Miles se rebelan en Irán contra las leyes islámicas

Varias ciudades del país asiático fueron ayer otra vez escenario de protestas por la muerte de la joven Mahsa Amini, de 22 años, cuando estaba en custodia de policias que la detuvieron por vestir de forma «inapropiada». Opositores al régimen se enfrentaron con fuerzas de seguridad, quemaron patrullas y corearon consignas contra el oficialismo que obliga a las mujeres a usar velo. En respuesta, el gobierno movilizó a sus partidarios, quienes lanzaron consignas de «muerte a Estados Unidos e Israel». La imagen, en Teherán. Foto Ap / Agencias

Otros miles salen a las calles a defender las leyes islámicas.

Estiman que ya son 35 los fallecidos en las movilizaciones de esta semana.

(Afp, Ap y Reuters) Dubai. Nuevas protestas antigubernamnetales se dieron ayer en Irán tras la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, ocurrida hace una semana mientras estaba en custodia policial tras ser detenida por vestir de manera «inapropiada», en un jornada en la que otros miles de personas salieron a las calles del país, en apoyo al gobierno, para defender el uso del velo y denunciar a los «mercenarios» en contra de las leyes islámicas.

En varias ciudades, disidentes se enfrentaron con las fuerzas de seguridad, quemaron vehículos policiales y corearon consignas, según medios y activistas.

En uno de los videos publicados en redes sociales y verificados por la agencia de noticias Afp, se ve a un hombre con uniforme militar disparando contra la muchedumbre quejosa en el área de Shahre Rey, en el sur de la capital iraní.

Otras imágenes muestran a los disidentes correr frente al hotel Park Royal, en el norte de Teherán, con escenas de caos y varios incendios callejeros localizados, mientras se escuchan disparos de origen incierto.

La policía arrestó a un número no determinado de personas, informaron medios iraníes. Entre ellos se encuentran el activista Majid Tavakoli y el periodista Nilufar Hamedi, según sus allegados.

En España, Bélgica, Países Bajos, Líbano, Estados Unidos y Chile decenas de personas se manifestaron en algunas ciudades en contra del gobierno iraní, mientras ONU Mujeres expresó su «profunda preocupación» por el fallecimiento de Mahsa Amini, la joven fue detenida el pasado día 13 en Teherán, por vestir de manera «inapropiada», por la policía moral, encargada de hacer cumplir el estricto código de vestimenta de Irán. Tres días después murió en el hospital y con ello se provocaron protestas nocturnas en las principales ciudades de Irán, incluida la capital.

La televisión estatal indicó la noche de ayer que la cifra de muertos por los disturbios de esta semana podría ser de hasta 35, elevando una estimación anterior de 26.

En tanto, miles de oficialistas ondearon banderas iraníes en Teherán, tras los rezos del viernes, para denunciar a quienes protestan contra el gobierno como «soldados de Israel», según mostró la televisión estatal en directo. «Muerte a Estados Unidos» y «Muerte a Israel», gritaron al exhibir los lemas habituales que autoridades clericales del país utilizan para tratar de suscitar el apoyo de los funcionarios .

El gobierno aseguró que las muestras masivas de apoyo fueron espontáneas, pero activistas señalaron que fueron organizadas en varias ciudades y provincias, como en Kermán o Juzestán, para contrarrestar las protestas por la muerte de Amin.

El ejército iraní advirtió que los manifestantes enfurecidos por el fallecimiento de la joven «se enfrentarán» a los militares y aseguró que «estas acciones desesperadas forman parte de la malvada estrategia del enemigo para debilitar el régimen islámico».

Estados Unidos anunció el levantamiento de ciertas restricciones comerciales a Irán para ampliar el acceso de los iraníes a los servicios de Internet, que el gobierno de la república islámica ha limitado en medio de una fuerte represión a los ciudadanos durante las movilizaciones callejeras.

La Jornada