Los fusilados de la Patagonia Rebelde reclaman Justicia

A cien años de los crímenes de la Patagonia Trágica, un proyecto de ley busca declarar delitos de lesa humanidad a las matanzas ejecutadas para reprimir aquellas huelgas históricas en la provincia de Santa Cruz, entre los años 1919 y 1922.

Por Ana María Ianni*

Cuando comenzamos a trabajar en la visibilización del centenario de los acontecimientos ocurridos en el marco de las huelgas patagónicas surgió la necesidad de que la premisa Memoria, Verdad y Justicia fuera cumplida.

La Memoria viene siendo rescatada a través del trabajo que desde la provincia han realizado en las Mesas de las Huelgas y la Comisión Provincial por la Memoria. La verdad fue esclarecida por el brillante trabajo realizado por el escritor (fallecido) Osvaldo Bayer. Pero nunca hubo Justicia para los fusilados, perseguidos y desaparecidos, víctimas de la violencia institucional de un Estado que prefirió callar y olvidar.

Desde el Senado, en conjunto con un grupo de Legisladores integrantes del Frente de Todos, nos pusimos en trabajar en la redacción de un proyecto que tiene, como primer objetivo, la Declaración de Delitos de Lesa Humanidad de los hechos ocurridos en ese marco. Para esto contamos con la colaboración y el asesoramiento de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, y todo el equipo conducido por Horacio Pietragalla.

La aprobación del Proyecto nos va a permitir poder iniciar una investigación histórica con integrantes de ambas cámaras, integrantes de organismos nacionales y provinciales y asesores vinculados al rescate de estos hechos.

En 1922, a un año de los sucesos conocidos como la Patagonia Rebelde, un grupo de legisladores intentó avanzar en una Comisión Investigadora, que se vio frustrada porque el oficialismo de esa época se negó al debate. De haberse aprobado esa comisión es posible que los responsables de las Masacres hubiesen sido juzgados y condenados. Pero no ocurrió.

Para nosotros es necesario poder esclarecer estos acontecimientos para avanzar en la reparación histórica que se merecen quienes fueron víctimas directas e indirectas de los crímenes ocurridos en el territorio Nacional de Santa Cruz, entre los años 1919 y 1922.

Según el trabajo realizado por Osvaldo Bayer en sus cuatros tomos de «Los Vengadores de la Patagonia Trágica», más de 1.500 peones rurales fueron ultimados por las balas del Regimiento conducido por el coronel Héctor Benigno Varela. Sin embargo, algunas investigaciones que se fueron sumando en los últimos tiempos, dan cuentas que este número podría ser aún mayor al incorporarse las víctimas de los pueblos originarios, que fueron invisibilizados.

La Comisión Investigadora tendrá un año para llevar adelante estas investigaciones, tomando testimonios y sumando documentos, y a partir del informe surgido de esa Comisión se podrán llevar adelante las causas judiciales necesarias para que esa Verdad comience a transitar los caminos de la búsqueda de la Justicia.

Este es el compromiso que hemos asumido, conocedores que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla. Y como pueblo estamos convencidos que solo la Justicia logrará que estos acontecimientos no se repitan. NUNCA MÁS.

*Senadora nacional por el Frente de Todos de Santa Cruz, autora del proyecto para declarar delitos de lesa humanidad a las matanzas para reprimir las huelgas de 1922 en Santa Cruz.

Télam