La Luz mala…

Por Javier Parbst*

Reiteradas veces hemos dicho en nuestras notas y paredes: «Los que no laburan son los ricos, no los pobres» Obvio que hay salvedades. Y en el mismo sentido podemos decir, los que se cuelgan de la luz, son los ricos. Los que evaden impuestos, son los ricos. Si habremos escuchado: «en las villas están todos colgados» casi como si desearan vivir en una villa para disfrutar de tal beneficio… sin pensar en las carencias de los barrios pobres, en los sacrificios diarios, en el agua fría, el baño inconcluso.…

Nos sacrificamos día a día por nuestros hijos e hijas, por nuestra familia, por la Patria porque amamos a la Argentina y siempre soñamos que «arranca» de una vez por todas! Así sentimos los Pueblos, porque el Pueblo, la gente, las mayorías, somos buena gente que labura día a día para forjar la grandeza del País. Sin embargo los privilegiados, los que «verdaderamente no trabajan», los ricos de enserio; siembran en nuestras conciencias que somos vagos, que si no «triunfamos» -lease ganar dinero- es porque no nos esforzamos, la famosa «meritocracia» finalmente puesta en discusión en estos años maravillosos. Puras mentiras e hipocresías de los ricos a los que les sirve que nada cambie, a los que les sirve que no participemos, que no creamos en nada, les sirve que pensemos que el problema son los malos políticos y los malos sindicalistas, que los hay, cuando el problema real son los oligarquía, los dueños del país desde siempre, que los hay. Y los malos de enserio, son esos, los verdaderos ricos, las 100 familias, la oligarquía argentina, la élite financiera mundial, las «élites» como las llamaba Chávez. Esos mismos privilegiados que también nos instalan y repetimos: «en los barrios están todos colgados» y algunos si, mayormente por necesidad, porque no alcanza! porque si nos falta todo, barrido, limpieza, zanjas entubadas, iluminación y sobrevivimos, es así. Pero nunca por avaricia, por mezquindad, por codicia egoísta.

En el medio no nos olvidamos que queremos a Edenor y Edesur, a las eléctricas, en manos del estado, es mas, desconfiados como somos, extraña que ahora salgan en cuadrillas a «capturar a ricos evasores» y no antes. Como de quien viene lo vemos como una oportunidad rapaz de estas desprestigiadas empresas para acercarse a las mayorías a las que estafaron a tarifázos durante cuatro años. Lo que no quita que ver a la opulencia y el despilfarro colgado de la luz indigna.

Volvamos, ahora cuando vemos que los pudientes, los que viven bien, cuando «los ejemplos» se cuelgan de la luz, evaden impuestos mientras disfrutan casas inimaginables por los pobres humildes de las barriadas cercanas, se cae el verso. No cierra el discurso. Y ahí es cuando aparece siempre, siempre Jauretche: «nos quieren zonzos para que no nos volvamos grandes». Y ahí mismo nos desazonzamos. Son ricos porque evaden, porque hacen trampa, por que mienten para poseer siempre mas. El consumismo superfluo y vanal a flor de piel. Y después vemos, chancho volador mediante, que viven en una hipocresía falaz que los frustra a ellos mismos. Que peligrosos son los ricos aburridos, en un asado al medio día discutiendo y alardeando hasta llegar a: «me subo al helicóptero y te emboco un chanco en la pileta», ni se si fue así el diálogo pero es sin dudas unas de las posibilidades, vidas vacías con mucho poder… ¿Quién tiene un chancho para tirar?, ¿Quién tiene un helicóptero?..

Nosotros queremos una nueva argentina, y cuando decimos con todos y todas lo decimos enserio. Por eso decimos que el esfuerzo lo tenemos que hacer todos, pero sobre todo los que mas tienen. No se trata de expropiarlos ni de volverlos pobres, se trata de distribuir un poco mas la riqueza. Se trata de que no haya hambre en la argentina, lo venimos diciendo. No podemos en un país rico como el nuestro estar rodeados de pobreza. Políticas de estado, a largo plazo. Soberanía en las decisiones políticas y económicas, trabajo y educación, con paciencia, perseverancia y solidaridad. Sembremos esos valores, creamos en nuestra capacidad como argentinos y argentinas; «no es utópico decía el Gral. es solamente difícil de lograr».(1)

(1) «…Invertid los términos, poned en la vida de los trabajadores higiene y belleza, comodidad y cultura, y veréis como la oposición de clases se convierte en colaboración fraterna, el odio en amor y la lucha en paz. No creo que mi visión sea utópica. Es solamente difícil de lograr, pero la grandeza del fin bien merece la pena de no darse jamas por vencido en el empeño». Mensaje ante la Asamblea Legislativa, 1948.

 

* PERONISMO 26 DE JULIO TIGRE

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *