La derecha realizó su marcha en respuesta al 1F y defendió a los ministros de la Corte

Varios diputados de Juntos por el Cambio, entre ellos Fernando Iglesias y Ricardo López Murphy, participaron de la movilización, que tuvo una convocatoria menor a la esperada por los organizadores.

Por Celeste del Bianco @CeledelBianco

Se realizó el 3F la contramarcha del 1F, en este caso fue en favor de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y convocada por referentes de la oposición. «Mafia o República, vos elegís», se leyó en uno de los carteles frente al Palacio de Tribunales. Sobre la calle Talcahuano, a la altura de Tucumán, un grupo de personas con banderas argentinas se congregó para repudiar la marcha de 1F que pedía la renuncia de los integrantes de la Corte Suprema y el fin del lawfare.

«Basta de avasallar a la justicia», «Seamos libres», «Basta de corrupción», fueron algunas de las consignas que se reprodujeron en cartulinas y cartones hoy por la tarde.

Entre los convocantes estuvieron la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, que no participó porque está en Mendoza, y los diputados y diputadas nacionales de Juntos por el Cambio Fernando Iglesias, Martín Tetaz, Graciela Ocaña y Ricardo López Murphy. También llamaron a movilizar el director de cine Juan José Campanella y el actor Luis Brandoni, que desde Mar del Plata, donde está trabajando con su obra de teatro, pidió ir «en defensa del Poder Judicial y en respuesta a lo que convocó el kirchnerismo con la pretensión de echar a los jueces».

«Te pido que te acerques sin ninguna identificación partidaria como lo hicimos en los banderazos contra el autoritarismo», agregó Brandoni. Además también llamaron a movilizarse más de cien abogados de distintas provincias y el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires.

Caminando entre los manifestantes, el exministro de Economía y diputado Ricardo López Murphy habló con los medios y sostuvo que la marcha fue «para asegurar la independencia de poderes, la justicia independiente y la República». «Adherimos para manifestar el apoyo al sistema institucional de gobierno, a la división de poderes y no puede dejarse pasar el intento de coacción a la Corte. En ningún país latinoamericano se ve este nivel de insulto», dijo el referente de Republicanos Unidos, una de las organizaciones políticas organizadoras. Si bien admitió que es necesaria una reforma de la justicia, dijo que «para eso está el camino institucional, sin agresión ni violencia contra las instituciones».

Pasadas las 19.30, después de cantar el himno y gritar «Argentina, Argentina», se escuchó el documento leído por dos profesores universitarios. «Es necesario afirmar con vigor los valores democráticos y republicanos que se asientan en la separación de poderes y el respeto a la Constitución Nacional», sostuvo el documento, que respaldó a los jueces Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda.

A diferencia de lo que pasó el martes 1 de febrero, la cantidad de gente fue mucho menor. Los y las manifestantes ocuparon solo una cuadra sobre la calle Talcahuano, sin ocupar Plaza Lavalle. Envueltas en banderas, mujeres y hombres repetían frases en contra de la vicepresidenta Cristina Kirchner. «Los Fernández vienen por todo», se leía en una de las pancartas.

Otro de los opositores presentes fue el economista y diputado por Avanza Libertad José Luis Espert. Dijo que «el kirchnerismo se quiere llevar puesta a la justicia». «Que delincuentes marchen contra la Corte es una clara demostración de que el kirchnerismo se quiere llevar puesta la justicia. Nosotros, la gente de bien (sic), marchamos a favor de la independencia del Poder Judicial. La justicia tiene que mejorar, por supuesto se requiere una reforma. El kirchnerismo no quiere reforma, quiere impunidad», afirmó.

Tiempo Argentino