Un adiós a Quino, un emblema de la historieta argentina

Por Mónica López Ocon

Joaquín Salvador Lavado, más conocido como Quino, falleció a los 88 años. Su sobrenombre se debe al hecho de que uno de sus tíos también se llamaba Joaquín y era pintor y diseñador gráfico. En 1964 saltó a la fama con su Mafalda, cuya primera tira apareció el 29 de septiembre de 1964 en Primera Plana. El nunca sospechó la enorme repercusión que su personaje tendría en la Argentina y en el mundo.

Su éxito siempre le resultó inexplicable. Así lo dijo por ejemplo, en una entrevista pública realizada en el Salón del Libro de París en marzo de 2014, cuando se presentó la traducción francesa del libro que reúne las tiras de su gran personaje. Aquella creación, nacida de una fallida campaña de publicidad, quizá dejó en segundo plano el extraordinario dibujante que era. Mafalda no está mal, aseguró, pero me hubiera gustado más ser Picasso-

En una entrevista realizada en 1972 en el Suplemento Culutral de La Opinión fue aún más tajante cuando le preguntaron si Mafalda era su personaje preferido. No, contestó. Me gusta mucho más otro tipo de dibujo, el que hago para Panorama y que va a salir en este libro. Mafalda me echó a perder como dibujante. En Rico Tipo, en 1963 y 1964, dibujaba mucho mejor que ahora. Mafalda me amaneró pero voy a seguir con ella por lo menos hasta se termine la película que está haciendo Catú. Después dependerá de lo que pase con ella. Además, ahora Mafalda aparece en Francia y eso me obliga a seguir haciéndola. Mafalda es el personaje que me hizo famoso. Antes me pasé doce años trabajando en otra cosa, en lo que me más me gusta, sin que pasara nada. (…) Pero, repito, Mafalda me frustró como dibujante. Sin embargo, a veces le tengo cariño, otras veces le tengo rabia.



Miguel Brascó se encontraba demasiado ocupado para cumplir con el encargo que le había hecho la agencia Agnes Publicidad para promocionar un electrodoméstico que se llamaba Mansfield. Por eso, le pasó el trabajo a Quino, quien debía ocuparse de la nacionalización del producto. Así nació, en 1963, el personaje de Mafalda, una chica ciento por ciento argentina, con una argentinísima familia de clase media con Citroen incluido.

La campaña no llegó a concretarse y Mafalda quedó olvidada en un cajón del escritorio de Quino. Pero en 1964, Julián Delgado, director de Primera Plana, le pidió que pensara un personaje de historieta para ese medio. El personaje ya estaba pensado y no era otro que Mafalda, que despertó de su largo sueño para convertirse en un ícono argentino que traspasó generaciones y fronteras y que aún sigue vigente.

Así Mafalda salió al mundo el 29 de septiembre de 1964. Su carrera fue meteórica. Desde entonces, fue traducida a más de 30 idiomas, desde el italiano y el francés hasta el hebreo y el guaraní. En esta última lengua, la comida más odiada por Mafalda, la sopa, se llama jukysy.

Diez años más tarde, Quino dejaría de dibujarla y en la entrevista pública mencionada explicó sus razones: En la Argentina la violencia política era muy fuerte, pasaban demasiadas cosas y yo entendí que si continuaba haciendo Mafalda no podía dejar de hablar de eso. Entonces preferí dejar de dibujarla». Cuando el entrevistador le preguntó de qué hablaría Mafalda a 14 años de comenzar el siglo XXI, Quino respondió: De la inmensidad de la estupidez humana. A siete años de su afirmación, la realidad parece darle la razón.

El padre de Mafalda, como suele llamárselo habitualmente, fue hijo de inmigrantes andaluces y nació en Mendoza un 17 de julio de hace 88 años, aunque en los registros consta que fue en el mes de agosto. A los 13 años decidió ingresar al Bellas Artes, pero argumentando estar cansado de dibujar siempre ánforas y yesos, abandonó la carrera. Su decisión, que seguramente causé algún disgusto familiar, fue acertada porque a lo largo de su vida recibió todo tipo de reconocimientos, desde la Orden de la Legión de Honor hasta el Premio Príncipe de Asturias, que recibió en 2014, año en que también fue invitado estrella en la Feria del libro de Buenos Aires, donde fue entrevistado por los periodistas Cristina Mucci y Carlos Ulanovsky. Tan hondamente caló su personaje en todo el mundo, que en España se acuñó una estampilla con el dibujo de Mafalda.

Figura emblemática del humorismo gráfico argentino, con frecuencia le preguntaban qué era el humor. Quizá un tanto cansado de la pregunta, contestó con elocuencia en una entrevista: Cuando comencé a dibujar– todo el tiempo me preguntaba qué era el humorismo. Leí a Freud y a otros autores en busca de respuesta, hasta que en un momento me dije que si tenía que trabajar todos los días era mejor que lo hiciera y no siguiera formulándome preguntas. Desde entonces no me lo pregunto más. Todo el mundo quiere saber qué es el humorismo y yo me digo por qué es más importante saber qué es el humorismo que saber qué es la angustia, por ejemplo.»

Daniel Divinsky, quien al frente de editorial De la Flor fuera fue el editor de sus tiras, dijo al enterarse de su fallecimiento: Murió Quino. Toda la gente buena en el país y el mundo lo llorará. Su frase es rigurosamente cierta. Pocos son los personajes de historieta son capaces de reflejar la idiosincrasia de un pueblo como Mafalda, a pesar de que Quino la cuestionara.


«Se fue mi segundo papá. Gracias por todo Quino (1932-2020)», escribió en su cuenta de Twitter Miguel Rep.


Por su parte, la Real Academia Española expresó: Nos ha dejado Quino, creador de la inolvidable Mafalda y uno de los dibujantes en español más internacionales. Sus certeras palabras viajaron a ambos lados del Atlántico gracias a sus viñetas y su peculiar sentido del humor.

Amnistía Internacional lo despidió de esta manera: Hoy recibimos la triste noticia de la partida de uno de los más grandes historietistas de la historia argentina. Se fue un gran defensor de los Derechos Humanos que, con pluma y picardía, denunció grandes injusticias. ¡Hasta siempre, Quino!

También lo despidió la vicepresidenta Cristina Fernández y subió a su cuenta de Twitter un video de cuando se inauguró en Mendoza se inauguró el Centro Cultural Julio Le Parc en Mendoza en 12. Quino y la ‘changuita’ de gobernar Argentina. Hasta siempre, maestro


En su provincia natal, el gobernador Rodolfo Suárez, decretó día de duelo provincial por su muerte.

Hoy, hasta los lápices de grafito y la tinta china se vistieron de negro.

Tiempo Argentino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *