¿Qué es la Agencia Central de Inteligencia (CIA)?

La Central Inteligency Agency, Agencia Central de Inteligencia, CIA.; se creó en 1947 como sustituta de la antigua Oficina de Servicios Estratégicos (OSS). Los antecedentes de la nueva oficina de información se remontan a finales de la Segunda Guerra Mundial en que los dirigentes norteamericanos se vieron en la necesidad de crear un servicio que se constituyera como un “instrumento” de poder global. Este concepto tuvo su origen en el fracaso de los servicios norteamericanos de inteligencia que fueron incapaces de preveer el ataque japonés contra Pearl Harbor. Así, el General William J. Donovan, jefe de los servicios estratégicos durante el período de guerra, propuso ya en 1944 el establecimiento de una agencia central de inteligencia.

Esta decisión sería adoptada por el presidente Truman en 1946, basándose para ello en que los Estados Unidos habían asumido durante la posguerra una gran responsabilidad como principal potencia mundial que debía contrarrestar lo que entonces se consideraba “amenaza expansionista de la Unión Soviética”.

Truman estableció un mando único para los servicios de inteligencia, del que dependía el Grupo Central de Inteligencia -el precedente más claro de la CIA-, pero todavía tendrían que pasar unos años antes de que estos servicios norteamericanos estuvieran plenamente centralizados. La Agencia Central de Inteligencia, CIA fue formalmente creada el 18 de septiembre de 1947, en virtud de la Ley de Seguridad Nacional, pero sin embargo, Estados Unidos ya había realizado anteriormente esporádicas operaciones clandestinas próximas a los movimientos comunistas en Alemania Federal, Grecia e Italia.

La CIA, cuyo cuartel general se encuentra en Langley, en el Estado de Virginia, comenzó sus actividades de espionaje en 1950, época considerada por los historiadores de la Agencia “como la de mayor aventurismo y fracasos embarazosos”.

Publicidad



– En primer lugar su objeto de creación fue la de evitar la expansión del enemigo comunista durante la época de la Guerra Fría.

– Después de la caída del muro de Berlín su objeto era la guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado en el exterior.

– Desde el 11 de septiembre de 2001 hasta la actualidad es la guerra contra el terrorismo Al Qaeda (Osama Bin Laden) y la guerra contra Irak para destituir a Saddam Hussein, considerado por Estados Unidos una persona portadora de armamento nuclear.

En febrero de 2009, el Presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, nombró al economista Leon Panetta como nuevo Director en funciones de la Agencia.

Qué es la CIA

Bajo la autoridad del presidente de los Estados Unidos o de su emanación directa, el Consejo Nacional de Seguridad, la CIA es un engranaje del poder ejecutivo, constituído como el órgano supremo del espionaje que tiene como función, además de recopilar las informaciones procedentes de su objetivo principal, asesorar al Gobierno en lo referente a estas actividades y coordinar el funcionamiento de otros órganos de espionaje norteamericanos. De esta forma, cuando el Consejo Nacional de Seguridad estudia una decisión importante en el dominio de la política internacional recurre a la CIA para que ésta la someta a un apreciación de las posibles consecuencias. Así, en caso de urgencia, golpe de estado o crisis internacional, el director de la CIA puede ordenar a su principal organismo de síntesis, la Oficina de Informaciones Nacionales, la elaboración de una “estimación especial de los datos” de los cuales informará directa y personalmente al presidente de los Estados Unidos. El director de la CIA es una de las pocas personas que tienen acceso regularmente al despacho del presidente.

Las competencias de la Agencia, puestas de manifiesto en la carta fundacional, se han ampliado y restringido, en ocasiones, en virtud de la decisión adoptada por el presidente en el poder. Así, en 1976 Gerald Ford firmó la Ley de Asistencia Exterior, aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado, como una enmienda a la Ley de Seguridad Nacional. Esta puso límite a las competencias de la la CIA, que a partir de este momento quedaba desautorizada para utilizar fondos públicos destinados a operaciones de la Agencia en el exterior, a no ser que éstos tuvieran como objetivo “reunir material de inteligencia”. La ley, sin embargo, permitía que el presidente autorizase determinadas operaciones de la CIA en el exterior, si consideraba que éstas pudieran ser importantes para la seguridad nacional. El motivo de esta ley fue, según “Times”, las investigaciones realizadas por el Congreso de los Estados Unidos en las que se detallaba el papel de la CIA en un plan para asesinar al líder cubano, Fidel Castro, y otros mandatarios.

Jimmy Carter limitó nuevamente las actuaciones de la Agencia Central de Inteligencia, mientras que Ronald Reagan amplió en 1981 estos poderes, de tal forma, que la CIA, tenía a partir de este momento competencia para: – LLevar a cabo operaciones encubiertas dentro de Estados Unidos, siempre que su objetivo no fuese influir sobre la política norteamericana o sobre los medios de información. Carter había prohibido cualquier tipo de acción encubierta en el país.

– Tratar de influir en las actividades de organizaciones norteamericanas, sobre todo las integradas por extranjeros que sean sospechosos de actuar en favor de otro país. Jimmy Carter prohibió tales operaciones.

-Potestad para infiltrarse secretamente en una organización norteamericana con fines legítimos y según procedimientos aprobados por el ministro de Justicia.

Los servicios de espionaje tienen la posibilidad de vigilar a los ciudadanos y corporaciones norteamericanas en el extranjero para buscar datos sobre espionaje extranjero que no puedan ser obtenidos por otros medios.

La CIA está facultada para reunir datos “significativos” sobre espionaje extranjero dentro de Estados Unidos, mientras el objetivo de las operaciones no sea enterarse de las actividades de residentes o corporaciones norteamericanas.

En la actualidad, y según “The Washington Post”, el Gobierno estadounidense presidido por George Bush ha alterado la interpretación de las operaciones secretas, reguladas en la ley originaria de la CIA y ha comunicado al Congreso que la Agencia Central de Inteligencia podrá ayudar a golpistas de otros países, siempre que el objetivo de ésta no sea el asesinato del líder político.

El poder de la CIA es grande, y sólo pueden controlarlo, además del presidente, unas pocas comisiones. La más importante de ellas, el Consejo Asesor de Información Exterior, (F.I.A.B.), cuyos miembros son, en principio, anónimos, y se encarga de asesorar al presidente a propósito de su relación con la Agencia. El Consejo Nacional de Seguridad, por su parte, confirma su nivel de credibilidad y procura evitar su politización.

El Congreso intenta, a su vez, controlar la CIA. Lo hace mediante sus cuatro Comisiones de Presupuestos y Servicios Armados (dos del Senado y dos de la Cámara de Representantes), y la Comisión de Vigilancia encargada de supervisar la línea política de los servicios secretos.

Cómo funciona la CIA

Las funciones realizadas por la CIA son de dos órdenes: por una parte se encarga de la la investigación, y por otra, de la centralización de datos procedentes de todo el mundo. Para ello, la Agencia se sirve de cuatro secciones de trabajo: – División de Apoyo, que se ocupa de las tareas administrativas de la Agencia, como son la obtención de equipos, logística, seguridad y comunicaciones. De este trabajo se encargan psicólogos, químicos, biólogos y electroténicos.

División de Investigaciones

Es la encargada de evaluar y mantener al día los adelantos de la ciencia y la tecnología en todo el mundo, en particular en el campo de los armamentos nucleares. Parte de su trabajo consiste en analizar las fotografías tomadas por los aviones y satélites de espionaje. Desde 1961, la CIA utiliza los satélites espías “Samos”, cuyas fotografías pueden dar detalles de objetos de la Tierra con la misma precisión que el ojo humano puede verlos a una altura de 30 o 40 metros. Los laboratorios recurren, para el revelado de las fotografías, a la colaboración exterior de científicos mundialmente conocidos y de institutos científicos como el Tecnológico de Massachusetts, o el Instituto de Análisis de Defensa.

División de Inteligencia

Su función específica es seguir todas las fuentes de información descubiertas en el extranjero (diarios, revistas, publicaciones técnicas, científicas y culturales, emisoras de radio, etc.) y, preparar informes cotidianos y periódicos sobre países, personas y situaciones que interesan, fundamentalmente al presidente y al Consejo Nacional de Seguridad, NSC. Esta sección cuenta además con especialistas en casi todas las profesiones y disciplinas.

División de Planes

Es la responsable de todas las operaciones encubiertas de la CIA, así como de las que le son designadas por el Consejo Nacional de Seguridad. El personal que trabaja en esta división es seleccionado minuciosamente, y su misión consiste en recolectar información a través de espías o informantes distribuídos por los distintos países del globo. En algunas ocasiones, éstos son difícilmente detectables, ya que operan bajo las “coberturas” de hombres de negocios, estudiantes, turistas, misioneros, etc; en otras, en cambio, lo hacen directamente a través de las embajadas norteamericanas y otras organizaciones o programas del Gobierno, tales como la Agencia para el Desarrollo Internacional o la Agencia de Información de Estados Unidos. En todos los casos, su función específica no es otra que la defensa, sin restricciones, de los intereses norteamericanos en el exterior.

Los espías que trabajan para la CIA se clasifican en: “blancos” y “negros”. Los primeros están reconocidos como agentes y desarrollan su trabajo, si es en el extranjero, en compañía de sus familias, dedicados principalmente a la recolección y elaboración de la información, códices o encargados de la electrónica. Los “negros”, favorecidos por un sistema de protección de su personalidad, trabajan infiltrados y sin una cubierta regular.

El principio seguido por la CIA para elaborar las informaciones y transformarlas posteriormente en datos se basa en una técnica aprendida de la red Gehlen más tarde convertida en el Bundesnachrichtendienst (BND), o Servicio Federal de Informaciones de Alemania Occidental. Se trata de la técnica del “mosaico”, creada por el general Reinhard Ghlen, ex jefe del Servicio Militar Secreto del III Reich, y consiste en efectuar el mayor número posible de ensamblajes entre el mayor número posible de informaciones, las cuales se gradúan, según importancia, de uno a seis.

Todas las secciones y actividades que la Agencia Central de Inteligencia realiza se coordinan y centralizan en la figura del director, en la actualidad William Webster, que desempeña este cargo desde el 4 de marzo de 1987. Según las enmiendas realizadas a la ley de 1947 la autoridad del director le permite: inspeccionar la producción de todas las agencias de seguridad norteamericanas, contratar y despedir personal sin tener en cuenta las regulaciones del Servicio Civil, obviar las leyes imperantes en materia de publicación o revelación de la organización, funciones, nombres, títulos, salarios y cantidad de efectivos; y por último, puede transferir fondos para fines de naturaleza confidencial, extraordinaria o de emergencia. Según el informe fundacional, “sea cual sea la persona que ocupa el puesto de director de la CIA deberá consagrar a la organización toda su vida”.

En la actualidad la Agencia Central de Inteligencia centra sus actividades en el diseño de los nuevos satélites-espía para los próximos cinco y diez años, y en la lucha contra el narcotráfico.

Fuente: Gran Enciclopedia Iberoamericana, “Agencia Central de Inteligencia (CIA),” Gran Enciclopedia Iberoamericana, http://oldibero.mienciclo.es/index.php/Agencia_Central_de_Inteligencia_%28CIA%29 (accedido: junio 9, 2018).

Publicidad



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *