Murió Bonadío

Gregorio Dalbón: «Claudio Bonadio fue una persona oscura y el peor juez de la historia Argentina»

Foto: De festejo en la embajada de Estados Unidos

Por Nicolás Hirtz

«La muerte a Bonadio lo salva de ser juzgado de todas las tropelías que hizo desde el mismo momento que entró a tribunales», sostuvo Gregorio Dalbón, abogado de Cristina Fernández, a pocas horas de conocerse la muerte del juez federal. «Es una persona oscura que deja marca en la justicia como el peor juez de la historia Argentina y el ejemplo a no seguir», agregó.

«No hay virtudes en este hombre. Tenemos impotencia porque lastimó a mucha gente», sostuvo y detalló que entre otras cosas, Bonadio creó un código procesal creativo para perseguir a Cristina. No le permitió hacer el tratamiento de cáncer en los Estados Unidos al excanciller Héctor Timerman y no permitió que Robert Noble declaré para que se termine la causa del memorándum. «Es un hombre que encubrió el atentado a la AMIA», agregó.

 

 

El magistrado tenía 64 años había sido operado de un tumor cerebral el año pasado. En los últimos años instruyó las principales causas armadas contra exfuncionarios kirchneristas. Falleció en su casa de Belgrano.

El juez federal Claudio Bonadio murió este martes a la mañana en su casa, en el barrio porteño de Belgrano. Tenía 64 años y había sido operado de un tumor cerebral en mayo del año pasado.

Al frente del Juzgado Federal de Instrucción número 11, integró los Tribunales de Retiro durante más de 20 años.

En el último lustro tuvo en sus manos las principales investigaciones contra ex integrantes de los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner, inclusive aquellas que la tuvieron a la ex mandataria y actual vicepresidenta como principal acusada.

La elevación a juicio oral de la causa de las fotocopias de los cuadernos, en la que acusó a Fernández de Kirchner de ser jefa de una asociación ilícita dedicada al cobro de sobornos, fue una de las últimas decisiones que tomó como magistrado. Antes de la finalización de la feria judicial de verano había solicitado extender su licencia hasta marzo. Ante su decisión de no regresar a Comodoro Py, lo reemplazó como juez subrogante su colega Sebastián Casanello.

El pedido de Bonadio de prologar su licencia disparó nuevos rumores sobre su estado de salud y la posibilidad de su no retorno definitivo a los tribunales federales de Retiro. El juez había sido operado de un tumor en la cabeza en mayo pasado, dolencia que lo obligó a pedir licencia en varias oportunidades durante el año.

 

De la servilleta de Corach a la persecución a Cristina Kirchner

Quién era Claudio Bonadio

Por Sofía Caram

Nombrado por el ex presidente Carlos Saúl Menem, Claudio Bonadio fue uno de los jueces federales con más años ocupando un despacho en Comodoro Py. Conocido como uno de los jueces de la servilleta de Corach, en 1994 accedió a la titularidad del Juzgado Federal 11 donde se desempeñó hasta el día de hoy. Bonadio había llegado a ese puesto por designación del Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado, cuando el sistema constitucional de nombramiento de magistrados era otro, ya que aún no existía el Consejo de la Magistratura.

Su cargo como mano derecha del Secretario de Legal y Técnica de la Presidencia de Menem, Carlos Corach, lo catapultó al fuero federal. Desde su despacho en Comodoro Py llevó adelante en los últimos años su cruzada contra la ex presidenta Cristina Kirchner y el kirchnerismo en general.

Nació en 1956 y se crió en la localidad de San Martín, provincia de Buenos Aires. Abogado penalista, se recibió en la UBA en 1988. Sin recorrido previo en la Justicia, catapultado por la política y su cercanía con Corach, en 1993 el Senado aprobó su pliego para ser Juez Federal en Morón, pero nunca asumió ese cargo. Al año siguiente le abriría las puertas Comodoro Py, cuando el entonces presidente Menem amplió a doce la cantidad de Juzgados Federales Criminales y Correccionales de primera instancia y le guardó un lugar privilegiado.

Aficionado a las armas, en 2001 fue abordado en plena calle en la localidad bonaerense de Florida por dos delincuentes, a quienes asesinó de varios tiros con su pistola Glock calibre 40. Tenían 19 y 20 años. Uno de ellos estaba desarmado y el otro fue atacado por la espalda. Por ese episodio la entonces presidenta Cristina Kirchner llegó a llamarlo públicamente el «juez pistolero».

Bonadio se convirtió en uno de los magistrados acusados por el entonces opositor Domingo Felipe Cavallo cuando el economista habló de la célebre servilleta de Corach, en referencia al papel donde el funcionario menemista había escrito qué jueces jugarían a favor del gobierno: los nombres y apellidos quedaron registrados en la servilleta de un bar.

Bonadio logró sortear más de 50 denuncias en el Consejo de la Magistratura y en estos últimos tiempos, encabezó la cruzada judicial cotra Cristina Fernández, su familia y exfuncionarios de su gobierno.

Había sido intervenido quirúrjicamente en mayo del año pasado y había pedido una licencia para el mes de febrero. En tribunales varios de sus colegas dudaban sobre su vuelta. Su estado de salud fue manejado con hermetismo en su entorno y por él mismo. Nadie esperaba un desenlace tan rápido.

04/02/20

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *