Minuto de gloria para el posfacismo neoliberal

Por Jorge Alemán*

La fórmula Macri-Pichetto, con la fonética suspicaz de sus nombres, es una construcción frankesteniana de las corporaciones malhumoradas. Habrá que esperar para ver qué resultados depara el giro ilustrado-falangista, de las corporaciones y no de Macri.

Era claro que un discurso hueco como el del macrismo estaba muy lejos de poder construir el mínimo consenso capaz de justificar el desastre perpetrado en el país. Pichetto, encarnación lograda de la derecha peronista, con los acentos xenófobos y macartistas que se estilan en la actualidad mundial, era el personaje que creció y se dio a conocer como nunca durante el macrismo.

No representa a nadie, pero en una época donde vastos sectores de la población no se sienten tampoco representados por nada, esto no es en principio, muy determinante. La nulidad discursiva de Macri puede combinar bien con la retórica cínica de Pichetto. Salvo que si eso llegara a gobernar es probable que el propio Macri colapsara definitivamente y Pichetto se quedara solo en la cruzada antivenezuela. La remanida fórmula de las derechas mundiales. Es para lo que ha sido convocado. Cumplimentar el giro a la ultraderecha frente a la amenaza «populista».

Por otro lado, dado que el personaje se concede a si mismo ciertas astucias intelectuales y políticas seguramente estaría humillado por la inteligencia política puesta en juego en esa trama que desembocó en la gran formula Fernández – Fernández. Ahora toca ver qué resultados depara el giro ilustrado-falangista, de las corporaciones y no de Macri.

Mientras Fernández – Fernández es una propuesta elaborada por la política, léase el kirchnerismo, lo único que merece ser llamado de ese modo en Argentina, Macri -Pichetto, con la fonética suspicaz de sus nombres, es una construcción frankesteniana de las corporaciones malhumoradas. Es la idea posmenemista triunfante, el peronismo no sólo se adapta al neoliberalismo sino que finalmente es su verdadero garante.

La experiencia kirchnerista anterior es la verdadera objeción a esta ficción política. La fórmula Fernández – Fernández no es sólo una buena opción, es la posibilidad que tiene la Argentina de salvarse de la catástrofe ética que corroe actualmente a tantas naciones.

Madrid, 12 de junio de 2019

*Psicoanalista, escritor y poeta. Su último libro publicado es «Capitalismo. Crimen perfecto o Emancipación».

La Tecl@ Eñe Revista Digital de Cultura y Política, ideas, cultura y otras historias
Editor/Director: Conrado Yasenza
http://lateclaenerevista.com

11/06/19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *