Jorge Alemán: «Las redes son los nuevos aparatos ideológicos al servicio de la reproducción del capital»

Contexto entrevistó al pensador argentino Jorge Alemán, para analizar cómo se reconfigurará el mundo en la pos-pandemia. «Nuestros proyectos deben demostrar que pueden organizar nuestra sociedad y también nuestra comunidad con autoridad y disciplina, pero sin racismo y xenofobia», sostuvo.

Por Hector Bernardo

Psicoanalista de formación y pensador de vocación, Jorge Alemán se ha transformado en unos de los intelectuales del campo popular argentino más respetado. Contexto dialogó con Alemán para intentar encontrar algunas claves que permitan comprender el nuevo marco en el que la pandemia ha reconfigurado las relaciones sociales, la imagen y el rol del Estado, a la vez que también comienza a evidenciarse la profundización de la crisis económica mundial y a sentirse cada vez con más fuerza, en los medios hegemónicos y en las voces de los líderes de la derecha, el discurso de ajuste salarial.

– ¿Qué sector tiene más herramientas para salir mejor parado de esta crisis?

– En principio tienen más herramientas los sectores concentrados, han destruido todos los organismos de regulación internacional y cuentan con una convicción fundamental con respecto a la condición humana. Que la historia nunca enseña nada o que lo que se aprende luego se olvida rápido.

En esto Latinoamérica podría valer como una excepción ya que en algunos países, como Argentina, los legados emancipatorios fueron recreados por nuevos sujetos políticos.

– ¿Cómo se reconfiguraran los vínculos en este nuevo marco?

– Eso no sabemos aún cómo se va a reconfigurar. Trabajamos todo el tiempo con armas de doble filo. Las redes son los nuevos aparatos ideológicos al servicio de la reproducción del capital. Pero tampoco veo que toda la movilización social que se ha desencadenado a raíz de la pandemia quede subordinada a una sociedad de control.

Surgirán nuevos antagonismos, pero los mismos exigirán de la construcción política que los articule y les otorgue el estatuto del sujeto político con su fuerza material histórica.

– Mientras el mundo pone su foco en cómo enfrentar la pandemia y todos nos aislamos para protegernos y proteger a los demás, la derecha sigue con sus arremetidas (lawfare, injerencismo, golpes de mercado, etc.). ¿Cómo pude organizarse, en este nuevo escenario, un campo popular cuya fuerza era la lucha estaba en las calles?

– Lo siniestro de la situación es que las derechas mundiales prefieren que triunfe la pandemia y la muerte antes que los gobiernos populares y progresistas .Es con respecto a esas derechas que hay que consolidar Estados fuertes que se incluyan en nuevos organismos internacionales que sean un freno al mundo del neoliberalismo.

– La pandemia parece haber puesto de relieve el aspecto solidario de las sociedades, pero también la peor parte de ellas en las que afloran los discursos individualistas, xenófobos y autoritarios, que a la vez son potenciados por los medios de comunicación. ¿Esto es parte de una reacción esperable dentro de este contexto de incertidumbre o pude haber mecanismo que potencian estas actitudes para fomentar la lógica de la sociedad de control?

– El gran desafío histórico es que lentamente se conjugue un Estado acompañado tanto por la militancia social como por las Fuerzas Armadas. Es imposible salir de este desastre mundial sin sumar a las Fuerzas Armadas en la nueva construcción popular.

Es lo político lo que le hace de límite a la producción de subjetividad neoliberal de la sociedad de control .Pero la lucha es contra poderes muy despiadados y grandes definiciones de odio.

Por ello, ahora más que nunca, nuestros proyectos deben demostrar que pueden organizar nuestra sociedad y también nuestra comunidad con autoridad y disciplina, pero sin racismo y xenofobia. Es un desafío inédito.

Diario Contexto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *