Papelón

Por Nora Veiras

Durante semanas los medios oficialistas estuvieron anticipando supuestas medidas para conjurar el impacto inflacionario. El desquicio de precios descontrolados, tarifas en incesante aumento, despidos y suspensiones masivas dibujaron una obra invendible aún para los espectadores ansiosos por seguir creyendo en los atributos de los protagonistas. La calidad del producto es lo que está en crisis. La comunicación de Cambiemos hizo ya más de lo imaginable. La realidad, ese concepto tan difícil de asir, le mostró un límite y todo el andamiaje propagandístico se derrumbó.

“Insólito video”, titularon los mismos medios que vienen haciendo esfuerzos sobrehumanos para sostener la confianza en el Gobierno. El calificativo es benévolo. Hace una semana tras la reunión con el radicalismo, habían informado que hoy el Presidente daría un discurso o una rueda de prensa para anunciar el paquete salvador.

No fue así. Mauricio Macri pasó de sobreactuar el enojo con el vulgar “estoy recaliente” a mostrarse en una especie de video casero con cara de dormido, desganado, a punto tal que la vecina sostenía la dramaticidad de esa obviedad que el Presidente acababa de registrar: el pueblo no aguanta más.

El recurso remanido de la impostada espontaneidad está gastado. Durán Barba lo explotó hasta poner en riesgo lo verosímil. Ya fue.

Saludar al vacío y sostener que “lo peor ya pasó” fueron soslayados por ese público que quería seguir confiando. Después las “tormentas” invadieron los relatos hasta que sólo si se los resignificaba como tsunamis podían seguir usándose. Demasiado riesgoso, después de eso no queda nada.

El 1 de marzo viró a la calentura. Tampoco resultó. Las redes sociales empezaron a rogar que no hable más porque el dólar rebotaba cada vez que lo hacía. Ni qué decir de los precios.

Hoy quedó en evidencia que la comunicación tiene un límite. La política es irreemplazable. Después de tres años y medio, el envase no puede disimular más la descomposición del contenido.

¡Qué alivio! El Gobierno se acordó de aliviarnos

Lo que el insólito video de Macri deja al desnudo

El video que Jaime Durán Barba eligió para dar a conocer el intento oficial de disimular su incapacidad para controlar la inflación, deja al descubierto un «paquete» con certificado de vencimiento el día de las elecciones, pero condenado al fracaso desde hoy.

Por Ernesto Tiffenberg

La palabra del día es “alivio”.

Así presenta el Gobierno a su improvisado “paquete” de medidas destinadas a disimular (hasta las elecciones) los efectos devastadores del programa “estructural” que día a día demuestra su fracaso para controlar la inflación y la inestabilidad cambiaria.

“Necesitamos un alivio todos”, le dice el propio Mauricio Macri a la familia elegida para filmar el más insólito y transparente producto de la escudería Durán Barba. “Sí, un alivio, es importantísimo”, remarca la atribulada ama de casa a la que el Presidente pide disculpas por volver a molestar con su visita. Es que la situación llegó a tal punto que la pareja ya fue testeada en otra propaganda y repite su rol de actor secundario, con su pequeña hija incluida, en una mala saga del habitual protagonismo de Antonia, cuya rozagante presencia hubiera desmoronado al instante la credibilidad de que “todos”, incluida la multimillonaria familia presidencial, necesitan ese “alivio”.

La mujer que recibe a Macri aprendió su papel a las apuradas. Empieza confesando los problemas que le trajo la primera visita del mandatario (“Después de ella la gente cree…), pero enseguida se concentra en su rol de representar a los “necesitados”. “Se hace difícil llegar a lo básico, el alquiler, las facturas de todo que vienen (‘los súper’ le sopla el Presidente y ella entonces retoma), el súper que es una locura”. En ese punto ya puede empezar su parte la visita en tono de maestro con sueldo inicial: “Lo que más daño nos hace es la inflación”, dice con cara de decir algo importante. Y enseguida da a conocer su receta. “Hemos hecho todo lo que hicieron los países que nos rodean, Uruguay, Colombia y Perú. Con el tiempo la derrotaron. A ellos les fue bien ¿Por qué no nos va a ir bien si hemos hecho lo mismo?», se preguntó como si no fuera la misma pregunta que todos los argentinos se hacen hace tres años sin conseguir que el Gobierno la responda. Y en ese punto Macri vuelve con lo del alivio y encara un resumen de los anuncios oficiales.

El tono monocorde de la descripción de las medidas no parece convencer a la mujer y el Presidente destaca entonces que por unos meses (hasta las elecciones) “conseguimos que las empresas de celulares no suban las líneas prepagas, ¿vós tenés prepaga?” “No, ya la di de baja”, le sube la apuesta la anfitriona. Macri prueba entonces con los acuerdos de precios con 16 empresas y la mujer decide que para convencer a alguien hay que subir el tono y lo interrumpe: “¡Esos lugares que ponen el precio que quieren!”, se queja, y concluye con cierta lógica, “uno soñaba con algo de esto, algunas medidas que de alguna manera uno sienta que son para uno. Se sabe que es todo a futuro, pero en este presente necesitábamos escuchar algo así”.

Lo que la ya a esta altura protagonista del video no sabe, es que acaba de explicitar la contradicción que está en la base de los anuncios de hoy. Todas las medidas adoptadas son “paliativos transitorios” destinadas a hacer más soportable el “presente” (hasta las elecciones) y están condenadas a ser abandonadas apenas llegue el “futuro” (el día después de las elecciones). El único paquete es llegar a octubre y entonces sí, si consiguen ganar, continuar con ímpetu, como ya prometió Macri, el mismo programa coconducido con el FMI que está hundiendo al país.

Si el objetivo del “paquete” fuera mejorar las condiciones de vida de la mayoría, y fue tan rápido diseñarlo, resulta imposible entender por qué no lo aplicaron antes. ¿Qué llevó esperar a que se acerquen tanto las elecciones, quién se arriesgó a semejante caída en las encuestas? La respuesta es sencilla. Las medidas, aún en su modestia como “paliativos”, van a contramano de todo el discurso oficial y ninguno de los encargados de llevarlas a cabo cree en ellas, empezando por el Presidente. Eso pone en duda que tengan algún éxito en su implementación y logren finalmente llevar “alivio” a los agobiados votantes, pero asegura que serán abandonadas apenas el FMI considere que ponen en riesgo el pago de las deudas que su rescate se propone garantizar.

Igual resulta instructivo ver que para disimular un poco el desastre al que arrastraron al país el Gobierno tenga que recurrir a medidas que siempre calificó de “populistas”. Lo mismo ocurrió cuando el FMI los obligó a reponer las retenciones al campo, para emparchar un poco el desastre fiscal que habían provocado con el endeudamiento desaforado. Pero los que se ilusionen con un “giro” (como proclaman algunos radicales) deberían tener en cuenta que ni siquiera el regreso de Guillermo Moreno al gabinete conseguiría el efecto buscado.

Cuando los gobiernos de Néstor o Cristina Kirchner adoptaban alguna de estas medidas, iban en el sentido general de sus políticas, respondían a su mirada sobre el comportamiento de los actores económicos, empezando por bancos y empresas. Si se anunciaban como transitorias, no había mayores contradicciones si después quedaban como permanentes.

Todo lo contrario de lo que se presenta hoy.

Resultan risibles los lamentos oficiales sobre “deslealtad comercial”, después de escuchar una y otra vez que cualquier intervención del estado en los precios solo sirve para atar las fuerzas del mercado que estabilizan la economía. Aun si sus intenciones fueran serias, ¿cómo harían para controlar los valores fijados como “de descuento” por las empresas, tras haber remarcado hasta la extenuación en las últimas semanas? ¿Cómo podrían discutir sus costos si desmantelaron todas las dependencias oficiales destinadas a conocerlos? ¿Cómo impulsarían la movilización popular necesaria para garantizar que se cumplan las promesas de estabilidad, por módicas que estas sean?

Ninguna de estas preguntas tiene sentido, porque el Gobierno no cree en ninguno de sus anuncios y no está dispuesto a defenderlos más allá de octubre. En realidad, la única medida en que realmente confía es en la generalización de los créditos del Ansses para los más débiles. Bien mirada, le propone a las familias pobres o indigentes que recorran el mismo camino que eligió el Gobierno en sus primeros años: el endeudamiento irresponsable. Se sabe como terminó: en un default (no percibido aún por el rescate del FMI), en otra devaluación virulenta y en la brutal caída de ingresos para asalariados y jubilados. Nada augura que los créditos que asuman ahora las familias terminen mejor, pero el Gobierno tuvo la precaución de establecer que, para alivio de los incautos, se empezará a pagarlos después de las elecciones.

17/04/19 P/12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *