Necesitamos una patriada sin descanso

OPINION

Por Javier Parbst

“Luchar, vencer, caerse, levantarse; luchar, vencer, caerse, levantarse. Hasta que se acabe la vida”
Álvaro García Linera

Estas palabras nos expresaba el compañero vicepresidente de Bolivia en la Facultad de sociales en el año 2016 como destino de los militantes. Hablaba de un “recodo” en la lucha de liberación que nuestros pueblos de la patria grande enfrentan ante este avance de la derecha regional.

PUBLICiDAD



Estamos dando batalla, nadie dijo que esto sería fácil. Orgullosamente vemos a Lula y a Cristina ponerse la patria al hombro y trabajar con entrega y humildad para reconstruir mayorías.

De eso se trata. No es una elección, es reconstruir las mayorías necesarias que motoricen un verdadero cambio hacia una sociedad más justa, más equitativa. No es excusismo lo nuestro, somos convencidos acérrimos del triunfo Peronista en octubre de la mano de Cristina, pero puntos más puntos menos, será una elección ajustada. Cuando hablamos de mayorías nos referimos a otra cosa. Nos referimos a Bolivia, a Venezuela, a Cuba, a Nicaragua… procesos políticos profundamente estigmatizados, donde los pueblos son protagonistas. La participación del Pueblo en el sostenimiento del proyecto colectivo es un escudo contra el individualismo apático de sociedades apolíticas fomentadas por las derechas liberales y el imperialismo.

Ante la instalación general del triunfo de un oficialismo en declinación veloz y constante, nosotros elegimos caminar, charlar, discutir, persuadir y escuchar al Argentino de a pie que siente día a día algo tan explicito como que “le desorganizaron la vida” como explico tan bien Cristina. Elegimos el poder de convencimiento de millones de Argentinos que no creemos que todo es lo mismo y mucho menos que es imposible transformar la realidad que está en juego. Elegimos la política, porque aunque amigos, familiares y conocidos, nos acusen de “mezclar todo con política” tenemos por delante diez días para que entiendan que “la política es la herramienta de transformación que tienen los Pueblos…” (sabiduría de German Abdala) y seguir persuadiendo y convenciendo.

Nosotros tenemos la razón de nuestro lado, la lucha del Pueblo y sobre todo los mártires, el espíritu colectivo del movimiento nacional se nutre de ellos, de los que lucharon por causas justas antes que nosotros. Ellos, la oligarquía, siempre tuvieron la fuerza de la represión, el poder económico propulsor del individualismo y disgregador de todo sueño colectivo.

Son, definitivamente caminos opuestos. Hoy ante tanta verdad, tanta mentira y tanta pos verdad la batalla cultural esta en puja constante. Por eso se hace imperiosa la historia, como siempre decimos. La batalla cultural se gana contando el verdadero pasado y soñando sin tapujos el futuro.

La soberbia de una derecha revanchista que prometió unir y dignificar, choca con su verdad hipócrita y falaz que solo quiere lucro y despilfarro para unos pocos privilegiados, aún a costa de la exclusión y si es necesario la represión de las mayorías a las que, ya en el poder, demuestran despreciar profundamente. Estamos a diez días de darle una paliza en las urnas al gobierno de ricos para ricos. Si, es verdad! Los que están perdiendo apoyos y voluntades son ellos, los que gobiernan cada día para menos argentinos son ellos. Son ellos los que persiguen, los que amenazan y silencian voces opositoras, incumpliendo, una vez más, todas sus promesas. Se declaman ganadores a los cuatro vientos encaminados a una derrota bochornosa que significa perder toda aceptación mayoritaria en menos de dos años de gobierno. El pueblo siente la desilusión y el engaño ante el no cumplimiento de nada de lo prometido. El pueblo siente la desilusión y el engaño ante el avance empresarial sobre las conquistas históricas de los trabajadores argentinos. Hoy están en jaque derechos laborales, sociales y la libertad misma de expresarse ante un empresariado que maneja ministerios. ¿Se verá reflejado en las urnas el 22 de octubre?

Claro que ese descontento, esa pesadumbre que vuelca sobre nuestro pueblo un gobierno profundamente inhumano y egoísta, no se traduce en votos plenos para Unidad Ciudadana, ese voto se dispersa, y ese es otro éxito de esta derecha rancia, ayudada por nuestros propios errores, que materializó la división del movimiento nacional. Amantes verdaderos de la libertad, los dejamos hacer y decir libremente, y la demonización de la política logró el descreimiento en parte de nuestra población que merece, ante todo, volver a tener Futuro, Sueños y Esperanzas. Tenemos el desafío de que miles y miles de Argentinos vuelvan a creer.

Ese es nuestro desafío, recuperar el 55% histórico del peronismo cuando se erige en interprete de los sueños y las esperanzas de las mayorías expresando a diversos sectores con claridad de quién es el enemigo interno y externo. Con un objetivo patriótico común. No se trata solo de la economía y generar empleo, se trata de construir una Argentina digna, soberana, con sueños y objetivos tanto individuales como colectivos. Se trata de terminar con las injusticias y la miseria mientras unos pocos privilegiados acaparan la mitad de la riqueza mundial. Se trata de plasmar la mentada frase del general: “queremos menos ricos y menos pobres”.

PERONISMO 26 DE JULIO TIGRE

PUBLICIDAD