Noticias del Imperio

Por Enrique Calderón Alzati*

Como seguramente usted lo imagina, he tomado prestado el título de la obra memorable del gran escritor Francisco del Paso, para referirme no al de Maximiliano, sino a otro imperio, tan terrible como todos los demás, pero dotado de armas devastadoras, de tal poder que podría terminar no sólo con la humanidad, sino con la vida misma que existe en el planeta, y quizás también con este.

Sí, por supuesto me refiero al imperio creado y dominado por nuestro país vecino, Estados Unidos, que a partir de una declaración realizada en 1823 por su quinto presidente, James Monroe en la que se sentencia «América para los americanos», lograron llegar a ser el imperio más importante del mundo, mediante un proceso que se inició al final de la Segunda Guerra Mundial, historia de sobra conocida. Dado que nuestro país es vecino del territorio de este imperio, resulta de la mayor importancia que en estos días estemos atentos a lo que allí sucede, pues de ello depende el futuro no sólo de México, sino de todo nuestro planeta, en virtud de un proceso electoral, que «haiga sido como haiga sido», sería posible elegir a un personaje que mucho nos recuerda a aquel emperador romano llamado Nerón, recordado entre otras cosas, por haber incendiado Roma, capital entonces de su imperio.

Es posible que algunos lectores de este artículo consideren que estoy exagerando las cosas, sin embargo dados los desvaríos y las incongruencias mentales de este individuo, me temo que si los estadunidenses deciden seguir poniendo en sus manos el destino no sólo de Washington sino del planeta entero, en lugar de pensar en la antorcha que utilizó Nerón, debemos pensar que Trump tiene a su disposición un pequeño botón para enviar cohetes con cargas nucleares a cualquier parte del mundo, sea Moscú, Terán, Pekín, Pyongyang o Caracas, sin descartar a la capital de nuestro país poblada según él por bad hombres.

Por ello es importante que en estos días dediquemos nuestra atención a lo que está sucediendo y ha sucedido durante los pasados cuatro años, cuando este enfermo mental sediento de poder logró llegar a la presidencia de ese país, con un claro deseo de convertirse en su emperador, siguiendo los pasos de aquel señor de los bigotitos simpáticos, a quien todos sus compatriotas se acostumbraban a saludar con el brazo extendido, repitiendo la conocida frase Heil Hitler.

En este singular periodo de cuatro años, iniciado con su eslogan Make America great again, este personaje pretendió convencer a su electorado de que por mucho tiempo Estados Unidos había estado ayuno de un líder de su estatura, evidenciando así sus delirios de grandeza. Durante los cuatro años en los que ha tenido el poder, ha utilizado estrategias similares a las del líder del Tercer Reich, amenazando a los gobiernos de diversos países latinoamericanos como Cuba y Venezuela, al igual que a otros de Asia como Irán, Corea del Norte y China, así como de Europa (Rusia y Alemania) y azuzando a los grupos fanáticos y racistas, los llamados «supremacistas blancos», a atacar a la poblaciones de origen africano y latinoamericano, y en primer lugar a los mexicanos avecindados en EU, tal como aquel cabo austriaco lo hacía con los judíos y los gitanos. Aunque es un dicho conocido en nuestro país, que «perro que ladra no muerde» nuestra cercanía geográfica y dependencia económica de Estados Unidos hace necesario que estemos atentos a las noticias de este imperio vecino nuestro, tomando en cuenta lo sucedido a las naciones vecinas de la Alemania nazi, antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

¿Hasta dónde llegará este siniestro personaje, si logra ser relecto para un nuevo periodo de cuatro años? Para responder a esta pregunta, quizás debamos considerar lo que ha sucedido en su propio país, en relación con la pandemia que durante 2020 ha azotado a todo el planeta: su primera respuesta fue acusar a los chinos por haber permitido el surgimiento de la enfermedad, ignorando que el origen de las epidemias ha estado en diferentes países y regiones del mundo, mientras que el único pecado de China es ser considerado ahora como el principal rival económico de Estados Unidos. Nueve meses después del inicio de la pandemia, EU ha acumulado mas de 7.5 millones de casos, (más de la quinta parte del total mundial) así como 200 mil muertos, pero nuestro personaje de marras afirmó poco ha que no se trata de una enfermedad peligrosa, lo cual refleja la escasa importancia que tienen para él la vida y la salud de los seres humanos de su propio país, sobre todo si son pobres.

A partir de estos hechos, no debiera sorprendernos el comportamiento racista y deshumanizado, el trato humillante que se ha dado a los miles de centroamericanos que han tratado de migrar a Estados Unidos, en virtud de la pobreza y la violencia existente en sus países, como consecuencia de la explotación irresponsable de las empresas yanquis para extraer las riquezas naturales existentes en sus territorios, confirmando con ello su desdén hacia lo que él y sus seguidores consideran «razas inferiores».

En relación con su actual campaña electoral para relegirse, es posible afirmar que si bien las noticias publicadas recientemente en los diarios más influyentes, como el New York Times, indican por una parte que el candidato demócrata Joe Biden supera a Trump por más de ocho puntos porcentuales, y que además el señor Trump está siendo investigado por presuntas defraudaciones por cientos de millones de dólares al sistema fiscal gringo, sería razonable pensar que este personaje no podrá ser relecto el próximo 3 de noviembre. Sin embargo, pareciera que nuestro personaje está dispuesto a continuar en el poder, utilizando los recursos de que dispone como presidente en funciones, sin importarle mucho las minucias jurídicas, que se puedan atravesar en su camino.

*Director del Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa

La Jornada, México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *