La oposición en campaña electoral violenta

El Gobierno enfrentado a la herencia de Macri y la pandemia. Las dos caras de la tormenta

Aunque los medios se concentran en los choques judiciales, la sociedad volcó su interés en la economía estragada por el macrismo y el coronavirus. Convencido de la importancia de la unidad del oficialismo, Alberto Fernández se ocupó de llamar a varios protagonistas del Frente de Todos para calmar tensiones.

Foto: Alberto Fernández enfrentado a las provocaciones opositoras. Imagen: NA

“La idea es ganar el Congreso en 2021 para sacarle la mayoría al Kirchnerismo en senadores y en diputados y que no utilicen el Congreso como una escribanía y no puedan reformar la Constitución para perpetuarse”. “Jueces de la CSJN, ¡garanticen la independencia del Poder Judicial!, solo así seremos libres. Son ustedes nuestra última garantía de vivir en democracia republicana”.

Son textos que el macrismo está haciendo circular profusamente por las redes y que dan una idea del nivel de antagonismo y violencia hacia sus adversarios políticos. Al mismo tiempo aparecen las elecciones legislativas de medio término, lo que indica que están en campaña.

Esos textos forman parte del clima previo al enésimo acto en pandemia que la oposición realizará el lunes. Los temas judiciales fueron fogoneados por el macrismo que ve amenazada su influencia en el Poder Judicial. Pero el interés más fuerte en este plano está acotado a su núcleo duro, porque la mayoría de la sociedad está más inquieta por la situación económica, una preocupación que sobrepasó incluso a los temores por la pandemia.

La epidemia se ha prolongado mucho más de lo que se creía, lo cual sorprendió a todo el planeta y tuvo como efecto agravar los problemas en las economías. En la Argentina ese proceso se multiplicó por el legado ruinoso de la gestión de Mauricio Macri. Los pagos de la deuda privada en dólares sacudieron el mercado cambiario y bombardearon las reservas. Al mismo tiempo, las medidas paliativas del gobierno son sostenibles en un tiempo limitado. En las barriadas populares cada vez se les hace más difícil a los movimientos sociales mantener los comedores.

Mientras la oposición se lanzó a la carrera electoral, el gobierno enfrenta la madre de las tormentas, entre la pandemia y la situación económica. Lo más probable es que muchos de los comercios y talleres que empiezan a cerrar ahora, no puedan reabrir en el mediano plazo. Para reactivar la producción y el consumo, el gobierno tendrá que calmar las aguas e inyectar grandes sumas.

Las encuestas muestran que a pesar de la violenta ofensiva de la oposición, de la crisis y de la pandemia, Alberto Fernández mantiene la preferencia de la mayoría. La encuesta que publicó esta semana PáginaI12, de Opina Argentina, dice que si se votara mañana, la fórmula del Frente de Todos, obtendría 42 puntos y la de Juntos por el Cambio, 31. Pero tercero estaría el partido de Espert, con 9 puntos, con lo cual el resultado no es tan claro.

Faltan tres años para una elección presidencial por lo que estas encuestas sólo sirven para una fotografía del momento. Los sondeos que realizaron consultoras más afines a la oposición le dieron 41 por ciento de imagen positiva al presidente que, en tendencia de voto sería menor.

Pero el debate central en los medios macristas más ultras y los menos ultras, hace pasar la cuestión por la temática de la Justicia. En general dicen que la “ofensiva” judicial está impulsada por Cristina Kirchner. Y que al mismo tiempo esta ofensiva del “cristinismo” fue la causa principal en la caída de la imagen presidencial.

Todas las encuestas coinciden en que el tema central de preocupación casi excluyente de la mayoría es la situación económica y el desempleo, con lo cual la cuestión judicial apenas movió el amperímetro.

El jueves, en la Asociación de Cámaras Americanas de Comercio de América Latina y el Caribe, Alberto Fernández recordó que cuando asumió “el país estaba en terapia intensiva” y que “luego le cayó el coronavirus” con el consecuente impacto en la economía.

Son metáforas para representar una situación grave, más aún que cuando asumió Néstor Kirchner, y reflejan una situación muy delicada con alto impacto social, de la que el país demorará en recuperarse.

Mientras sus adversarios están en plena campaña electoral, el gobierno está enfocado en la lucha contra la pandemia que se ha extendido a las provincias y en una reactivación de la economía para la que necesita terminar una negociación que ya tiene más o menos encaminada con el Fondo Monetario Internacional.

Gracias a las medidas iniciales contra la pandemia, Argentina aún tiene un índice de letalidad más bajo en relación con otros países en el planeta y más en la región. Pero el gobierno necesita reactivar la economía cuando los índices de contagio se mantienen muy altos al igual que la cantidad de muertos.

La negociación con el Fondo y la reactivación se dan en ese marco embrollado. Al que se le sumó la votación sobre Venezuela en la ONU cuando no quería interferencias con el FMI porque necesita un resultado que no implique ajuste ni reforma laboral y plazos que le den oxígeno.

Aunque el argumento han sido los derechos humanos, se trató de un voto político porque, varios de los que votaron contra Venezuela, empezando por los gobiernos de Estados Unidos, Colombia, Chile y Brasil, entre otros, deberían recibir ese apercibimiento. El voto argentino no definió el resultado y se trató de una sola votación. Pero la decisión pragmática resultó injusta para un país que está siendo bloqueado por una potencia cuyo objetivo es recuperar el control sobre el petróleo venezolano, de mejor calidad y más barato que el shale y el saudita.

El momento más importante para Venezuela este año no será esa votación en la ONU sino las elecciones legislativas del 6 de diciembre. Washington rechaza las elecciones porque supone con razón que Nicolás Maduro tiene más posibilidades de ganar y arrebatarle a la oposición la presidencia de la Asamblea. El gobierno argentino, en cambio, respalda la realización de las elecciones y fue invitado como observador.

El debate sobre Venezuela tiene otro contexto en Argentina que en el plano internacional. Si el gobierno llega a elecciones de medio término sin un rebote de la economía, el panorama que se presenta es sombrío. Una mayoría de la oposición en el Congreso abriría las puertas a un escenario en el que no se puede descartar el de la consigna “todo el poder a la Corte” que se ha escuchado en analistas del macrismo y en algunas de las marchas opositoras. El discurso salvaje de la oposición, justifica esta previsión que en otro contexto se podría considerar alarmista.

Para el gobierno, la otra pata de la reactivación es un Pacto Social que acuerde precios y salarios, hacia el que ya avanzó en reuniones con la CGT, la CTA y CTEP, junto con representantes de las centrales empresarias de la pequeña y mediana empresa, pero también varios de los grandes. La heterogeneidad de los participantes levantó polémica en las propias filas del oficialismo.

La crítica involucró al acto masivo y virtual que se prepara para el 17 de octubre. La seguidilla de pequeños actos de la oposición fue amplificada por las corporaciones mediáticas para dar la imagen de un repudio extendido contra el gobierno. El Frente de Todos necesita visibilizar el respaldo con que cuenta sin transgredir las precauciones sanitarias por la pandemia. El acto está en plena fase de organización y ya están circulando en las redes los enganches virtuales para participar.

En una situación de extrema complejidad, las respuestas necesariamente están fuera de lo tradicional, lo que genera turbulencias en el frente interno del oficialismo. Varios de los focos de cuestionamiento recibieron llamados personales de Alberto Fernández para explicar problemas y calmar ánimos.

10/10/20 P/12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *