No hay que dejarlos huir del país

Por Rodolfo Tailhade*

Juan José Aranguren, Federico Sturzenegger, Luis Caputo y todos los funcionarios que contribuyeron a endeudar al país en unos 150 mil millones de dólares y reducir a la mitad el capital del Fondo de Garantía de Sustentabilidad no deberían poder salir del país sin autorización judicial previa. La Justicia tendría que tomar los recaudos necesarios para que ninguno de los responsables del saqueo se radique en el exterior, donde tienen la mayor parte de su millonario patrimonio.

Caputo, que en estos momentos debe estar tomando sol en Brasil, fue denunciado penalmente por manejar 500 millones de dólares a través de una offshore que no incluyó en su declaración jurada; por comprar dólares futuros y después participar del establecimiento del precio que le reportó ganancias millonarias; por haber firmado el giro de 500 millones de pesos del FGS a su consultora Axis; por haber comprado bonos a cien años que él mismo emitió; y por ganar otra camionada de millones con la compra de Lebacs. Como frutilla del postre, en los tres meses que el Messi de las finanzas estuvo al frente del Banco Central consiguió la proeza de quemar 15 mil millones de dólares de reservas.

Sturzenegger tira por el piso el refrán que dice que nadie tropieza dos veces con la misma piedra: el principal responsable del megacanje que terminó de hundir a la Argentina en 2001, ahora huyó del barco antes de que se hunda pero dejando al país en una situación financiera similar.

Aranguren, que tiene casi todo su patrimonio en el exterior y que en sus más de dos años de abnegado servicio a las empresas energéticas no repatrió un solo centavo, debería quedarse en el país para responder ante la Justicia por su vínculo con sociedades offshore que aparecen en los Paradise Papers, por haberse beneficiado con el aumento tarifario del gas, y por haber realizado compras directas de gas licuado a sus (¿ex?) empleadores de Shell.

Tampoco deberían cruzar la frontera Luis María Blaquier, Juan Martín Monge Varela, Andrés Rodríguez Lubary, Pablo Pereyra Iraola y todos los funcionarios responsables de que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad haya perdido más de 30 mil millones de dólares, la mitad de su valor, desde el inicio de 2018. Lo mismo corre para Demian Reidel, Pablo Quirno y demás culpables de la desastrosa porlítica cambiaria del Banco Central.

Aunque sospechamos que la mayor parte de ellos ya debe haber vuelto a Estados Unidos, donde vivían antes de que los convocara el presidente Mauricio Macri, le pedimos a la Justicia que, en caso de que quieran abandonar el país, les requieran la entrega de su pasaporte en la sede del juzgado, y les establezcan la obligación de pedir autorización ante cada viaje al exterior.

Sabemos que la sumisión del Poder Judicial argentino al poder real detrás del gobierno de Cambiemos no va a durar para siempre. Seguramente durará más que Macri y sus secuaces en el poder, pero algún día la Justicia volverá a impartir justicia. Necesitamos tener a los saqueadores a mano para cuando ese momento llegue.

* Abogado penalista. Diputado Nacional FpV PJ. Miembro del Consejo de la Magistratura de la Nación

Diario Registrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *