Una multitud contra el ajuste y el FMI

Miles de personas se manifestaron en 9 de Julio y Belgrano

La concentración convocada en el Día de la Independencia fue masiva. Reunió a integrantes de las organizaciones sindicales, sociales y políticas que llamaron a la manifestación y a personas autoconvocadas que reclaman el cambio del rumbo económico del Gobierno. Testimonios de quienes concurrieron bajo el lema “La Patria no se rinde”.

Por Ailín Bullentini

Militantes y autoconvocados vencieron al frío y coparon la 9 de Julio desde el mediodía para expresarse en contra del acuerdo que el Gobierno firmó con el Fondo Monetario Internacional, pero también en repudio de las “políticas de ajuste” implementadas por el Ejecutivo desde que asumió la presidencia Mauricio Macri. Con y sin carteles; con y sin banderas, hombres y mujeres celebraron el Día de la Independencia en la calle.

“Hoy tendría que ser un día de alegría, no de protesta”, apunta Rita, que camina desde el Obelisco hacia Belgrano y 9 de Julio, donde va a leerse el documento de cierre de la movilización en contra del acuerdo con el fondo con su hija mayor, Oriana, prendida del brazo. Ludmila, la menor, caminaba pasos adelante con el padre, pero la oyó a su mamá dar su opinión y quiere escucharla. Rita opina que “es triste que el día de nuestra independencia tengamos que estar exigiendo no perderla, porque el regreso al fondo significa ni más ni menos que eso: perder nuestra independencia, es una represión y una censura a nuestra democracia”. Rita reconoce el peso que el organismo de crédito internacional tiene en la memoria colectiva y recurre a ese recurso para resignificar el regreso hoy: “El FMI es la clausura total a las decisiones que podemos llegar a tomar como pueblo. El pueblo eligió un gobierno para que los represente. No eligió al FMI para tomar las decisiones”.

Además del repudio a la vuelta del FMI, la familia decidió participar de la manifestación porque está “completamente en desacuerdo con las medidas de ajuste implementadas por este Gobierno”. La madre aclara que no están “sufriendo necesidades” porque tienen trabajo, “pero hay mucha gente que está padeciendo y eso no nos gusta, no es justo, no lo merece nadie el sufrimiento de no tener trabajo, no tener qué comer, no tener como sostener una familia”.

Guillermo Pastor es jubilado, tiene 75 años y llegó, desde Ituzaingó, en el oeste del Conurbano Bonaerense, hasta la 9 de Julio porque siente “que la patria está verdaderamente en peligro”, que “hay una entrega de la soberanía” argentina y que “vuelve a repetirse la historia”. En la calle, abrigado con una bufanda con los colores de la bandera y con un cartel que cuelga de su cuello en el que, de puño y letra, escribió que “la plata de los jubilados no se toca”, recordó que José de San Martín “tuvo que morir en el exilio” y que Manuel Belgrano “tuvo que vender hasta su reloj, tirado en la miseria como terminó”. “Nadie los reconoció”, aseguró. “Después de ellos vinieron los gobiernos entreguistas y ahora estamos de nuevo en la misma. Nosotros no tenemos que confundirnos. Este tipo que está en el gobierno nos entrega de pies y manos al imperio angloyanqui”, vociferó con el dedo índice revoleado al cielo.

María del Carmen también llegó sola a Belgrano y 9 de Julio. Como lo hizo con otras convocatorias de las que participó, como la concentración que se realizó el pasado 25 de mayo, también en contra del acuerdo del FMI, este mediodía salió a la calle para “protestar contra la injusticia”: “Es una injusticia que haya chicos y abuelas por las calles, que no tienen dónde cubrirse del frío, que pasan hambre”. Hoy, el festejo por la independencia del país, la mujer –que tiene hijos “que piensan lo mismo” que ella, pero no asistieron porque “tienen sus hijos con catarro y se quedaron en sus casas”– considera que “la independencia no existe, no hay nada que celebrar. Nos ataron de pies y manos, nada bueno puede salir de un pueblo amarrado”.

Además de original, Jorge Kiernan estuvo astuto: el disfraz de gorila le protegió todo el cuerpo, incluso la cara, del frío. Completó el personaje con una sombrilla azul y amarilla de la que colgó réplicas de billetes de dólares para representar “la lluvia de inversiones que no paran de llegar”. Para los distraídos de esos que les cuesta entender los chistes, Jorge se colgó de su cuello un cartel amarillo en el que explicó el sentido de su intervención: “Gracias Miauricio (sic) por la lluvia de inversiones”. “Le quise buscar una vuelta humorística a la situación porque si no exploto”, contó, “una forma de combatir todo esto”.

Llegó por las suyas, se autodefinió como un “artista inorgánico total” y definió a la independencia como “una utopía que se nos aleja”. “Al contrario, vamos hacia la dependencia. El acuerdo con el FMI está hecho para atarnos con cadenas más soldadas que aquellas españolas que rompieron los próceres”. Se fue muy atrás en el tiempo Jorge, pero volvió rápido al “acuerdo que saldó Kirchner con el FMI. Creíamos que era impagable ese acuerdo y nos lo sacamos de encima. Este va a ser más complicado de saldar. Hoy, los que resistimos, tenemos una nueva batalla: la de convencer a ese tercio del país que votó engañado, que votó en contra suya, que votó suicidando el futuro. Loco, pensá un poco. Macri no nos puede volver a pasar”.

 

El texto completo de la proclama leída en el cierre de la manifestación

La manifestación de hoy que en el centro porteño tiene como antecedente una convocatoria similar que se realizó también en una fecha patria, el 25 de mayo. Como aquel día, hoy también se leyó un documento en el cierre de la manifestación. La proclama condenó las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Este es el texto completo que los actores Carolina Papaleo y Gerardo Romano leyeron en el cierre de la masiva manifestación en la 9 de Julio y Belgrano:

PROCLAMA POPULAR DEL 9 DE JULIO DE 2018

LA PATRIA NO SE RINDE. FUERA EL FMI

“Oíd el ruido de rotas cadenas”, proclamaba aquella marcha patriótica nacida al calor de las batallas libradas por una generación de hombres y mujeres que regaron con su sangre el suelo de nuestra Patria Grande para alcanzar su definitiva independencia.

No hubo angustia en aquel Congreso de Tucumán. Hubo conciencia política y sentido de responsabilidad histórica. Hubo decisión, de los congresales llegados desde los confines de la Patria, de proclamar la independencia de las “Provincias Unidas en Sud América”. El 9 de Julio de 1816 se alimentaba el sueño de una Patria Grande y libre de toda dominación extranjera.

202 años después, nosotras y nosotros, hombres y mujeres de la Patria, nos movilizamos con un sueño inalterable, el mismo que empujara a San Martín a lanzar aquella proclama que hoy, cuando la Patria está en peligro, sigue constituyendo una agenda cargada de futuro: “Seamos Libres, que lo demás no importa nada”. Por eso es que no titubeamos al gritar a los cuatro vientos que LA PATRIA NO SE RINDE.

Rompamos las cadenas que nos impone el acuerdo alcanzado por el gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional, que sólo le ofrecen a nuestro pueblo, un destino de miseria planificada.

Rompamos las cadenas de un ciclo veloz y brutal de endeudamiento externo, que pretende condenar a generaciones de argentinas y argentinos a seguir pagando los negocios que están haciendo unos pocos. La deuda externa contraída por el gobierno de Mauricio Macri es ilegal e ilegítima, ha tenido como destino exclusivo engrosar los balances de un puñado de grandes corporaciones. Que la paguen ellos, y no vengan nunca más a recurrir al sacrificio de los humildes y explotados.

Hoy gobiernan los agentes financieros de las corporaciones extranjeras, gobiernan los especuladores que hacen de la riqueza generada por las trabajadoras y los trabajadores un botín para alimentar la evasión, la fuga de capitales y la timba financiera. Poner fin a la especulación, nos demanda avanzar hacia la nacionalización de nuestra banca, perseguir a los evasores que multiplican sus ingresos en cuentas radicadas en guaridas fiscales extranjeras, controlar el cambio y recuperar por parte del Estado la dirección del crédito hacia el desarrollo de la industria, la producción y las economías populares.

Rompamos las cadenas de la dependencia económica que nos pretenden imponer con el desmantelamiento de nuestra industria y la destrucción del aparato productivo y solidario de nuestras economías regionales. Hay que frenar la libre importación, hay que detener los acuerdos de libre comercio que mendiga Mauricio Macri y los gerentes que gobiernan por Estados Unidos y Europa, hay que defender nuestras pequeñas y medianas empresas de la ofensiva de las grandes corporaciones.

Debemos avanzar hacia la nacionalización del comercio exterior, para que un puñado de multinacionales no transforme nuestra riqueza en un asiento contable en las ganancias que registran sus balances.

Rompamos las cadenas de la colonización británica sobre nuestro territorio en las Islas Malvinas, porque soberanía es recuperar lo nuestro. Denunciemos hasta romper el pacto Foradori Duncan, los acuerdos de Madrid, que significan un retroceso en nuestro siempre vigente reclamo sobre la tierra en la que se derramó la sangre heroica de nuestros combatientes. Nuestro territorio no puede ser prenda de negociación con los piratas que lo usurparon.

Exijamos mantener viva la búsqueda de los 44 tripulantes del ARA San Juan, sus familias y el pueblo en su conjunto merecemos conocer la verdad. Las Fuerzas Armadas tienen la responsabilidad institucional de defender nuestra Soberanía, rechazamos enérgicamente la voluntad del Gobierno de utilizarlas para la seguridad interior.-

Rompamos las cadenas de la apropiación sistemática de nuestros recursos estratégicos en manos de empresas multinacionales, frenemos la extranjerización de nuestra tierra y su concentración para beneficio exclusivo del poder económico. Los recursos de nuestro suelo, subsuelo y espacio aéreo son propiedad de la Nación. Nuestros pueblos originarios han sufrido la apropiación de sus tierras ancestrales, nuestros campesinos padecen el desplazamientos sistemáticos al ritmo en que la economía se concentra en pocas manos.

Rompamos las cadenas que nos pretenden imponer los patrones, que alientan desde el gobierno una reforma laboral que intenta retroceder cien años en los derechos conquistados por la lucha de las trabajadoras y los trabajadores del país. Debemos conquistar en paritarias libres una victoria sobre la devaluación generada por los especuladores que gobiernan, que ha disparado una inflación que está licuando nuestro salario.

Debemos sepultar la infame reforma previsional que destrozó la movilidad ascendente de nuestras jubiladas y nuestros jubilados; es necesario actualizar el ingreso popular y recuperar los programas de empleo que este gobierno terminó transformando en planes sociales.

Rompamos las cadenas del ajuste miserable sobre las tarifas de los servicios públicos. El gobierno pretende que financiemos las ganancias exorbitantes de las empresas cuyos gerentes asaltaron el Ministerio de Energía; hay que frenar el tarifazo para poder recuperar en manos del Estado los servicios públicos esenciales que constituyen un derecho humano para todo aquel o aquella que habite nuestro suelo.

Rompamos las cadenas del olvido porque un pueblo sin memoria no puede conquistar su futuro. 30.000 compañeras y compañeros fueron desaparecidos por resistir a la dictadura cívico militar y a un programa económico idéntico al que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri; nuestra historia está forjada sobre la memoria de fusilados, torturados y asesinados en la larga conquista de nuestra independencia. Nuestro presente está marcado por más de quinientos bebes apropiados en la dictadura y más de 300 que seguimos buscando para que recuperen su identidad. Debemos luchar para que haya más abrazos de abuelas y nietos. Alcanzar la justicia, para que el único destino de los genocidas sea la cárcel común, perpetua y efectiva, para que no permanezcan impunes los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, para que de forma inmediata recuperen la libertad todas y todos los presos políticos de la Argentina. Desmantelar la corporación judicial, para alcanzar la Justicia, nos acerca a nuestro sueño de libertad.

Rompamos las cadenas del patriarcado para que nunca más nadie se atreva a decidir sobre el destino individual y colectivo de las mujeres, para que nunca más el derecho a la paridad de género en términos culturales, económicos, políticos y sociales, sea una agenda secundaria de nuestro proyecto colectivo hacia la construcción de una Patria más justa libre e igualitaria.

Rompamos las cadenas de la barbarie que pretende embrutecer a las mayorías populares destruyendo la educación pública y gratuita. Defendamos a nuestras docentes, a sus organizaciones gremiales. Forjemos una universidad al servicio del pueblo, en éste, el centenario de la Reforma.

Rompamos las cadenas del pensamiento único impuesto por las grandes corporaciones que hacen negocios con la comunicación. Democratizar la palabra para levantar la voz y gritar bien fuerte que la mentira y la desinformación son una soga en el cuello de la democracia.

Rompamos las cadenas del cinismo y la hipocresía. Mauricio Macri ha llegado al gobierno mintiendo escandalosamente, traicionando la voluntad de sus votantes, transformando la democracia en un fraudulento oportunismo electoralista. Defendamos la política como herramienta transformadora, defendamos la organización popular como el camino para alcanzar nuestros sueños.

Lo hemos dicho el 25 de Mayo, y lo reafirmamos hoy: somos un pueblo digno y con mucha memoria. Asumimos con profunda responsabilidad histórica seguir luchando hasta alcanzar nuestra definitiva independencia.

Nos hemos movilizado una vez más, porque el pueblo en la calle decide, y decidimos hoy, reafirmar nuestro compromiso de construir entre todas y todos la Patria que soñamos.

Por eso, una vez más gritamos: ¡LA PATRIA NO SE RINDE!

09/07/18 P/12



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *