Identidad sin pasado

Por Rodolfo Rabanal

La primera vez que vi un billete de cien pesos con la figura de un venado donde antes había estado el retrato de Julio Argentino Roca y más recientemente el perfil de Eva Perón, sentí que algo extraño estaba ocurriendo. Esta sensación se agravó cuando en billetes de otros valores descubrí que los retratos de Mitre o Sarmiento habían sido desplazados por las figuras de un yaguareté, de una ballena o de un hornero.

Era evidente, entonces, que los próceres –más allá de las opiniones que nos merezcan– estaban desapareciendo. Recurrí a las fuentes y supe, gracias a la lectura de un texto anónimo –e inaudito– del Banco Central, que la emisión de estos nuevos billetes zoofílicos representan “lo vivo y la vida” y enfatizan el futuro más que el pasado. Tal cual.

El argumento añade, además, que mediante la eliminación de las figuras humanas se pasa de la solemnidad a la alegría. En efecto, es lo que el texto dice aunque parezca increíble. De manera que si el retrato de un prócer es una marca de solemnidad y el pasado una tristeza, la propia historia nacional se vuelve innecesaria y de nada sirve que se la conozca o se la estudie. Implícitamente, se recomienda su olvido.

Hay un momento en que el autor anónimo, ya francamente entusiasmado por el substrato optimista de su desalmada alquimia, se atreve a filosofar –sin reparo alguno– que los habitantes de este país “somos más que sólo hombres y mujeres; somos plantas, animales, suelo, aire, agua…”. He ahí el punto. Casi al borde del panteísmo.

Pero hay todavía más, inspirado por el ánimo ecológico –muestra indudable de corrección política– llega a atribuir a la simbología animal la vía más justa de representar el carácter del verdadero federalismo porque, según su estrafalario razonamiento, “con los animales nos identificamos todos”. En fin, es una vinculación bizarra porque expresa, entre otras cosas, una peculiar noción de identidad; aparentemente no tengo por qué no identificarme con un jaguar, con un pastizal, con un arroyo o una ballena, da lo mismo. Ignoro, eso sí, cómo juega en esa apuesta el enlace con el federalismo. Francamente es un misterio.

Hasta parece –se me ocurre ahora– un lapsus perverso elegir animales amenazados y otros directamente en extinción para el diseño de nuestra moneda, también ella amenazada, devaluada ¿próxima a extinguirse? Tanto como nuestros próceres, algunos de los cuales (a juicio de un alto funcionario del gobierno) debieron sentirse muy mal y roídos por la culpa al pelear contra los realistas durante la guerra de la Independencia: estaban atacando al padre, a la madre, a los abuelos, a la familia entera, si vamos al caso. Creo recordar que ese mismo funcionario decidió calificar al General Belgrano como emprendedor.

De forma obvia esa preferencia nominal básicamente descomprometida y llena de costados mercantilistas, evocaba la noción de empresa esquivando o desplazando a la noción de patria.

En esa línea de devastaciones ¿qué lugar ocupa nuestra identidad? ¿Existe, o se trata de una invención revisionista, marxista, populista, peronista o algo por el estilo? Es difícil saberlo, salvo que identidad y comunidad son términos y estadios complementarios, hasta el punto que resulta inconcebible una comunidad sin identidad, o sin historia, o sin hombres y mujeres que la hayan edificado. No obstante, los ideólogos del macrismo, pero más vastamente podríamos decir los ideólogos de las políticas neoconservadoras o neoliberales, prefieren ignorar semejante evidencia.

La proyección identitaria de un pueblo, de una comunidad, de una nación, encuentra un apoyo en el pasado para imaginar su futuro y habitar su presente, todo lo cual afirma aquello que el neoliberalismo macrista niega: el pasado, la historia, los hechos inspiradores, las luchas civiles y los acuerdos de pacificación. Barridas estas verdades ¿qué puede quedar en la memoria colectiva?

El experimento devastador que parece sólo sustanciarse en una constante apropiación de bienes y en un Estado divorciado de la sociedad, tiende a advertirnos que la democracia podría correr el peligro de encontrarse viciada de nulidad si se deja de lado la racionalidad política y ético jurídica que hace pensable a la República. Y los animales –a los que hay que proteger sin duda más allá de los billetes– no necesitan una República. Pero nosotros sí, y no podemos perderla.

Confío que los argentinos no estemos amenazados a la extinción como lo están algunos de los animales que nos proponen, precisamente, como símbolos de futuro.

06/02/19 P/12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu comentario debe ser aprobado por los administradores antes de ser publicado