Hay que pasar el mundial

Por El Cohete a la Luna

Estrategia de Macrì para la reelección y nuevo balance de poder oficial

El gobierno del presidente Maurizio Macrì ha “recalibrado” su estrategia política para la segunda parte del mandato, “dando prioridad a la reelección” y esa es la razón por la que no se convocarán a sesiones extraordinarias del Congreso el 1º de febrero. En su informe del 18 de enero para el Estudio Broda, el director del Centro de Estudios para una Nueva Mayoría, Rosendo Fraga, afirma que el gobierno procura “evitar los conflictos durante el segundo trimestre del año (abril, mayo y junio) para así arribar al Mundial de Fútbol”, que concentrará la atención desplazando a la política. Cuando finalice, ya será agosto, a un año de las PASO de la elección presidencial. En mayo de ese año tendrán que estar determinados todos los candidatos ya que en junio cierra el plazo para presentar alianzas y candidaturas. “El parlamento sólo será utilizado para proyectos imprescindibles, como será a fin de 2018 el presupuesto 2019. Prueba de ello es que los cinco nuevos embajadores designados (Estados Unidos, Ecuador, Paraguay, Uruguay y ALADI), lo han sido en comisión” y por decreto, eludiendo el acuerdo del Senado, lo que es inconstitucional”, agrega Fraga. El analista de centro-derecha también opina que el DNU para “desburocratizar y agilizar” el Estado, “en realidad está disponiendo sobre materias que deben ser leyes y que el Ejecutivo hoy debe enviar al Congreso, porque ya no tiene la emergencia económica. En este contexto, la reforma electoral, la extensión del voto electrónico y la derogación de las PASO, que el oficialismo pensaba impulsar, han sido abandonadas”. Esto implica la pérdida de relevancia del ministro Rogelio Frigerio, que ha sido el negociador oficial en el Senado y del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Según Fraga, este giro que califica de drástico también fortalece al Jefe de Gabinete Marcos Peña Braun, cuyo poder frente a Macrì reside en que “es el funcionario que ha sabido ganar elecciones”. Esto también tiene consecuencias en el área económica. El enfrentamiento entre la Casa Rosada y el Banco Central “se ha saldado con el triunfo en el primer round de Sturzenegger”, quien redujo la tasa de interés en una dosis mínima. Pero Peña Braun “intentará ganar la pelea y ello incluye el posible reemplazo del Presidente del Banco Central en los próximos meses”, asevera Fraga. No obstante, entiende que el aliado de Peña Braun, Jaime Durán Barba ha perdido posiciones, “acusado de no haber advertido el costo político que iba a tener la reforma previsional”. Esto explica porqué, en las tres semanas que van de Navidad al 15 de enero, el gobierno quedo a cargo de uno de los secretarios de Peña Braun, Mario Quintana. Entre Navidad y el 1º de febrero, Macrì sólo estará cinco días a cargo efectivo del Poder Ejecutivo, entre sus vacaciones y la gira internacional.

Publicidad



Para Fraga el conflicto con los sindicatos forma parte de esta nueva estrategia y tiene “más un sentido ideológico que político”. El blanqueo laboral fue incluido en el DNU “desburocratizador” y el resto de la reforma laboral se postergó, de modo que la ofensiva contra los sindicatos “ya no tiene sentido político, porque no queda nada por negociar con ellos” Las ofensivas judiciales en enero contra Balcedo, Santamaría y Monteros, sirven para pregonar transparencia y advertir a los sindicatos el costo de no alinearse con el gobierno. “Pero la que se lleva adelante contra Moyano implica el riesgo de un choque de poder con el sindicalismo como tal”. La dirigencia sindical peronista, a través de Luis Barrionuevo, advirtió públicamente que la ofensiva contra Moyano puede derivar en un enfrentamiento político y recordó que “todos quienes tomaron ese camino (militares, Alfonsín y De la Rúa) se fueron antes de lo previsto”. Fraga no descarta una reacción de Macrì, “buscando evitar un choque irreversible con Moyano que puede volcar al sindicalismo a las filas de la oposición”, donde ya se advierte un acercamiento del PJ con el kirchnerismo. “Las paritarias serán un campo de batalla político en un contexto de inflación creciente”.

El Cohete a la Luna

Publicidad