Un debate histórico en un Senado prehistórico

Por Emanuel Rodríguez*

Una marea verde movilizó a millones de personas en todo el país, pero el senado fue como los sojeros desmontadores: se cagaron en todo lo verde.

El debate duró 17 horas pero tuvo una particularidad. Empezó a las 9 de la mañana del 8 de agosto de 2018 y terminó a las 3 am del 9 de agosto de 1921.

En las afueras del Congreso festejaban los pocos “celestes” que quedaban al momento de la votación: hicieron justas, un banquete y una recreación de las batallas de la segunda guerra púnica.

A pesar de que en las calles quedó clarísima la contundente mayoría verde, ganaron los celestes con la fuerza de la Iglesia y la debilidad de un presidente que empezó la jornada diciendo “no importa quién gane”. Es que Macri vio verdes contra celestes y pensó que era un partido entre Ferro y Belgrano de Córdoba.

Durante el debate, la vicepresidenta Gabriela Michetti, llamó “pelotudo” a Luis Naidenoff; interrumpió a una senadora para pedirle que se calme, cortó a casi todos los senadores que votaban a favor, jugó con su celular, intentó varias veces acelerar el debate por “motivos de seguridad” que luego fueron desmentidos, y al final celebró con un “vamos todavía” el resultado. Michetti está en contra del aborto, verla ya es un parto.

Da la impresión de que Cambiemos usa a Michetti para subir la imagen de Macri. Porque por más idiota, cheto, ladrón, saqueador, violento, proxeneta, narco, cínico y sorete que sea el presidente, uno ve a la vice y reza para que a Macri no le pase nada.

Cuando una senadora explicó lo que es un Estado laico, Michetti se dio vuelta y preguntó: “¿En serio, boludo? Yo creía que éramos un Estado laico porque dábamos muchos laics en tuiter y feis…”.

Fue un debate histórico en un Senado prehistórico.

El salteño Rodolfo Urtubey dijo que hay violaciones que no son violentas. Es el problema de los peronistas que no son peronistas y creen que todo es así.

Anabel Fernández Sagasti lo calificó como “una bestialidad de la época de las cavernas”, y Rodolfo Urtubey le respondió con una pintura rupestre sobre las paredes del senado.

El radicalismo fue el bloque que, proporcionalmente, más votos sumó al rechazo: 9 sobre 12: o sea, ya califica como lema de batalla: ¡ABORTO LEGAL POR SI NACE RADICAL!

Esteban Bullrich quiso diferenciarse de los chimpancés pero no lo logró: “A pesar de compartir un 99 por ciento de nuestro ADN con los chimpancés, no resolvemos las disputas como los chimpancés”, dijo, antes de trepar a un árbol y golpearse el pecho.

Afuera, los antiderechos rezaban el rosario y el padrenuestro y le pedían a la Virgen María el rechazo de la ley. Según ellos, María es “madre de Dios, madre de la Argentina y madre de los niños no nacidos”. Ay, si María hubiera tenido educación sexual, anticonceptivos y aborto legal, el quilombo que nos ahorrábamos.

Es que si considerás la cantidad de gente que fue asesinada con la complicidad de la Iglesia Católica, hay que viajar en el tiempo y pedir aborto legal para María con el lema “salvemos las mil millones de vidas”.

La muerte es la esencia de la derecha

Durante el debate hubo sensaciones encontradas.

Por ejemplo. ¿No se sorprendieron ustedes de que con lo hermosa, musical, simpática, dulce que es la tonada santiagueña, venga Montenegro y la transforme en el ruido de un sorete cuando cae, pesado, sobre otro montón de caca?

Después de 17 años, muchos volvimos a decir algo que creíamo que no diríamos nunca más: “¡Bien, Pino Solanas!”

También mascullamos “Maldito y sensual Pichetto bueno”, y nos quedó clarísimo el curioso caso de los Rodríguez Saa: Con Alberto, hay 2019. Pero con Adolfo, hay 1019.

Llamó la atención el chaqueño Rozas, que votó en contra porque la sociedad no está madura para el debate. Rozas espera que madure una sociedad que ya está podrida de él.

La única senadora de Unidad Ciudadana que votó en contra cerró parafraseando al cipayo traidor de Urquiza. Nadie puede negar el guiño irónico del guionista.

Cuando habló Cristina, salió el troskaje a recordarnos que todo lo bueno que pudo haber pasado en el país fue por la lucha en las calles y todo lo malo es porque Cristina no abrió el debate. “Cristina gobernaste 12 años y no cerraste la capa de ozono, no podés hablar”.

Sobre el final, con el resultado puesto, me sobrevino algo muy extraño: soy cordobés, acababa de ocurrir una vergüenza nacional y no fueron cordobeses los protagonistas… ponele música de Stranger Things a esto.

Hubo incidentes tras la votación. Algunes de pañuelos verdes tiraban piedras. Les de pañuelos celestes matan 500 mujeres al año.

Consejo: no hay que pelearse con los provida, tienen experiencia en matar gente.

De todas formas, también fue generalizada la sensación de que si no fue ahora, será pronto. Es cuestión de tiempo. El Senado está habitado por dinosaurios, es cierto. Pero ya se ve venir el meteorito. Y es verde.

***

* Periodista y comediante político. Reconocido por su show de stand up Peroncho, con el que recorre todo el país. Tiene una columna semanal de humor político en este portal. Además, fue redactor de la Revista Ñ y del suplemento cultural de La Voz del Interior. Creó la revista de humor La piedra en el Zapato y fue director de las revistas culturales La Intemperie y Diccionario. Revista de letras.

Peroncho se presenta en vivo todas las semanas. Para ver la agenda completa de agosto ingresá aquí.

Nuestras Voces



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *