Pulcro y anodino debate de los candidatos a jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

En bloques definidos y con intercambios cuidadosamente medidos, Lammens, Rodríguez Larreta, Tombolini y Solano presentaron sus propuestas para la Ciudad de Buenos Aires

Imagen: Tombolini / Lammens / Rodríguez Larreta / Solano

Fue el debate más moderado (y con más moderadores) de la historia política argentina. La Ciudad de Buenos Aires el 27 de octubre además de presidente y legisladores votará jefe de gobierno porteño. Ese día habrá boletas de Horacio Rodríguez Larreta (Juntos por el Cambio), Matías Lammens (Frente de Todos), Matías Tombolini (Consenso Federal) y Gabriel Solano (Frente de Izquierda).

Este jueves los candidatos presentaron propuestas e intercambiaron posiciones durante unos 90 minutos en un debate organizado por la Cámara Electoral porteña y el Canal de la Ciudad.

En ese marco, con nada menos que diez periodistas que oficiaron de moderadores, los postulantes mostraron distintos niveles de plasticidad ante cámara, en una sucesión de ponencias estudiadas de memoria y sin mayor vuelo, en gran parte debido a la estructura rígida sobre la que se montó el especial televisivo.

Fue el debate más moderado (y con más moderadores) de la historia política argentina. La Ciudad de Buenos Aires el 27 de octubre además de presidente y legisladores votará jefe de gobierno porteño. Ese día habrá boletas de Horacio Rodríguez Larreta (Juntos por el Cambio), Matías Lammens (Frente de Todos), Matías Tombolini (Consenso Federal) y Gabriel Solano (Frente de Izquierda).

Este jueves los candidatos presentaron propuestas e intercambiaron posiciones durante unos 90 minutos en un debate organizado por la Cámara Electoral porteña y el Canal de la Ciudad.

En ese marco, con nada menos que diez periodistas que oficiaron de moderadores, los postulantes mostraron distintos niveles de plasticidad ante cámara, en una sucesión de ponencias estudiadas de memoria y sin mayor vuelo, en gran parte debido a la estructura rígida sobre la que se montó el especial televisivo.

Quien disparó datos y cifras sin parar fue el actual alcalde porteño, quien aseguró, entre otros ítems discutibles, que su gestión construyó 54 escuelas, que lograron bajar en un 55% el número de «motochorros» (así los definió), que hay 25 mil policías en los barrios y que invirtieron 90 mil millones de pesos en educación y 80 mil en salud. También, en un momento desopilante de sus intervenciones, Rodríguez Larreta remarcó que la Ciudad gasta «30 veces más» en educación que en publicidad, y lo aseveró de una manera que hizo parecer que eso es un gesto de extraordinaria otredad.

Por su parte, Lammens fue quien menos cómodo se mostró ante el formato. Sin embargo no perdió oportunidad de subrayarle al candidato a la reelección que rechazó en más de una oportunidad los ofrecimientos de candidaturas que el propio jefe de gobierno le hizo.

En tanto, Gabriel Solano hizo uso de sus minutos disponibles para tirotear al macrismo/larretismo pero también al kirchnerismo/PJ, al que relacionó una y otra vez con los «negociados» que se hacen en la Ciudad y con la «complicidad» que acusó respecto de oficialismo y el principal espacio opositor en la Legislatura porteña.

Uno de los momentos más álgidos (dentro de la meseta en la que se mantuvo el debate) fue el bloque dedicado a Seguridad. Allí, Solano fue el que más contrastó el discurso general, oponiéndose a las actuales cámaras de identificación facial que hay por toda la Ciudad, además de hablar en duros términos sobre las pistolas táser. En los dos puntos tanto Rodríguez Larreta como Lammens y Tombolini mostraron acuerdo.

Solo el Frente de Izquierda está en contra de un Estado policial», disparó Solano.

Al respecto, además,el jefe comunal prometió instalar «diez mil cámaras más» en una próxima gestión. «Cada 150 habitantes de la ciudad de Buenos Aires habrá una cám,ara. No queremos un estado totalitario», resumió el dirigente del FIT. Además, pegó fuerte al candidato del PJ, al que acusó de estar «más cerca de Patricia Bullrich» que de los organismos de DDHH.

En tanto, Tombolini puso su energía en pedir que «la Ciudad recupere su autonomía» y remarcó su pertenencia al partido de Roberto Lavagna. De hecho, fue el único de los cuatro candidatos que mencionó a quien encabeza la boleta presidencial de su espacio.

En el balance general se puede decir que a Rodríguez Larreta le contrastaron muy poco las cifras que lanzó al aire en cada intervención, aunque no se dejaron de remarcar las grandes falencias que su gobierno tiene respecto del espectro social, educativo y en lo referido a la salud.

Lammens criticó también el gasto en publicidad oficial y prometió un «sistema para combatir la corrupción».

Solano también apuntó contra la Unicaba, a la que calificó como «nefasta», y apuntó que en materia de Educación, «la Ciudad vive una doble crisis». También fue quien más fuerza puso en defender la existencia de una educación laica. «No queremos curas que reemplacen a docentes», disparó y añadió: «Educación Sexual Integral en todos los colegios».

Lammens remarcó la caída del prespuesto en educación y salud. «Estamos hipotecando el futuro», dijo y añadió: «Ha bajado considerablemente la cantidad de camas» en los hospitales porteños.

En tanto, Rodríguez Larreta se colocó a si mismo una medalla sobre la «mortalidad infantil más baja de la historia de la Ciudad», según afirmó en base a datos reconocidos por Unicef. También prometió «35 jardines maternales», en un contexto en el que los actuales jardines no alcanzan para dar cobjo a las familias porteñas, que ante cada inscripción deben acampar en las puertas de los colegios o jardines para anotar a sus hijos y no quedarse sin vacantes.

En términos de economía, Tombolini ironizó con una vela en la mano sobre que a los únicos que les fue bien en estos últimos ocho años fue a los vendedores de velas, debido a los reiterados cortes de energía en Buenos Aires.

«Con Macri y Larreta se enajenaron más de 400 hectáreas» de territorio de CABA, remarcó el postulante del Frente de Izquierda, quien relacionó esas leyes con «el voto del kirchnerismo», debido a que el PRO no podría haberlo hecho solo porque «no tenía mayoría en la Legislatura».

A su tiempo, el presidente de San Lorenzo calificó al del PRO como «un gobierno quer se preocupó más por romper y arreglar veredas que por lo verdaderamente importante». Y agregó que en un eventual gobierno suyo van «a potenciar a las pymes» y «ayudar a quienes alquilan».

Otro momento sorpresivo fue cuando Matías Lammens comenzó su speech sobre la obra pública: «Lo que hicieron lo hicieron bien», dijo sobre la gestión PRO y reconoció que «hay obras que están bien: el Metrobus, el Paseo del bajo, las obras por inundaciones»:

Sin embargo también pegó a los faltantes: «¿Cómo puede ser que no hayan podido construir un solo hospital?», disparó.

Párrafo aparte para los periodistas/moderadores (Guillermo Andino, Débora Plager, María Areces, Damián Glanz, Marisa Andino, Claudio Rígoli, Erica Fontana, Adrián Puente, María Laura Santillán, Marcelo Bonelli), que presentaron los bloques y se encargaron de remarcar una y mil veces que los candidatos se ajustaron al tiempo que tenían en cada caso, lo que fue ni más ni menos que otro indicio de lo calculado, ensayado y poco fluido que fue el mentado debate porteño.

Infonews

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *