradora” era arrasado por un fenómeno político inesperado llamado Carlos Menem.

Samid siempre transpiró impunidad. “Fuimos diputados en el mismo momento. Él ya era muy amigo de Carlitos Menem. Recuerdo que tuvo pedidos de desafuero por 16 causas penales: robos, rotura de una casa, pegarle a un tipo en la calle, amenazas, autos mellizos, una deuda que tenía con el frigorífico Morón de 10 millones de pesos/dólares. Hubo una sesión en la que el radicalismo le pedía el juicio político. El dirigente radical Juan Pablo Baylac estuvo cuatro horas y media fundamentando las razones. Pero el desafuero no cursó positivamente porque era El Turco el que estaba enfrente, el mismo tipo que nunca abrió la boca ni dijo nada en las sesiones de la Cámara”, relató un ex legislador del interior bonaerense. Quien se ocupó de acorazarlo en aquellos momentos fue el presidente de la Legislatura, el duhaldista Osvaldo Mercuri.

Para ese entonces, fines de los ochenta, Samid era uno de los principales proveedores de carne para los asados del menemismo, especialmente cuando el dirigente riojano empezó a caminar la provincia y mantenía reuniones con dirigentes de la ortodoxia peronista. Samid ya tenía práctica: a todos les contaba que había hecho lo mismo en las previas de la elección de 1983, en la que finalmente Raúl Alfonsín se impuso a la fórmula peronista de Luder-Bittel, que el matarife también apoyó con decisión. Un apoyo que se medía en kilos de asado y chorizos.

Samid había comenzado a tener éxito en el difícil negocio de la carne bastante tiempo antes, cerca de 1975, como integrante de las cooperativas que en ese momento, con aval del gobierno de Isabel Perón y José López Rega, se encargaban de la distribución de los cupos de medias reses entre las carnicerías de las grandes ciudades. “Muchos amasaron fortunas en ese momento”, describe un hombre memorioso que conoció al matarife, bastante joven en aquel momento, coqueteando entre las huestes de la juventud sindical peronista, y en las antípodas de la “juventud maravillosa”.

***

Corría el año 2000, antes de la gran crisis y de la pelea con Mauro. Gobernaba la Alianza y Menem había caído en desgracia luego de perder sus chances de re-relección en 1999. Samid recibió en su casa de Ramos Mejía a Laura Di Marco y antes de comenzar con la entrevista lanzó un deseo al aire que la periodista registró de inmediato: “Ojalá que la Bolocco le saque toda la plata a Menem, ojalá”, dijo. La frase mostró a un hombre resentido con el ex presidente, su ex amigo y compañero de ruta. Ahora le deseaba la quiebra a manos de su ex esposa, la modelo chilena.

El romance público entre Samid y Menem duró solo unos pocos años después de la llegada del riojano al poder, en 1989. En aquel primer momento, el empresario de la carne cobró bien por los favores prestados en tiempo de campaña: fue designado asesor “ad honorem” de la Casa Rosada y su hermano Manuel Julio Samid (fallecido en 1997 en la estancia familiar de La Pampa) integró las listas a diputado por la Provincia de Buenos Aires. En el Congreso Nacional, como Alberto en la Legislatura bonaerense, Manuel no se destacó por la calidad de sus proyectos sino porque fue protagonista de un escándalo: el del “diputrucho”. Sucedió en marzo de 1990 cuando un empleado suyo llamado Juan Abraham Kenan fue sorprendido ocupando ilegalmente una banca y habilitando el quorum que necesitaba el oficialismo para imponer la privatización de Gas del Estado.

Samid comenzó a alejarse del menemismo a partir del 2 de agosto de 1990, fecha de inicio de la primera Guerra del Golfo. Tras la invasión de Irak a Kuwait, se conformó una coalición internacional liderada por Estados Unidos para recuperar los territorios (y los pozos petroleros) usurpados por el régimen de Saddam Hussein. Pese a que aquí un 95% de la población estaba en contra de participar de un conflicto tan ajeno, el primer canciller del menemismo, Domingo Cavallo, anunció que la Argentina se sumaba a las tropas aliadas y enviaría a la zona de conflicto dos corbetas que se ocuparían del patrullaje en aguas internacionales. También viajaron tres helicópteros, de los que uno se cayó al mar por falta de mantenimiento.

Frente al alineamiento argentino en contra de sus paisanos, Samid anunció que donaría 140 toneladas de carne para alimentar a las fuerzas regulares iraquíes, rompiendo el embargo definido desde la ONU. Nunca se comprobó si esa carne efectivamente partió y llegó a destino, pero es más bien improbable. Sí se supo que una foto que mostraba a Samid junto a Saddam Hussein había sido trucada.

***

Fue el propio Cavallo quien, ya convertido en hombre fuerte de la economía menemista, brindó el soporte político para la mayor ofensiva que se recuerde contra los altísimos niveles de evasión que se registraban en el negocio de la carne vacuna. El secretario de Agricultura era Felipe Solá, quien había emprendido una cruzada modernizadora sobre un sector estratégico que sin embargo mostraba grandes síntomas de estancamiento. La producción de carne, en rigor, estaba planchada desde los años ‘60 entre 2,5 y 3 millones de toneladas, y el stock de vacunos se mantenía estable en 55 millones de cabezas, frente a un mercado interno que crecía (la población argentina había pasado de 25 a 40 millones de habitantes) y a un mercado internacional que comenzaba a pedir más carne.

Solá, junto a una elite de ganaderos y frigoríficos exportadores, estaba convencido: una de las grandes causas del atraso estaba en los altísimos niveles de evasión y deslealtad comercial que existían, sobre todo, en el conurbano bonaerense. Ese territorio era dominado por grandes grupos de matarifes cuyo principal negocio no era la venta de carne sino la evasión del IVA y otros impuestos. Por aquel momento, la carne tributaba todavía 21% y los márgenes de tentación eran enormes. Cavallo y su equipo, que habían unificado la DGI y la Aduana en la AFIP, llegaron a calcular que cerca de 800 millones de pesos/dólares convertibles se les escapaban de las manos.

El choque de culturas era inevitable e invitaba a alquilar balcones. De un lado, el gobierno de Menem que quería cerrar el cerco sobre los “barones de la carne” del conurbano y apelaba a todo tipo de armas, incluso de índole sanitario. A la par de la ofensiva fiscal, de hecho, Solá intentó imponer un plan de reformas sanitarias para el comercio interno de bifes, que entre otras cosas implicaba mantener una cadena de frío continua en 7 grados desde el frigoríficos hasta la carnicería, y modernizar el comercio, pasando de la descarga al hombro de la media res tan tradicional a la venta de cortes envasados al vacío o en cajas, las famosas “box beef” utilizadas en otros países ganaderos, empezando por Estados Unidos.

Del otro lado estaban los matarifes. Por su mayor popularidad y su alto perfil, Samid se había convertido en el principal blanco de los sabuesos de la envalentonada AFIP, que pensaron que si escarmentaba él lo haría el resto. Menem envió a otro turco, el ex ministro de Justicia Elias Jassan, a anunciar en Casa Rosada la presentación de una denuncia contra su ex asesor presidencial, acusándolo de liderar una asociación ilícita que había desviado impuestos por un total de 88 millones de pesos/dólares de esa época, más del 10% del total de lo que se buscaba recuperar. Samid manejaba en ese momento, según la denuncia oficial, una red de 27 plantas de faena, aunque casi ninguna de ellas figuraba a su nombre.

La guerra había sido declarada. De sólidas relaciones con los intendentes de conurbano, frente a la ofensiva nacional la mayoría de los matarifes encontró refugio bajo el ala del peronismo de la Provincia de Buenos Aires, que era gobernada por Duhalde y emitía sus propias matrículas a los frigoríficos. El ex ministro de la Producción bonaerense, Carlos “Tato” Brown, se convirtió en el principal rival político de Solá. Con el correr de los meses los niveles de belicosidad fueron menguando, pero una denuncia contra Samid había llegado a los tribunales.

Malos contra buenos. Blancos contra negros. Limpios contra sucios. Finalmente lo que se estaba dirimiendo allí era la sucesión dentro del gran movimiento peronista. Menem contra Duhalde.

Aunque bastante venida a menos, la oligarquía vacuna tenía claro dónde había que poner las fichas. Unos días antes de la denuncia penal contra Samid, en el restaurante central de la Sociedad Rural en Palermo se realizó un seminario para hablar sobre los alarmantes niveles de evasión y apoyar la posición de Cavallo y Solá. Frente a unos 500 ganaderos, un respetado ex presidente de la Junta Nacional de Carnes llamado Enrique Garat le puso nombre y apellido al mal que aquejaba: en medio de sonoros aplausos, mencionó a Alberto Samid y lo bautizó como “paradigma de la evasión”. Pero ese entusiasmo inicial mutó a silencio a los pocos minutos cuando el propio Samid se apareció por el lugar y a los gritos desafió a los grandes ganaderos: “A ver, yo los conozco bien a todos ustedes. ¿A alguien le debo plata acá?”.

Años después, entrevistado por Lelia Guerriero en la comodidad de su casa de Ramos Mejía, Samid ofrecía su particular visión sobre las razones de fondo del conflicto y las denuncias por evasión contra él: “Esa es la oligarquía vacuna. Quieren exportar porque les pagan más afuera, pero si seguimos vendiendo, nos vamos a quedar sin carne para nosotros. Y acá la carne no nos puede faltar”, dijo. En su hogar carne no faltaba y Samid la comía con fruicción aunque no la cocinaba. Le dejaba a su esposa la tarea de encender las brasas. “Cocinar es cosa de mujeres”, explicaba.

***

Aquella denuncia original presentada por la AFIP en 1996 batió todos los récords de dilación en la justicia penal tributaria. El juez Carlos Liporaci, que casi fue destituido años más tarde en medio de fuertes sospechas por corrupción, demoró casi una década en el proceso de instrucción. Sus sucesores se tomaron otros diez años para llevar a cabo el juicio, que ahora ingresó en sus tramos finales y cobró una inédita publicidad a partir de la decisión de Samid de no presentarse a declarar y buscar refugio en Belice.

“Lo que se ha probado en juicio es la existencia de una asociación ilícita que operó, aproximadamente y como mínimo, entre 1993 y 1998”, dice el alegato del fiscal que siguió adelante con el caso. “Dicha asociación ilícita tenía por objeto cometer todos los delitos de evasión tributaria y de apropiación indebida de tributos nacionales que fuesen necesarios para asegurarse una rentabilidad muy por encima de la que podía considerarse ganancia lícita en la actividad vinculada a la industria cárnica”, concluyó. De todos modos, luego de tantos años de idas y venidas en los pasillos de tribunales y para obtener al menos una condena efectiva, el Estado terminó reclamando a Samid una suma muy inferior a la que se le imputaba inicialmente como evasión. Tan solo le piden que devuelva 23 millones de pesos. Y sin actualizar.

—Se dice que usted es evasor…— le dijo Nelson Castro a Samid hace unos años en un reportaje radial. Castro fue uno de los pocos periodistas que no se dejaron seducir por las monerías del matarife ni las promesas de buen rating.

—También se dice que usted es puto.

No quedaron dudas de lo primero cuando en enero de 2005 agentes de la AFIP y la ex ONCCA (Oficina de Control Comercial Agropecuario) se encontraron con Samid recibiéndolos en persona en el frigorífico Cañuelas, que había sido siempre su principal base de operaciones. Ya gobernaba Néstor Kircher y otro buen amigo del matarife, Daniel Scioli, era vicepresidente y después sería el gobernador. En ese momento nació una segunda denuncia por evasión contra él y otros socios de una ignota empresa llamada Green Protein SA, que faenaba en esas instalaciones. Samid no figuraba en el directorio, pero en los documentos elevados al Estado una de las responsables era su esposa Marisa Scarafía. Ese nombre, sin embargo, luego sería borrado con liquid paper de las actas societarias y reemplazado por el de otra mujer.

Esta vez los tiempos de la justicia se redujeron a la mitad. Samid fue procesado, y la Sala B del fuero Penal Económico confirmó en 2014 que había timado nuevamente al fisco. “Es posible inferir con el grado de certeza necesario que Samid si bien no habría revestido un cargo formal en la administración de Green Protein SA durante el período fiscal investigado habría sido la persona que controlaba la actividad comercial y quien en realidad resultaría ser el responsable.” La denuncia era por evadir 766.454 pesos en Ganancias y otros 900.000 pesos de IVA, que ya por entonces había mutado al 10,5% justamente para reducir los niveles de tentación de este tipo de empresarios.

***

Usual contendiente de Samid en acalorados partidos de ajedrez y truco en Villa La Ñata, y a pesar de estos inconvenientes judiciales, Daniel Scioli promovió en enero de 2014 a su amigo matarife para ocupar el cargo de vicepresidente del Mercado Central de Buenos Aires, en representación de la Provincia.

Ubicado en el corazón de La Matanza, ese era un enclave de poder dominado por el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y poco podía decidir allí el empresario de la carne. “Samid fue una figura decorativa en la vida del mercado”, dijo alguien que conoce ese paño como pocos. De todos modos aclaró que el matarife aprovechó tiempo y espacio para hacer sus propios negocios: montó un local de La Lonja, su red de carnicerías, dentro del predio de Tapiales y comenzó a armar una red de “mercaditos centrales” en varias localidades bonaerenses, como La Plata y Cañuelas, e incluso lo intentó en un galón vacío de la estación de Colegiales. En esas ferias ofrecía cortes vacunos de su propio frigorífico. Incluso llegó a crear sobre la populosa Ruta 3 un local “nacional y popular” de hamburguesas para competir contra los multinacionales de ese ramo. Las llamó “Mc Rey”, en una suerte de parodia hacia MacDonald y Burger King que además aludía a su propio apodo: “Alberto Samid, el rey de la carne”.

El Turco, en realidad, fue rey de un reino que nunca prosperó y que se fue achicando a medida que él y varios otros como él pudieron hacer todo tipo de tropelías al amparo del verdadero poder y con la complicidad de la justicia. En 1990, cuando Samid era asesor de Carlos Menem y vendía carne a lo grande, la Argentina producía 3 millones de toneladas de las cuales exportaba el 15%. El 85% restante se consumía acá, sobre todo en Buenos Aires, el mercado preferido de Samid. Y alcanzaba para que cada argentino comiera en promedio 78 kilos anuales de cortes vacunos. Casi tres décadas después, en 2018, ya con Samid caído en desgracia, el reino sigue produciendo 3 millones de toneladas, de las cuales exporta el 18%. El 82% restante se consumía acá, en un conurbano que ha crecido mucho. Por eso ahora alcanza para que cada argentino coma un promedio de 58 kilos. Lo que es decir 20 kilos per cápita menos que antes, siempre según los datos oficiales de la Secretaría de Agroindustria.

Cualquier otra actividad agropecuaria pueden ofrecer desempeños mucho mejores que ese. Las cosechas de granos, empujada sobre todo por la soja, se multiplicaron en ese mismo tramo histórico por cuatro veces y pasaron de 30 a 120 millones de toneladas. La producción de leche, aunque estancada en el último lustro, pasó de 6 mil a 10 mil millones de litros anuales. La producción de carne de pollo se cuadruplicó y ya llega a 2 millones de toneladas anuales.

La diferencia de estos sectores con el de la carne vacuna es que, aunque hubiera casos de evasión y competencia desleal, no tuvieron su propio Samid. Fue en el negocio de la carne vacuna que proliferaron en las últimas décadas este tipo de empresarios a los que era muy difícil seguirles los pasos. Unas veces eran solo matarifes, es decir dueños de las vacas que faenaban en frigoríficos ajenos. Otras veces también manejaban las plantas, pero con matrículas truchas o permisos precarios, otorgados a razones sociales que nacían y desaparecían con la velocidad de un rayo. Samid era un especialista en eso: su frigorífico de Cañuelas llegó a ser administrado por una decena de sociedades diferentes en las que él nunca figuraba.

En ese entorno, El Turco fue rey de una actividad industrial que nunca se modernizó y que incluso involucionó a extremos inimaginables. En este reino la capacidad ociosa de faena supera el 50% y existe todavía un buen porcentaje de la faena de vacas -cerca del 10 a 15%- que sigue realizándose en mataderos clandestinos o por fuera de los canales regulares, y que muchas veces se alimenta con animales robados por bandas de cuatreros. La carne sigue llegando a los barrios en medias reses hombreadas por muchachotes transpirados, y muchas veces en camiones que no están refrigerados. En este reino conurbano manda el efectivo, no hay ni crédito ni débito. Y son muy pocos los que entregan una factura. Pululan las cooperativas truchas de trabajo que son otra manera de precarizar a los trabajadores.

Hasta los grandes grupos brasileños que son los líderes mundiales del negocio, y que compraron en la década pasada las mejores plantas exportadoras de la Argentina, tuvieron que mantenerlas varios años cerradas, porque se pisaron las exportaciones. Ya ni siquiera el negocio de vender al extranjero es el mismo que antes, cuando salían los jugosos bifes de chorizo rumbo a Europa. Hoy el 70% de la carne exportada va rumba a China y proviene de animales viejos y flacos, que se pagan un precio bastante menor al de antaño.

***

El cambio de gobierno a fines de 2015 resultó letal para los negocios de este rey ya veterano que, sin embargo, seguía en los últimos meses transitando casi todos los programas de televisión como exitoso empresario de la carne. Antes, había circulado por los programas de chimentos; venía de participar en el Bailando por un Sueño justo en los meses previos a las elecciones, cuando su amigo Daniel Scioli todavía se sentía seguro habitante de la Rosada.

En agosto de 2017, una inspección de la AFIP a 16 de sus carnicerías de La Lonja detectó que el 100% de los 46 empleados que trabajaban allí lo hacía sin jubilación, ni cobertura social, ni ART. Un par de meses después, en el marco de una nueva ofensiva para ordear el negocio de la carne en el conurbano, Agroindustria volvió a inspeccionar, entre otras, la planta de Cañuelas y decidió darle de baja la matrícula, lo cual le impide a Samid faenar vacunos desde entonces. En esa nueva cláusura se definió que la deuda por aportes patronales impagos trepaba a más de 34 millones de pesos. Por este asunto el empresario deberá volver a dar explicaciones ante la justicia, otra vez denunciado por la AFIP.

***

La Wikipedia acaba de hacer algunas correcciones en su escueta biografía sobre Samid, que hasta ahora no incluía ninguna de estas escandalosas causas judiciales. Ahora se incorporó un párrafo sobre su reciente fuga hacia una paradisíaca isla del Mar Caribe. Por este hecho, volvió a ganarse la simpatía de buena parte de la población, que percibe en él una suerte de “antihéroe” que siempre cae bien parado. Es la misma gente que no ve con malos ojos que los carniceros de su barrio no le entreguen una factura por su compra de asado. Y la que no repara en aspectos de índole sanitario siempre y cuando que la carne le resulte barata.

La Wikipedia requiere una edición actualizada cuando habla sobre Samid, porque incluso se hace eco de una historia que dice que el popular carnicero logró hacer tablas en partidas de ajedrez contra Anatoly Karpov y Garry Kasparov, nada menos. Habría sido “en el año 2010, con motivo del Bicentenario, cuando se realizaron algunos torneos de ajedrez” que contaron con la presencia de esos dos genios de una disciplina que también apasiona al matarife, y en la cual tiene un nivel más que aceptable. El propio Samid fue quien hizo circular la noticia de su proeza ajedrecística y hasta publicó fotos que lo mostraban en el popular club de Ajedrez de Villa Martelli, donde supuestamente había empardado una partida a Karpov.

Basta acercarse al lugar ubicado sobre la avenida Laprida, en Vicente López, para saber qué fue lo que sucedió en realidad durante aquella visita de Karpov. Anfibia lo hizo y los directivos del club contaron que, luego de dos o tres movidas de fichas, el maestro ruso simuló un empate de cortesía, como se acostumbra hacer en ese deporte. Explicó esa fuente: “Es como que te hagan patear la pelota inaugural en un partido del mundial y después vos salgas diciendo que jugaste un partido de fútbol con Maradona”. No hubo tal tablas. Fue el modo que encontró el club de ajedrez para agradecerle a Samid por el gancho de chorizos que había donado ese día para hacer los sanguches.

Revista Anfibia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *