El Papa besa los pies a líderes de Sudán del Sur

El pontífice insta al presidente sursudanés y a su rival, enfrentados en un conflicto que ha dejado 400.000 muertos, a cumplir el frágil acuerdo de paz.

En un gesto de humildad que conmovió a los asistentes, el papa Francisco se arrodilló y besó el jueves los pies de los líderes enfrentados en Sudán del Sur con el fin de alentar el proceso de paz en el país africano. Tras dos días de un inédito retiro espiritual en el Vaticano, el pontífice instó al presidente sursudanés, Salva Kiir Mayardit, y al opositor Riek Macharel, a proceder con el acuerdo de paz que firmaron el año pasado, pese a las crecientes diferencias. Palabras que selló con un rezo conjunto y un beso de rodillas.

“Expreso mi sincera esperanza de que finalmente cesen las hostilidades, que se respete el armisticio, que se superen las divisiones políticas y étnicas, y que haya una paz duradera para el bien común de todos aquellos ciudadanos que sueñan con comenzar a construir la nación”, dijo Francisco en este retiro de carácter diplomático y ecuménico.

“La mirada de Dios se dirige especialmente a vosotros, es una mirada que ofrece paz. Pero hay otra mirada dirigida a vosotros: la de vuestro pueblo, y expresa su ardiente deseo de justicia, reconciliación y paz”, continuó el Papa.

La vicepresidenta de Sudán del Sur, Rebecca Nyandeng Garang, señaló que las acciones del pontífice la conmovieron profundamente. “Nunca había visto algo así. Las lágrimas brotaban de mis ojos”, expresó.

 

 

Sudán del Sur, de mayoría de población cristiana, obtuvo su independencia al separarse del Norte árabe y musulmán en 2011, pero a finales de 2013 se sumió en un conflicto civil provocado por la rivalidad entre el presidente Kiir y su entonces vicepresidente Machar. El sangriento conflicto se cobró la vida de al menos 400.000 personas.

En septiembre pasado firmaron un acuerdo de paz en Adís Abeba, pero la confrontación había causado ya cuatro millones de desplazados y una grave crisis humanitaria.

La reunión de dos días en el Vaticano se llevó a cabo un mes antes del final del período de pre-transición de un acuerdo de paz todavía frágil. El 12 de mayo, se espera que el líder opositor Machar regrese a Sudán del Sur y una vez más se desempeñe como diputado de Kiir.

Sin embargo, el acuerdo experimentó retrasos, no cumplió con los plazos y siguió encallado con aspectos clave que todavía no se han implementado.

El jueves, un golpe militar en Sudán alimentó las preocupaciones en Sudán del Sur de que el derrocamiento del antiguo presidente Omar al Bashir podría descarrilar el ya inestable acuerdo de paz. “Sudán nos ha ayudado con el acuerdo de paz. Esperamos que el nuevo sistema también se enfoque en el acuerdo, asegurando que se implemente”, dijo el líder opositor Machar, quien asistió a una velada de oración por la paz, que tuvo lugar en una iglesia de Roma.

 

La Vanguardia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *