«Me persiguieron, me volvieron loca, me enfermaron»

Florencia Kirchner se refirió a la persecución judicial-mediática que sufrió en los últimos años y cómo repercutió eso en su salud.

Imagen: Instagram de Florencia Kirchner

«Me persiguieron, me volvieron loca, me enfermaron. Utilizaron casi todas las herramientas posibles para hacerme pelota a mi y a mi madre», fueron las palabras con las que Florencia Kirchner resumió el período más reciente de su vida, que tuvo como corolario una internación en una clínica de La Habana, Cuba, donde se recuperó de un cuadro complicado consecuencia de la persecución judicial-mediática que sufrió en los últimos años.

La hija de los ex mandatarios Cristina y Néstor Kirchner apuntó en el mismo sentido: «Veo como trataron a los hijos de otros presidentes y a nosotros nunca nos trataron así», y consideró que ello se debió a «los intereses que tocaron» los gobiernos de su madre y su padre.

En declaraciones al programa “Fuerte y al medio” de El Destape Radio, Florencia dijo no interesarle que le pidan disculpas. «Es difícil uno cuando tiene determinadas cosas saldadas puede ocuparse más de la política y de otras cuestiones. Pero hay gente que no podía por que se las estaba rebuscando para poder comer», apuntó.

Además, agregó: «Me guardé porque fue lo único que pude hacer y cuando me fui curando fui sintiendo ganas de hablar». «El feminismo y cómo me interpela a mi tuvo que ver con la decisión de poner el cuerpo y la voz a algunas cuestiones», puntualizó.

Sobre su estadía en Cuba, afirmó que nunca imaginó que fuera a curarse allí. «La calidad de atención de los médicos en Cuba no lo había visto nunca», al tiempo que dijo extrañar de la isla «el olor, los gritos, la manera que tienen ellos de hablar, cosas muy mínimas de lo cotidiano».

«Para mi mama es complicado todo: tener una hija enferma… tuvo que ir asegurándose para poder ir acompañándome. Mi papá para mi es todo. Me cuesta ser crítica con el. Tal vez porque lo perdí de muy chica», dijo sobre Cristina y Néstor.

“Me quedé partida al medio cuando se murió mi papá. No entendía cómo se podía vivir si no estaba él. Mi papá no podía hablar de la dictadura sin que le aguaran los ojos recordando compañeros de él que ya no estaban. Los 24 de marzo es imposible no acordarme de mi papa», agregó.

Infonews

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *