La isla de la libertad y de la dignidad

Por Mariano Ciafardini*

Indudablemente estos nada menos que 60 años vividos en unos de los tiempos más inestables y complejos de la economía y de la política internacional, de toda la historia, están llenos de epopeyas, combates, y sobre todo de procesos vitales humanos de significación trascendental. Allí sin más está la gigantesca figura del Comandante Fidel Castro.

Pero aquí queremos quedarnos en el hecho en sí de los 60 años. Ese número en términos de procesos políticos habla indudablemente de una dimensión “epocal”.

Ese número hace que el proceso revolucionario cubano sea comparable con los más de 70 años del proceso soviético y con los actuales 70 de la Revolución China.

Todos ellos han constituido movimientos telúricos contra el sistema capitalista mundial y han sido con otras fuerzas los golpes determinantes de su actual decadencia, debacle y derrumbe final.

Estas gloriosas empresas épicas que honraron y honran el espíritu humano han mostrado y muestran junto con la República Socialista de Vietnam y la República Popular de Corea del Norte, cual es el camino de la liberación de la humanidad de las cadenas de la violencia y la explotación del “hombre por el hombre” y la construcción del nuevo mundo. Ese camino no es el del parasitario y rentístico capital financierizado global, ni el de la guerra o la ocupación militar de territorios, ni el de las migraciones forzadas, o el de la brutal diferencia entre el 1% más rico y el 70% más pobre de la población del planeta, ni el de las altas tasa de mortalidad infantil, niños con hambre y sin cobertura de salud ni educación garantizada. No es tampoco el de las epidemias de consumo de drogas, ni el de la violencia delictiva generalizada y la alienación humana. Tampoco el de la flexibilización laboral y el desempleo masivo, ni el del abandono de los acuerdos internacionales sobre el clima y la producción de armamentos. Ese camino tampoco es el del racismo, el sexismo, el patriarcalismo y la xenofobia ni el de los bloqueos y las sanciones comerciales antihumanitarias.

No.

Justamente lo que Cuba ha mostrado dignamente al mundo durante estos 60 años y continua mostrando con cada vez mayor coherencia y tesón es voluntad de paz, de convivencia, de solidaridad, de amistad, de cooperación, de ayuda humanitaria, de no violencia, de inclusión, de respeto por los derechos humanos en el verdadero sentido universal de los mismos.

Ha mostrado al mundo la más profunda experiencia de democracia popular, sin la cual su subsistencia no hubiera sido posible, sobre todo en los más amargos periodos del bloqueo y el aislamiento brutal que le impuso el gigante imperialista que la acecha a escasas millas de su territorio. No hay otra explicación para estos 60 años de continuidad y vigencia en las más adversas circunstancias que el masivo apoyo del pueblo cubano a su gobierno y a sus lideres históricos.

La isla de la libertad, ese pedazo de socialismo realmente existente, que tenemos la suerte de que sea parte de nuestro dolido “continente” nuestro americano, ese faro del amor, ¡¡¡cumple 60 años!!!

* Instituto Arg. de Estudios Geopolíticos (IADEG)

Tiempo Argentino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *