Los tropiezos de Bolsonaro

Sin compostura

Por Merval Pereira *

Imagen: Tropezón y caída de Bolsonaro al llegar a la inauguración de un hospital de campaña en Aguas Lindas, en el estado de Goiás, 05/06/20.

La compostura del presidente Bolsonaro ni siquiera es la de una persona normal, y mucho menos la de un presidente de la República. No hablar de nuestra tragedia de salud el día en que alcanzamos un muerto por minuto, incluso cuando abrir un hospital de campaña construido para enfrentar la pandemia, es una señal de inhumanidad incomparable. Tropezó física y metafóricamente con sus propios errores.

Lo que no entiende es que su desapego de las consecuencias de la pandemia le quita más apoyo que la insistencia en reabrir la economía, supuestamente preocupada por aquellos que necesitan trabajar para ganarse la vida. Pero el riesgo de aumentar el número de quienes pierden la vida porque están en la calle trabajando informalmente es mucho mayor que la supuesta posibilidad de morir de hambre.

Lo absurdo es que el gobierno no está totalmente movilizado para esta tragedia nacional. Y ni siquiera tenemos un Ministro de Salud. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, un espejo para Bolsonaro, criticó la forma en que Brasil se enfrenta a la pandemia de Covid-19, dando el ejemplo de que no debe hacer lo de Suecia, alabada por Bolsonaro y nuestro país.

Trump hizo una cuenta aterradora. Dijo que si Estados Unidos hubiera actuado como Brasil, millones de estadounidenses ya habrían muerto. Esto es en un país en el que han muerto más de cien mil personas, más que en todas las guerras en las que entró Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial.

Este número macabro también nos persigue. Nos dirigimos hacia más muertes que en la guerra paraguaya o la gripe española. Y estamos llevando a cabo una carrera loca para vencer a Estados Unidos en la cifra de muertos.

En lugar de preocuparse por la realidad actual, Bolsonaro intenta establecer una realidad futura que ni siquiera sabe si podrá disfrutar. Me refiero a su obsesión con la reelección en 2022, que cree que está allanando el camino para la reanudación de la economía, como si por sí misma representara buenos vientos por delante.

Olvida que el número creciente de muertes de Covid-19 será una carga ardua para llevar sobre sus hombros hasta las elecciones, si su mandato durará hasta entonces. La cuestión del juicio político hoy parece más que cuando, y no si, en relación con la ruptura democrática de su hijo 3.

Lo que Bolsonaro quiere es preparar el medio ambiente para que, si las manifestaciones contra el gobierno son demasiado grandes mañana, puedan reprimirlas con la Fuerza Nacional, que nunca fue llamada a reprimir, o al menos vigilar la seguridad de las marchas a favor de Bolsonaro, cargado de carteles que incitan al odio y el cierre del Congreso y la Corte Suprema, excesos de libertad de expresión que no están protegidos por la ley.

Finge estar preocupado por el choque entre pros y contras, pero maldecir a los oponentes de terroristas y vándalos es un intento de crear un entorno que permita que la Fuerza Nacional se active y diga que está siendo atacada. Es una actitud política obvia. Espero que el domingo esté todo tranquilo.

Algunos líderes que están hablando públicamente en contra del gobierno sugieren evitar las manifestaciones en este momento, y esa apelación, sensata, debería disminuir el número de personas en las calles. Personalmente, prefiero que no haya nada por ahora, y que las manifestaciones comiencen cuando volvamos a la normalidad, con el Congreso en marcha.

Pero otros piensan que no se puede permitir que Bolsonaro avance, y es necesario ir a la calle pronto. Se especula que lo que Bolsonaro realmente quiere es encontrar un atajo en su camino a la reelección para obtener poderes en un estado de sitio causado por disturbios en las calles.

La misma táctica fue probada por la ex presidenta Dilma Rousseff, quien acudió a consultar con los ministros militares sobre el decreto de un estado de sitio antes de la votación sobre el juicio político que terminó sacándola del gobierno. Los ministros dejaron en claro que no apoyarían tal decisión, y el golpe tuvo que ser abortado.

Esperemos que este mismo personal militar que continúa liderando las Fuerzas Armadas, algunos aún en servicio activo, otros en la reserva pero en cargos importantes dentro del gobierno de Bolsonaro, sean consistentes con las actitudes pasadas y reaccionen ante el intento de controlar las protestas de la oposición mediante golpes de fuerza.

* Merval Pereira participa en el Consejo Editorial del Grupo Globo. Es miembro de las Academias Brasileira de Letras, Brasileira de Filosofia e de Ciências de Lisboa. Recibió los premios Esso Periodismo y Maria Moors Cabot de la Universidad de Columbia.

O Globo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *