Irán y Trump caminan sobre el filo de la navaja

Por Alberto López Girondo – @algirondo

Nadie quiere dar el paso clave que lleve a una hecatombe, pero el temor a una escalada bélica está latente y tanto el ataque a Soleimani como las represalias, incluido el derribo de un avión comercial «por error», tensan la situación en medio del impeachment y la campaña por las elecciones en Estados Unidos.

Todos los protagonistas caminan sobre el filo de la navaja y el temor a una escalada bélica que conduzca a una guerra mundial está latente. Al mismo tiempo, cada uno juega su propio juego, especialmente el primer responsable de esta nueva amenaza a la paz mundial, Donald Trump, quien en sus tuits de este sábado demostró mayor preocupación por el avance del impeachment en su contra y su aspiración a ser reelecto que a las implicancias del asesinato del general Qasem Soleimani y al derribo del avión ucraniano por un misil iraní. Los europeos, en tanto, analizan las cartas en juego antes de hacer una apuesta, pero ven en los últimos -inescrutables- movimientos del presidente de EE UU una oportunidad para recuperar, con la OTAN, el protagonismo perdido en Medio Oriente desde los años ’50.

Luego de tres días de negativas, este sábado el presidente persa, Hasán Rohaní dijo que el Boeing 737 ucraniano había sido alcanzado por un misil (ver aparte). Tras deshacerse en disculpas, el mandatario lo atribuyó a un error humano “imperdonable”. Puso como contexto que la aeronave circulaba por una zona que desde el homicidio del líder militar iraní estaba en tensión. Al asesinato de Soleimani le siguió en represalia el bombardeo de dos bases de EE UU. que, sin embargo, no despertó nuevas acciones norteamericanas. El mensaje de Rohaní fue corroborado por el líder religioso de ese país, Alí Jamenei. Amir Ali Hajizadeh, comandante de la Fuerza Aeroespacial Guardia Revolucionaria de Irán, que dirigió Soleimani, asumió toda la responsabilidad por el derribo.

En un síntoma de que nadie quiere dar el primer paso que lleve a una hecatombe, los mandatarios de Ucrania y de Irán se pusieron en contacto para limar posibles asperezas. En un principio, y como era de esperar, Volodímir Zelenski reclamó por la caída y pidió una investigación, mientras Teherán negó haber tirado contra el aparato y atribuyó el hecho a un accidente, pero Rohaní asegura haber ordenado una investigación interna que permitó el mensaje de ayer.

De todas maneras, el presidente iraní culpó a EE UU y la decisión de Trump de asesinar a un líder que para algunos se compara con el Che Guevara por su lucha contra el imperialismo estadounidense. Soleimani fue el estratega de Irán en el combate al terrorismo de grupo ISIS en Irak y Siria. El día en que fue eliminado con un dron en el Aeropuerto de Bagdad, estaba en misión oficial. Enviado por el gobierno de Rohaní, y a pedido de la administración Trump, gestionaba un acercamiento con Arabia Saudita para poner fin a las tensiones en la región. Riad y Teherán están enfrentados por cuestiones religiosas tanto como por intereses geoestratégicos. Por otro lado, ISIS (Estado Islámico o Daesh en sus siglas originales) fue caratulado como un grupo terrorista fundamentalista pero recibió apoyo de Washington desde la era Obama y con la llegada de Trump a la Casa Blanca se fue reduciendo su poderío al punto de que fueron derrotados en Siria y el norte de Irak.

La situación en esa parte del mundo está complicada para EE UU, empantanado desde hace casi dos décadas en una guerra sin fin en Afganistán y en una invasión a Irak de la que Obama no pudo salir y Trump parece que tampoco.

Esta semana el parlamento iraquí votó una orden al presidente para que exija el retiro de todas las tropas de EE UU. La invasión de 2003, iniciada con la excusa -mentirosa- de que el régimen de Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva, solo generó muerte y destrucción en esa nación y ahora los chiítas, la rama del Islam a la que adhiere la Revolución Iraní, llegó al poder, algo imposible con el sunnita Hussein. Esas fuerzas, sumadas a Hezbolah, también apoyadas por Irán, amenazan la supremacía estadounidense.

La orden de Trump es a las claras un acto terrorista opuesto a las leyes internacionales. Pero en su favor hay que decir que no fue el inventor de estas prácticas. La CIA protagonizó crímenes políticos desde su fundación, tras la Segunda Guerra Mundial, aunque siempre fueron operaciones encubiertas. Con Obama, sin embargo, no solo los “asesinatos selectivos” se hicieron a la luz del día sino que aún se recuerda el festejo de la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton y el propio mandatario demócrata en la Sala de Situación de la Casa Blanca cuando tropas de EE UU asesinaron a Osama bin Laden, líder del grupo Al Qaeda, otra organización armada inicialmente por Washington.

Trump, ya desde su campaña electoral de 2015, prometía reducir la intervención de EE UU en el exterior, por razones económicas más que ideológicas. Las sucesivas guerras están causando cada vez más daño a su economía. Según cifras oficiales citadas John Whitehead, director del Instituto Rutherford, desde 2001 -cuando tras los atentados a las Torres Gemelas el gobierno de George W. Bush se lanzó a la caza de Al Qaeda en Asia- EE UU gastó U$S 4,7 trillones en operaciones exteriores: más de 32 millones por hora. “El gobierno está gastando dinero que no tiene en un imperio que no puede pagar”, concluye Whitehead.

Esta semana, también, Trump conminó a que la OTAN se comprometa en el acoso a Irán. El problema es que durante la era Obama, EE UU y cinco potencias europeas habían firmado el acuerdo por el cual Teherán se comprometió a desarrollar un proyecto nuclear controlado por organismos internacionales y que no implicaba la fabricación de armamento atómico.

Entre las primeras medidas de Trump como presidente, rechazó ese acuerdo y ordenó mas sanciones contra Irán. Al día de hoy, Boris Johnson, que está sacando a Gran Bretaña de la Unión europea, se alineó con Trump para “lo que guste mandar”. Y en América Latina, Jair Bolsonaro no solo atribuyó falsamente a Soleimani responsabilidad en el atentado a la AMIA en Buenos Aires, sino que culpó a Lula da Silva de haber intentado blanquear al gobierno persa en 2010 con un acuerdo nuclear que había desarrollado su gobierno junto con el de Turquía con el entonces presidente Mahmud Ahmadinejad. Ese acuerdo, a instancias de Obama, fue bloqueado por Hilary Clinton. El de 2014 es sustancialmente el mismo.

Lula se apuró a denostar la acusación de Bolsonaro por falsa y malintencionada. La nueva Comisión Europea, que inició su gestión el 1 de diciembre pasado a cargo de la alemana Ursula von der Leyen, comenzó a dar señales de que no rehusaría volver a ocupar lugares que hasta la emergencia de EE UU como superpotencia ocupaba en el planeta.

Pero todo depende de que una chispa no haga saltar el mundo por el aire.

Tiempo Argentino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *