La Ministra de educación que fue a la escuela de Erich Priebke

Por Bárbara Orbuch*

Las declaraciones de Soledad Acuña, son la cristalización de un sinfín de agravios hacia los que construyen día a día la educación en la ciudad, con la desidia de una cartera educativa que permanentemente erosiona, flexibiliza, implosiona el sistema desde adentro, con un sesgo ideológico cuyo precepto principal consiste en destruir el sistema público educativo en la ciudad.

Pero bien podría ser este, su pico discursivo de mayor desborde, el de una ministra que ejerce la violencia de un modo sistemático contra las escuelas que resisten sus embestidas y vituperaciones.

Aún en pandemia, negó la vinculación amorosa que edificaron contra viento y marea los docentes con sus estudiantes, con la falacia de la «revinculación» desplegando su perversidad y sus actitudes temerarias hacia la salud pública a través de marketineras burbujas deshabitadas y carentes de cuidados, el ocultamiento de los 11 casos de covid -19 en los edificios en apertura y la adherencia casi nula de las comunidades educativas a sus propuestas descentradas, antipedagógicas y de exposición al virus para sacarse la foto en Clarín.

Acuña, desafía el hito y la épica de la docencia durante la pandemia del coronavirus, que se cargó al hombro la extraordinaria empresa de enseñar bajo circunstancias desafiantes, sobreexigentes y privatizadoras de hecho, a costo y cargo de cada trabajador, con rebajas salariales, aguinaldos en cuotas y el agravante de las sobrecargas por los cuidados en una profesión feminizada de alta prevalencia en jefas de hogar, como las estadísticas que le gustan a la ministra muestran.

No es la primera vez que la ministra injuria y difama a los docentes, es una práctica habitual. Pero la violencia es cada vez más acusada y perniciosa, conforme su fracaso en la cartera educativa es cada vez más contundente.
Primero, teníamos menos reputación que una bailarina de Tinelli, ahora somos viejos, comunistas, pobres y fracasados, todas categorizaciones que conforman un corpus organizado dentro del status ideológico de la ministra, significantes de total signo de desprestigio que acuña el ala dura de sus votantes.

Recordemos que Larreta fracasó con la ministra en su pretensión de diseñar un Polo de las Artes, que si se concretaba, desmembraba a las escuelas artísticas para aglutinarlas y achicar la oferta pública , algo así como su proyecto de 5 hospitales en uno, sobre el que en la actualidad reina un galopante silencio pagado por su pauta publicitaria.

En este mismo momento, en período final de evaluación y a un mes de finalizar este arduo período lectivo que nunca se interrumpió, se apuran para aplicar en las escuelas con esta especialización, su «secundaria del Futuro» un esperpento para licuar disciplinas y poner al servicio de las empresas una futura mano de obra barata en preparación, como proyecto paralelo del nuevo desembarco del FMI en la Argentina, del que en realidad, poco queda del proyecto original, mucho más ambicioso, sobretodo en términos de imponer justamente una hegemonía ideológica, hoy irrealizada…Hoy es ya «Una sombra ya pronto serás»…que unos pocos colaboracionistas sostienen, engañando a sus colegas con el reparto de unas pocas horas, que entrañan una flexibilización laboral y el cambio de las condiciones de trabajo para desestabilizar al sistema «desde adentro.»

Su intento de cerrar las nocturnas, fue abortado y visualizado como una afrenta social y cultural hasta por los medios monopólicos que sostienen su tranco político, y hasta su amigo Hubris, Nelson Castro, evidenció la ignominia que esto representaba, poniéndola en ridículo ante la opinión pública.

Pero estas últimas declaraciones ,le dan el significado cabal al sentido de su «Unicaba» la Universidad docente del Pro, que intentaba cerrar a los 29 Institutos de Formación docente: Adoctrinar docentes en el cuadrante autoritario de derecha del Pro, estigmatizante, macartista, despolitizar la docencia para repolitizarla en la doctrina del odio de clase, con la buena prensa de los «emprendedores» de los futuros militantes de la incertidumbre que pregonaba Bullrich, su antecesor, el triunfador universitario de la empresa» Kellogs.»

El espionaje y las patotas, constituyen otra continuidad macrista por excelencia, no olvidemos a Ciro James, el Fino Palacios, que fueron gestados y dados a luz en el Ministerio de Educación.

La persecución a los docentes que pensamos diferente, que resistimos y que luchamos contra el protofascismo del PRO, es moneda corriente, algunos fueron desplazados por desacuerdos manifiestos con sus maniobras de políticas autoritarias, otros nos vimos compelidos a renunciar a nuestros puestos de trabajo como asalariados por hostigamientos, acosos, maltratos dentro del ámbito laboral y como pone de manifiesto la Ministra, que nos espía durante la virtualidad, esto se fue recrudeciendo , incrementando durante este período de aislamiento, particular escenario para desplegar plataformas de control y aumentar considerablemente los niveles de discriminación. Otros tuvieron que jubilarse de prepo, como la Directora Papalardo, cuando denunció la llegada de uniformados de la fuerza policial, irrumpiendo armados en el Mariano Acosta, pero ese no fue un hecho aislado, en varias escuelas se sucedieron este tipo de hechos de reactualización de viejas y nefastas épocas de la Argentina, como en la escuela de Cerámica 1, que tiene cuatro ilustres detenidas desaparecida que habitaron sus aulas, entre ellas la hija de Laura Bonaparte. Envalentonados bajo la evidente realidad de que la mano cívica de la dictadura estaba «in situ «en el poder.. Directivos de las escuelas y representantes sindicales fueron sumariados por negarse a dar los nombres de los jóvenes adolescentes que participaban de las tomas durante las reformas inconsultas y que fueron judicializados penalmente por decisión de la ministra. Allí nació paralelamente a la desaparición de Santiago Maldonado, el 0800 denuncie al docente, los golpes hacia los sindicatos en la carpa itinerante y las campañas contra la implementación efectiva de la ESI. El Gobierno del Pro en la ciudad viola todas las normativas nacionales e internacionales de Derechos de los Niños, Niñas y adolescentes.

Se negaron a brindar una alimentación digna durante la emergencia sanitaria postergando becas y el acceso a la nutrición de los estudiantes. No proporcionaron jamás conectividad ni dispositivos, haciendo gala de su mezquindad habitual y deteriorando las condiciones de aprendizaje de nuestros estudiantes.

Hoy ponen de manifiesto una persecución política declarada, promoviendo la discriminación hacia un colectivo de trabajadores con un rol definido y significativo, brindando argumentos explícitamente para la violencia política, al mejor estilo de la Italia de Mussolini y la España franquista.

Conviene seguir la línea de tiempo del Pro en la ciudad y comprobar, que la fiebre amarilla que azotó antes del coronavirus tiene oscuros componentes compatibles con los movimientos fascistas, que aunque se circunscriben a un período histórico determinado, definen prácticas del odio que le son patognomónicas e identificables; solo basta recordar a las patotas de la UCEP que azotaba indigentes en las calles de la ciudad, los avances perpetrados contra internos del Borda, los «errores» de la policía de la ciudad, los ataques contra la pareja de chicas LGTB en Constitución. Los crímenes de Iron Mountain..Por otro lado, la trama electoralista de Larreta que cosecha adherencias a través de sistemas de microinteligencia entre «vecinos», diseños en red de buchonazgos vernáculos a partir de charlas de café y denuncias en comisarías, que amontonan en pequeños círculos a algunos fanáticos votantes que hoy agitan las marchas anticuarentena y antivacunas.

Hoy, todas las organizaciones de Derechos Humanos, respaldaron a los docentes, a sabiendas de que son quienes garantizan con su esfuerzo, honestidad, formación y praxis cotidiana, el derecho social a la educación democrática e inclusiva que el PRO quiere negar a nuestros futuros ciudadanos.

Su anhelo, seguramente es formar cuadros como la ministra que se jacta de no haber pisado jamás un aula, que pertenece a un sector social no pauperizado,como los millones de argentinos que quedaron bajo la línea de la pobreza con el gobierno de su tutor, a quien el Cardenal Newman no le aseguró ni tan siquiera la capacidad de enlazar una frase coherente; «No logramos, lograr ese logro» dirá con su vasto vocabulario elíptico y sin metáforas; imaginemos lo que les enseñará a las nuevas generaciones; tal vez como fugar dinero a Panamá mientras en las fiestas patrias, adoctrinará como ya lo hizo a niños de 5 años en contra de Moyano. Proyecciones de maestros ideales para el imaginario de la ministra…

Mientras tanto Larreta se enjuaga las manos con sus negocios inmobiliarios, refredendados en la legislatura donde tienen piedra libre…Una pena, la ministra no los supo conseguir…

Ante la peor ministra de Educación que hayamos tenido en la historia; somos muchos los que fracasamos, hicimos dos o tres carreras hasta sucumbir en la docencia y «caer en la escuela pública» : Somos pobres, militamos y soñamos con un mundo mejor.

Somos el enemigo. Hay que perseguirnos, hay que denunciarnos para que este mal se acabe.

Hay que formar cuadros como la ministra, moldeados y educados con otros valores : Así se educó la ministra, en el Instituto Germano-Argentino, mirando al director de su escuela; el señor Erich Priebke (foto), Erico, como lo llamaban en Bariloche, su lugar natal, el Nazi que mató más de trescientes personas en la masacre de las fosas ardeatinas y que fuese deportado a Italia donde murió sin que nadie quisiera enterrarlo…La foto de los policías argentinos saludándolo dio la vuelta al mundo…

Es difícil superar ese maestro en el mal, es por eso que la ministra se esfuerza..

Ahora entendemos porqué le caemos tan mal los decentes, los docentes…

*Psicoanalista. Docente

17/11/20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *