Odiemos y no Cambiemos

Juntos por el Cambio muestra su modo de entender la política

El único motivo de Juntos por el Cambio para no participar en una declaración conjunta con el Frente de Todos contra el atentado fue porque el odio a Cristina Kirchner se los impidió. Juntos por el Cambio confirmó así que no puede o no quiere hacer política de otra forma.

Por Luis Bruschtein

Juntos, para la foto. Lo que une y lo que separa a la principal fuerza opositora.

Paradoja: El rechazo de Juntos por el Cambio para participar en una declaración conjunta con el Frente de Todos, contra el discurso de odio y contra el atentado a Cristina Kirchner, no hizo más que confirmar que efectivamente sostienen el discurso de odio. Frente al atentado que puso en riesgo la paz del país, no tendría que haber nada más importante que mostrar el repudio unánime de las fuerzas políticas que participan en democracia. El único motivo para no hacerlo fue porque el odio a Cristina Kirchner se los impidió. Juntos por el Cambio confirmó así que no puede o no quiere hacer política de otra forma.

Patricia Bullrich, aliada de hecho de Javier Milei y la única de la “casta” política que (otra falsa paradoja) ya está en abierta campaña electoral, no puede decir “kirchnerismo” sin acompañar esa palabra con un calificativo insultante. Y profiere turbias advertencias sobre el curso de la causa Vialidad.

La ex ministra de Seguridad de Mauricio Macri moviliza las simpatías de los grupos más extremistas, como Juventud Republicana o Revolución Federal y algunos de sus colaboradores se fotografiaron en el local de La Plata que lleva el nombre de un supremacista racial que asesinó a dos personas en Estados Unidos. Hasta último momento Bullrich ni siquiera repudió el intento de magnicidio contra Cristina Kirchner.

Su más que seguro adversario en la interna del macrismo, el jefe de gobierno de CABA, Horacio Rodríguez Larreta, se encargó de hacer circular en los ámbitos de la política que, si gana, terminará con el discurso de odio y la persecución judicial a los adversarios políticos. Si ese mensaje es cierto o no, lo real es que participa con Bullrich en la competencia de los odiadores a Cristina que es un tema central en la interna de esa fuerza política.

«Odiaba a los judíos, nada más»

“Odiaba a las judíos, nada más” dijo al describir al frustrado atacante de Cristina Kirchner, uno de sus amigos. “Es una persona tranquila, como cualquier otro, odiaba a los judíos, nada más”. Todo el grupo de amigos del sicario es investigado por su posible participación en el atentado. Se presentaron espontáneamente para hablar en los medios y que todos vieran que son gente común, pacífica, solamente indignados por la situación económica. Claro, para ellos, odiar a los judíos o a cualquiera por motivos raciales no es violento.

Estos grupos de violentos y ultras pululan alrededor de Juntos por el Cambio para darle sustento al periodismo de guerra que exalta esas demostraciones coléricas con guillotinas, horcas y bolsas mortuorias como si fueran expresiones populares, y al mismo tiempo esas demostraciones alimentan el clima que da sustento a la persecución judicial sobre la base de prejuicios como lo demostró el alegato sin pruebas de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola.

La participación de estos grupos en las manifestaciones de Juntos por el Cambio, nunca a favor de nada, todas en contra de, y poniendo el eje de su furia en Cristina Kirchner, nunca ha sido objetada ni reprimida por los dirigentes de esa fuerza, quienes, por el contrario, aparecen en fotografías abrazados a estos personajes. Juntos por el Cambio y los medios hegemónicos que marcan agenda han naturalizado y amplificado expresiones de violencia política. Los personajes que son investigados por su posible participación en el atentado terrorista que puso al país al borde de un baño de sangre, fueron festejados alegremente en las marchas macristas cuando llegaban con su mensaje ultraviolento. Ellos le pusieron identidad a esas marchas.

El discurso de odio es el discurso de campaña

Ese discurso de simbolismos y exageraciones furiosas que identifica a Juntos por el Cambio abonó el atentado contra Cristina Kirchner. Es la consecuencia de ese discurso y negarlo es resistirse a cambiarlo. Ese mismo discurso de odio hizo circular que el atentado era un teatro creado por la víctima o que la pistola calibre 32 era una “pistolita de agua” o que se trata de un “loquito suelto”.

Para ocultar la responsabilidad por el discurso de odio, Mauricio Macri denunció que lo habían amenazado en Twitter, donde todo el mundo se putea, se acusa y se difama. Y abrió una causa en el mismo juzgado que lleva el atentado contra Cristina Kirchner. No es equivalente y nuevamente se nota el esfuerzo por eludir la responsabilidad y no cambiar la violencia del discurso. Si no lo reconocen, no lo cambiarán. Y si no lo cambian, la situación puede repetirse y las consecuencias caerían sobre las vidas de miles de argentinos. Ya sucedió.

En Juntos por el Cambio han dicho también que el origen del discurso de odio se remonta a Néstor Kirchner. En una democracia tiene que haber debate, puja, disputa porque se expresan intereses e ideas diferentes. Eso no es violencia. Si la derecha acusa al peronismo o al kirchnerismo de “intervencionista”, “estatista”, “demagogo”, tampoco es un discurso de odio, son categorías de la política. Y cuando Néstor Kirchner debatía, siempre reconocía que su verdad era “relativa” y reconocía la existencia legítima de otras opiniones. El discurso de odio es cuando se despolitiza al adversario y se incita al público en su contra con gritos de “chorra”, “Muerte a la Cretina” o “hay que fusilar a todos los políticos” y se le acusa de todas las tragedias y maldades posibles. El discurso de odio crea prejuicios para no mostrar pruebas de sus acusaciones.

Al mantener el discurso de odio y confundirlo con el de Néstor Kirchner, queda expuesto un concepto autoritario de democracia, en la que todos deberían pensar lo mismo y el que piensa diferente debería ser aniquilado. Si una fuerza importante del sistema político tiene esa idea cerrada del funcionamiento en democracia, es casi imposible convivir con ella. Es el tipo de pensamiento que llevó a la espiral de violencia política que se disparó con el golpe del 55 que depuso a Perón y proscribió al peronismo.

La base social contra «los planeros, los vagos y los negros»

Hay una base social muy sensible a este discurso. Fernando D’Addario la describió bien en la contratapa del viernes en este diario. Son sectores de capas medias bajas arrojados a la pobreza, numerosos jóvenes de capas medias pobres que sólo encuentran trabajo en changas. Rechazan reconocerse como iguales a los otros trabajadores pobres sobre los que, en cambio, descargan su frustración y en los que ven la causa de sus problemas: “los vagos”, “los planeros”, “los negros” . En vez de reconocer la injusticia del sistema que los explota o margina, enfocan el resentimiento hacia sus iguales.

El neoliberalismo hace pasar la violencia del sistema como una culpa personal y orienta esa frustración y el resentimiento hacia los otros pobres y hacia la política (“la casta”, “son todos corruptos”). Se lo anula así como sujeto de cambio y se le cierra su acceso a los únicos recursos que tendría para transformar esa realidad que lo margina: la asociación solidaria con los otros pobres y la política como herramienta de sus intereses.

El individuo está en ese limbo hostil y aislado, en el que cada quien pelea contra todos y pierde siempre según sus méritos. Pero el neoliberalismo lo instala en ese purgatorio con la zanahoria de que si se esfuerza se convertirá en otro de los dueños del sistema. Entonces busca compartir los valores e intereses de los dueños del sistema y ya comparte sus enemigos: el pueblo organizado y la política. Y así queda a un paso de convertirse en su grupo de choque.

10/09/22 P/12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.