El drama de las PASO

Por Mónica Peralta Ramos

El país se encamina hacia las PASO en un escenario digno de un drama griego donde el Destino encadena al héroe y lo somete a sus mas nefastos designios. Un conflicto insoslayable, que no admite escape, hace a la esencia de lo trágico. Sin embargo, cuando la salida se vislumbra, lo trágico se esfuma. Así, la capacidad de reflexión inherente a la condición humana se encuentra en el centro de este dilema. El drama que hoy vivimos se encarna en un ajuste que intenta embretar al país en un callejón sin salida. Paradójicamente, la precipitación de una campaña electoral cada vez más violenta permite que la trama montada por este gobierno para perpetuarse en el poder salga a la luz del día. La búsqueda de un camino que nos saque del atolladero que nos devora, se hace entonces posible. Algo de esto ocurre por estos días.

El viernes 19, el Presidente Macri le pidió al Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo que transmitiera al Presidente Trump su agradecimiento “por el respaldo de los Estados Unidos a la Argentina frente al FMI”. Según el Presidente, gracias a esta gestión de Trump, el FMI “flexibilizo sus condiciones,” y esto hizo posible “estabilizar la economía y así estar bien posicionados para las elecciones» (infobae.com 19 7 2019).

Se refería así a la inversión de más del 60% del capital del FMI en un préstamo que, contraviniendo los estatutos de esta institución, fue destinado casi en su totalidad a garantizar una estabilidad cambiaria que aceita la especulación financiera y la fuga de capitales y aumenta, según el Presidente, sus posibilidades de reelección. Esta opinión, expresada públicamente, asombra por su osadía e inquieta por la impunidad que transpira. Al mismo tiempo, permite atisbar la fragilidad de un gobierno que solo puede mantenerse en el poder acudiendo a la intervención directa de una potencia extranjera.

Las tasas más altas del mundo

Paralelamente, otros acontecimientos dejaron trascender esta semana la inquietud oficial ante la posibilidad de una pérdida de control sobre la política monetaria en vísperas de las elecciones. En efecto, por primera vez desde octubre del 2018, el BCRA sustituyó la forma mensual de computar su meta de base monetaria para cumplir con lo establecido por el FMI, decidiendo hacerlo ahora bimensualmente y abarcando en este caso el periodo comprendido entre julio y agosto. Asimismo, decidió que la tasa de interés para las LELIQs no bajara de un piso del 58% hasta tanto se conozcan los nuevos datos de inflación, es decir hacia el 15 de agosto. Dio así seguridad al mercado financiero de que podrá continuar especulando con las tasas de interés mas altas del mundo hasta después de las PASO. Asimismo, y para impedir la dolarización de las inversiones en pesos, el BCRA elevó en 3 puntos porcentuales a la fracción de los encajes por los depósitos a plazo fijo que las entidades financieras integran con estas letras. Se trató así de posibilitar una transmisión de los aumentos de la tasa de LELIQs que reciben los bancos a la tasa que reciben los ahorristas en pesos. Estas medidas fueron respaldadas inmediatamente por la máxima autoridad del FMI, quien aprovechó la oportunidad para destacar que estos cambios “asegurarán un camino continuo de disminución de la inflación y un buen funcionamiento del sistema” (pagina12.com 23 7 2019).

Desde hace unos días algunos síntomas de un posible deterioro de la situación financiera alertan al mundo de las finanzas. El aumento del porcentaje de créditos en situación irregular sobre el total de créditos otorgados, la disminución del 10,1% en el otorgamiento de créditos al sector privado en relación al mes de mayo del año pasado y el empeoramiento de la calificación de riesgo de ocho grandes empresas argentinas por parte de Moody’s constituyen las chispas que anticipa un posible incendio fogoneado por una fuga de 23.000 millones de dólares en los últimos doce meses. De ahí que, a pesar de las nuevas medidas tomadas por el BCRA y de su sistemática intervención en el mercado de cambios vendiendo dólares a futuro, el dólar abandonó esta semana su veranito de estabilidad inducida y empezó a levitar al compás de una disminución de las liquidaciones de los exportadores y de una incipiente dolarización de activos. Hacia el jueves de esta semana la divisa llegaba a los $45 alcanzando su valor más alto en cinco semanas. El dólar futuro cotizaba a $ 54 para el mes de diciembre de este año y el riesgo país superaba nuevamente los 800 puntos. En este contexto, el FMI reiteró su apoyo a las medidas tomadas por el BCRA (ámbito.com 25 7 2019). Al día siguiente el dólar detuvo su marcha alcista y cayo a $44,51, pero a lo largo de la semana recuperó 89 centavos.

El cambio de tendencia en la evolución del dólar esta semana, empieza a revelar la endeblez de una ingeniería financiera que en un primer momento se planteó como norte llegar a las elecciones de octubre y ahora trastabilla en vísperas de unas PASO a realizarse el 11 de agosto. Estas se han convertido en el momento culminante del proceso electoral. Actuarán como una gran encuesta sobre el apoyo popular al gobierno, pudiendo tirar por la borda todas las expectativas de una reelección en octubre. A sabiendas, el gobierno empeña todos sus esfuerzos para implantar el temor de que un resultado adverso al Presidente en las PASO desembocara en el estallido de una nueva crisis cambiaria con sus secuelas de devaluación brutal de los ingresos de la población. Esta estrategia del miedo a la debacle futura no alcanza para ocultar los estragos económicos que hoy azotan a la mayoría de la población.

Más y menos

Si bien un dólar quieto puede calmar el malhumor de sectores sociales que intentan cubrirse de la incertidumbre comprando dólares, no es menos cierto que hoy existe una insatisfacción generalizada en torno a los niveles de ingresos reales, a la desocupación, la pobreza y el creciente endeudamiento para llegar a fin de mes. Esta incertidumbre versa sobre un presente recorrido por el ahogo de un 80% de la población en un nivel de ingresos menor al percibido en 2011. Asimismo, las ventas minoristas son hoy un 19% inferiores a las de 2015, las ventas de autos un 31% menores y el consumo privado un 7% más bajo que el de ese entonces. Peor aun, hoy el consumo privado es un 8% más bajo que en 2017. Asimismo, el salario real ha caído un 14% en relación al nivel que tenía en 2015, el desempleo está en dos dígitos, la pobreza alcanza a cerca de 34% de la población y la inflación continua viento en popa (ámbito.com 23 7 2019).

La paz cambiaria ha indudablemente aceitado el negocio financiero de cortísimo plazo. Sin embargo, la inminencia de una corrida hacia el dólar empieza a fustigar el miedo de los especuladores, incluso de aquellos que pretenden ser atraídos con un dólar futuro que, controlado en niveles bajos actúa como un seguro de cambio para continuar especulando con las descomunales tasas de interés, aunque la corrida cambiaria se precipite durante el periodo electoral. Pero la maquinaria montada para asegurar la reelección de Macri no se agota en la política cambiaria. A la campaña de difamación de la oposición, mentiras, masivas escuchas ilegales y armado de causas mediático judiciales que continua imparable, se agrega ahora una manipulación del sistema de transmisión y control de los resultados de las PASO que, llenando de inquietud a los especialistas en la materia y a los apoderados de todos los partidos de oposición, ha obligado al fiscal federal Jorge di Lello con competencia del proceso electoral a asegurar a la ciudadanía que no hay posibilidad alguna de fraude.

Estas circunstancias, impensables pocos años atrás, abonan la seguridad que ostenta el gobierno sobre el resultado electoral. Paradójicamente, estas mismas circunstancias contribuyen a rasgar la bruma emanada del blindaje mediático e interpelan a vastos sectores de la población y especialmente a una dirigencia opositora que todavía no ha acorralado al gobierno con un proyecto claro, que más allá de las denuncias ponga en evidencia que el camino para salir de este atolladero existe y es posible.

El resplandor del oro

La campaña electoral transcurre en un mundo sacudido por graves conflictos y amenazado por la fragilidad creciente del sistema financiero internacional. En este contexto nuestro país se endeuda sin límites en dólares imposibles de repagar con el producto de nuestras exportaciones al mismo tiempo que el status del dólar como moneda de reserva internacional es crecientemente cuestionado.

JP Morgan, el banco mas grande de los Estados Unidos, alertó esta semana a sus clientes sobre la posibilidad de que en el mediano plazo el dólar deje de ser la moneda de reserva internacional. Por tal motivo les sugiere que diversifiquen sus inversiones agregando tenencias de oro y de monedas de otros países desarrollados y de Asia. Asevera que los Bancos Centrales del mundo están acumulando reservas en oro a un ritmo inusitado desde 1971 y resalta la importancia en materia de inversiones de China y el sudeste asiático incluyendo a la India, en la medida en que esta región representa cerca del 50% del PBI mundial y dos tercios del crecimiento económico global. Estima que el crecimiento del consumo de los estratos medios en esta región alcanzará los 30 billones de dólares (trillions) entre 2015 y el 2010, mientras que el crecimiento del consumo de las economías occidentales solo llegará en el mismo periodo a un billón de dólares (trillions). Esto implica que las transacciones en dólares tenderán a ser suplantadas en esta región por transacciones en otras monedas lo que irremediablemente erosionará el carácter de reserva internacional que ha ostentado el dólar en las últimas décadas. Esto ocurrirá, aunque este status no sea revocado formalmente en el futuro por una u otras monedas (zerohedge.com 23 7 2019). Paralelamente, Rusia anunció por estos días su voluntad de participar en el INSTEX, sistema de transacciones financieras montado por países de la Comunidad europea para realizar transacciones a través de un canal independiente al SWIFT dominado por el dólar, e impedir así el alcance de las sanciones económicas ya impuestas por los Estados Unidos a otros países y empresas del mundo, o las sanciones que pueda imponer en el futuro. Surgido por iniciativa de los principales países europeos ante el bloqueo impuesto por Estados unidos a la comercialización de las exportaciones de petróleo iraní, este mecanismo de transacciones es ahora operativo ( zerohedge.com 18 7 2019).

Por otra parte, el conflicto entre Estados Unidos e Irán continúa escalando en intensidad, involucrando a mas países y aumentando la posibilidad de que un incidente imprevisto provoque una conflagración bélica de enormes repercusiones, tanto en vidas como en impactos sobre el sistema financiero internacional. El precio del petróleo es una de las variables que se multiplica en activos financieros cada vez más complejos. Un incidente bélico en la región puede disparar estos precios y repercutir caóticamente sobre la deuda global. Desde tiempo atrás los Estados Unidos han presionado a sus aliados europeos para que aumenten la presión militar en el Golfo Pérsico. La captura de dos barcos transportadores de petróleo en el estrecho de Ormuz por parte de Irán hace una semana en represalia al abordaje y captura días atrás de un barco iraní transportador de petróleo por parte de fuerzas navales británicas cuando este atravesaba el estrecho de Gibraltar, derivó esta semana en la decisión de Inglaterra, Francia y Alemania de conformar una misión de patrullaje y observación en la región del estrecho de Ormuz para impedir nuevos ataques similares. Esto motivó una airada protesta de Irán, reclamando su derecho a ejercer control sobre el tránsito en el estrecho de Ormuz, asegurando al mismo tiempo que este patrullaje europeo aumentará la inseguridad en el Golfo Pérsico y advirtiendo al mundo que Irán tiene capacidad para bloquear el estrecho de Ormuz y para atacar a todas las bases americanas en la región si los Estados Unidos lo atacan (zerohedge.com 24 7 2019 y 19 7 2019).

Al mismo tiempo que esto ocurre en algunos de los frentes de conflicto abiertos en el mundo como consecuencia de la militarización de la política económica por parte de Trump, nuevos acontecimientos amenazan a la estabilidad del sistema financiero internacional. Por un lado se teme que la enorme deuda china esté al borde de un incidente al estilo de la caída de Lehman Brothers, que desembocó en la crisis financiera de 2008. Durante mucho tiempo se pensó que el gobierno chino no permitiría grandes pérdidas financieras de alguna de sus instituciones como consecuencia de un default. Sin embargo, la caída estrepitosa hace poco tiempo del banco Baoshang y el rechazo del gobierno a hacerse cargo de todos sus pasivos ha desatado una compleja situación ante el temor de una crisis de mayor envergadura. Hoy China presenta el menor ritmo de crecimiento de su historia reciente, está inmersa en una guerra de tarifas con los Estados Unidos y presenta el primer balance comercial deficitario. Una parte de su sector financiero constituido por pequeños y medianos bancos (como el Baoshang) y empresas financieras no bancarias presenta un alto nivel de endeudamiento con peligro de implosión si no son rescatados por el gobierno chino (zerohedge 19.7 2019).

Por otra parte, la drástica reestructuración del Deutsche Bank hace dos semanas ha sumido a la entidad bancaria más importante de Europa en una situación que no termina de esclarecerse. A la fuga de mil millones de euros diarios de los depósitos de fondos de inversión colocados en este banco, se suma ahora la noticia de una estrepitosa caída de sus ingresos provenientes de transacciones financieras. Esta caída ha provocado una seria disminución de sus ganancias en relación a las obtenidas un año atrás y ha motivado una perdida del 5% del valor de sus acciones en un solo día (zerohedge.com 24 7 2019).

Esto ocurre en el contexto de una controversia desatada dentro de la Reserva Federal norteamericana por el Presidente de la Reserva Federal de New York, quien en un discurso sugirió la semana pasada la posibilidad de un futuro no lejano de tasas de interés cercanas a cero e incluso de tasas de interés negativas. Esto llevó a otros dirigentes de la Reserva Federal a negar que esta fuese la posición oficial de la máxima autoridad financiera del país; y expuso a la luz del día la situación que embreta a una Reserva Federal sin capacidad de maniobra para disminuir las tasas de interés ante una recesión, con una economía endeudada por demás, con una deuda corporativa que constituye uno de los eslabones mas débiles de su sistema financiero y ante un horizonte que, como en Japón y Europa, coloca al conjunto del sistema financiero ante el abismo de tasas de interés negativas.

En el contexto de una complejidad y turbulencia creciente del mundo que nos trasciende y nos absorbe, el petróleo y el gas y los riesgos crecientes del endeudamiento en dólares debieran hacernos reflexionar sobre el significado de la deuda que este gobierno ha contraído con el FMI y sobre la importancia estratégica, tanto económica como política, de nuestros recursos naturales no renovables y en vías de extinción. Esta reflexión permitirá apreciar la fuerza que tenemos y ayudará a encontrar la salida de este atolladero en el que nos ha metido la irresponsabilidad de un gobierno atado de pies y manos al FMI.

El Cohete a la Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *