Trump como personificación del triunfo final del neoliberalismo

Por Branko Milanović*

Traducción del inglés: Carlos Mendoza**

“Toda la historia del capitalismo puede entenderse fácilmente como la lucha entre esos dos principios: O el principio democrático “exportado” de la política para gobernar también en economía, o el principio jerárquico de la organización de la empresa para invadir la esfera política. La democracia social era esencialmente la primera; el neoliberalismo es lo último.”

Las sociedades del capitalismo moderno se basan en una dicotomía: En el espacio político, las decisiones deben tomarse en pie de igualdad con todos los que tienen la misma opinión y donde se supone que la estructura del poder es horizontal; En el espacio económico, el poder está en manos de los propietarios del capital, las decisiones son dictatoriales y la estructura del poder es jerárquica, o sea vertical. Esa dicotomía siempre fue un acto de equilibrio complejo: a veces, los principios políticos de la igualdad nominal tendían a entrometerse en el espacio económico y limitar el poder de los propietarios del capital: sindicatos, capacidad para demandar a las empresas, regulaciones sobre discriminación, contratación y despido. En otras ocasiones, fue la esfera económica la que invadió lo político: Los ricos podían comprar políticos e imponer las leyes que les gustaran.

Toda la historia del capitalismo puede entenderse fácilmente como la lucha entre esos dos principios: O el principio democrático “exportado” de la política para gobernar también en economía, o el principio jerárquico de la organización de la empresa para invadir la esfera política. La democracia social era esencialmente la primera; el neoliberalismo es lo último.

El neoliberalismo justificó y promovió la introducción de principios puramente económicos y jerárquicos en la vida política. Si bien mantuvo la pretensión de igualdad (una persona, un voto), la erosionó a través de la capacidad de los ricos de seleccionar, financiar y elegir a los políticos amigables con sus intereses. La cantidad de libros y artículos que documentan el creciente poder político de los ricos es enorme: casi no hay duda de que esto sucedió en los Estados Unidos y en muchos otros países del mundo durante los últimos 40 años.

La introducción en la política de las reglas de comportamiento tomadas de las corporaciones empresarias, significa que los políticos ya no ven a las personas a las que gobiernan como ciudadanos sino como empleados. Los empleados pueden ser contratados y despedidos, humillados y degradados, estafados, engañados, o ignorados.

Hasta que Trump llegó al gobierno, la invasión del espacio político por las reglas del comportamiento económico estaba oculta. Se simulaba que los políticos trataban a las personas como ciudadanos. La burbuja fue reventada por Trump, quien, sin formación en las sutilezas de la dialéctica democrática, no podía ver cómo algo podía estar mal con la aplicación de las reglas de los negocios en la política. Procedente del sector privado y de su segmento más orientado a la piratería, que se ocupa de los bienes raíces, los juegos de azar y Miss Universo, pensó con razón, respaldado por la ideología neoliberal, que el espacio político es simplemente una extensión de la economía.

Muchos acusan a Trump de ignorancia. Pero esta es una forma incorrecta de ver las cosas. Puede que no le interese la Constitución estadounidense y las complejas reglas que regulan la política en una sociedad democrática, porque él, consciente o intuitivamente, piensa que no deberían importar o incluso existir. Las reglas con las que está familiarizado son las de las empresas: “¡Estás despedido!”. Una decisión puramente jerárquica, basada en el poder consagrado por la riqueza, y sin ninguna otra consideración.

Al introducir las reglas económicas en la política, los neoliberales han hecho un daño enorme a la “publicidad” en cuanto a la toma de decisiones y la democracia. Han llevado a muchas sociedades a una etapa inferior a la de ser gobernados por déspotas egoístas. Mancur Olson, en su famosa distinción entre gobernantes, que serían bandidos itinerantes o estacionarios, cuenta la anécdota de un granjero siciliano que apoya una regla despótica omniabarcadora al argumentar que el gobernante tiene “un interés general”: Actuando para mantener su dominio y maximizar sus ganancias, actúa en el interés y la prosperidad de sus súbditos. Esto es diferente y muy superior, argumentó Olson, a lo de un bandido itinerante que, como los invasores mongoles, solo tiene interés de corto plazo en el saqueo de sus víctimas.

¿Por qué es peor un gobernante neoliberal que el déspota “omniabarcador””? Precisamente porque carece del interés general en su política, ya que no se ve a sí mismo como parte de ella; más bien es el dueño de una empresa gigante llamada en este caso los Estados Unidos de América, donde decide quién debe hacer qué. La gente se queja de que Trump, en esta crisis, carece de la compasión humana más elemental. Pero si bien tienen razón en el diagnóstico, están equivocados al interpretar el origen de la falta de compasión. Al igual que cualquier propietario rico, no ve que su función sea mostrar compasión por sus empleados, sino decidir qué deben hacer, e incluso si fuera posible, bajarles la remuneración, hacer que trabajen más o despedirlos sin indemnización. Al hacerlo a sus supuestos compatriotas, solo está aplicando a un área llamada “política” los principios que ha aprendido y utilizado durante muchos años en los negocios.

Trump es el mejor alumno del neoliberalismo, porque aplica sus principios sin disimulo.

 

*Branko Milanović,serbo–estadounidense, escritor, economista, especialista en desigualdad económica, economía de la pobreza, economía del desarrollo, economías en transición, economía internacional e instituciones financieras internacionales. ​

**Carlos Mendoza, ingeniero, escritor, especializado en temas políticos y de economía política, miembro del Consejo Editorial de Tesis 11.

Fuente: globalinequality

Fuente: Revista Tesis 11- Edición especial (04/2020)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *