Memorándum con Irán: Peñafort se emocionó al leer un comunicado de Héctor Timerman

La abogado denunció que el excanciller murió «difamado por esta causa»

«Cuando esta causa termine, le pido al tribunal que se encargue de limpiar expresamente el nombre de Héctor Timerman«, pidió la abogada.

La abogada Graciana Peñafort expuso este viernes en la audiencia ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 8 por la Causa del Memorándum con Irán, y lloró al leer un texto escrito por el fallecido excanciller Héctor Timerman (foto), en el que aseguraba que ese instrumento con Irán tenía solo un objetivo: «terminar con la parálisis de casi dos décadas de la causa y encontrar y juzgar a los responsables» del atentado a la mutual judía.

«En esta causa no se escuchó a los acusados que tenían cosas para decir, yo voy a traer la voz de uno de los acusados que ya no está», dijo la abogada, al tiempo que señaló que se trataba de un comunicado que Timerman presentó tras la declaración indagatoria que prestó en la causa el 17 de octubre de 2017, que no pudo finalizar a raíz de su grave estado de salud.

La letrada describió el maltrato al que fue sometido el exfuncionario, ya que después de declarar ante los tribunales de Comodoro Py, Timerman debió ser internado «por una grave crisis cardíaca, agravada por su cuadro de cáncer». «Esa tarde estaba convencido que se iba a morir», agregó.

En el escrito que Peñafort leyó, Timerman subrayó: «Mi delicado estado de salud tal vez no me permita afrontar la finalización de la investigación por traición a la patria y encubrimiento que lleva adelante el juez Claudio Bonadio».

«Por eso solicité que se fije una audiencia inmediata a fin de poder aclarar los hechos de los que se me acusa en una audiencia espontánea, pero el juez me lo negó, por eso escribo la presente, para que toda la sociedad sepa la verdad», manifestó el excanciller en aquel entonces.

En aquella oportunidad Timerman afirmó: «El Memorándum con Irán, aprobado por ambas Cámaras del Congreso de la Nación y por el que se me acusa querer encubrir a los culpables del atentado, tenía solo un objetivo: terminar con la parálisis de casi dos décadas de la causa, encontrar y juzgar a los responsables del peor atentado del que fuéramos víctimas desde el retorno a la democracia».

«Desde que era joven participé de muchas acciones para proteger los derechos humanos en todo el mundo. Pensé que esta misión era la más importante de mi vida y que una vez finalizada podía quedar satisfecho de haber cumplido mis ideales y deber como canciller», expresó Timerman.

Además, puntualizó que la firma del memorándum buscaba «encontrar y culpar a los autores del atentado de la Amia» y confesó que «nunca imaginó la explosiva reacción que desataría este caso. Y particularmente, el vehemente rechazo de la comunidad judía».

«No solicitamos el levantamiento de las alertas rojas, por el contrario, me comuniqué con el responsable de Interpol para asegurarme que se mantendrían», explicó en otra parte, y aclaró que «no negociaron a cambio del acuerdo para llegar a la Justicia ni el comercio de granos, ni de petróleo ni de nada».

El texto difundido por Peñafort continuó: «No hubo reunión secreta en Alepo, nunca se negoció abandonar la causa Amia y el fiscal Alberto Nisman, al que se le anunció oficialmente y por escrito la existencia de las negociaciones reservadas, en aquella oportunidad respaldó el Memorándum con Irán».

La abogada, entre lágrimas, precisó que «estas fueron las palabras de Héctor Timerman en oportunidad de brindar su declaración indagatoria», y detalló que «desde el principio de esta causa no hubo pruebas del delito, sí hubo pruebas de la defensa, que hasta ahora no se han proveído».

«Cuando esta causa termine, le pido al tribunal que se encargue de limpiar expresamente el nombre de Héctor Timerman, que se murió difamado por esta causa, acusado del mismo delito que la dictadura había acusado a su padre, traición a la patria», pidió la abogada.

16/07/21 P/12