El nuevo eje de la derecha continental

Macri, Bolsonaro y Trump, unidos contra Maduro

Washington quiere ir por el petróleo venezolano y los gobiernos de Argentina y Brasil le hacen la comparsa.

Hacía largo tiempo que América Latina no contaba con una supremacía tan clara de la derecha en los gobiernos de la región. Brasil, Chile y Argentina, tres de las economías más grandes del continente, se encuentran gobernadas por fuerzas de reaccionarias que no dudan en sumarse a los designios de Washington y no parece que el contrapeso de México parezca hoy hacer mella en la andanada de Donald Trump contra Venezuela.

El desastre político-social que vive el país bolivariano es un puente de plata para las aspiraciones de la Casa Blancaa, que quiere cuanto antes entronar a alguna fuerza política amiga en el Palacio de Miraflores.

El operativo reemplazo de Maduro está en marcha y la dupla Macri-Bolsonaro está dispuesta a hacer su parte del trabajo. Por eso quizá el canciller Jorge Faurie se apuró a anunciar que ambos países realizarán un “pronunciamiento conjunto” contra la legitimidad de Nicolás Maduro. El día clave será este próximo miércoles, cuando los mandatarios de Brasil y Argentina se reúnan en Brasilia.

La idea de ambos, con la línea bajada con firmeza desde Estados Unidos, es calificar a la Asamblea Nacional de Venezuela como la única autoridad legítima de Venezuela, que este viernes designó a Juan Gualdió como presidente interino del país.

“Las autoridades de la Asamblea Nacional fueron elegidas al amparo de la Constitución venezolana, y ese cuerpo es reconocido como la única autoridad legítima del país por la Argentina, los países del Grupo de Lima y otras instancias internacionales”, señaló Faurie en diálogo con FM Millenium, pasando por alto la elección popular que se realizó en el país caribeño y que ratificó a Maduro al frente del Poder Ejecutivo.

“El régimen de Maduro carece de legitimidad porque surgió de un proceso electoral que estuvo amañado, convocado de forma repentina y con un colegio electoral que estuvo controlado por el gobierno. Ahora, esta decisión de la Asamblea debe ser respaldada por el pueblo venezolano y sus fuerzas sociales”, sostuvo el funcionario nacional.

“La situación de Venezuela genera desabastecimiento y una crisis humanitaria sin precedente, con tres millones de ciudadanos de ese país que buscan asilo en América latina. Los cancilleres de la región estamos muy atentos y seguimos la situación con mucho interés. Lo fundamental es que los venezolanos recuperen la democracia”, subrayó Faurie.

En tanto, el Departamento de Estado norteamericano también sostuvo en un comunicado (antes de que Faurie hiciera los deberes y asintiera) que apoyaba a Guaidó.

“El pueblo de Venezuela merece vivir en libertad, en una sociedad democrática gobernada por la ley”, dijo Robert Palladino, vocero del Departamento de Estado de Trump.

Y agregó que “es hora de comenzar la transición ordenada a un nuevo gobierno”, con el valor simbólico que tiene que Estados Unidos diga que el gobierno de un país debe ser reemplazado por otro. Con solo remontarse a las experiencias latinoamericanas de los 70s, alcanza para saber como puede terrminar esa historia.

El comunicado se divulgó desde Abu Dabi, la capital de los Emirates Árabes Unidos, donde está el secretario de Estado Mike Pompeo como parte de una gira por países de Medio Oriente.

Por su parte, el consejero de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, elogió a Guaidó pero no lo reconoció como presidente interino. Sí reiteró la postura de Estados Unidos respecto de que la elección de mayo que le dio el segundo mandato a Maduro “no fue libre, justa o creíble”.

Infonews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *