Una nueva oportunidad histórica

Por Javier Parbst.*

«Eramos un país sin espíritu. El espíritu de los argentinos estaba aplastado por el peso de los hombres sin conciencia, capaces de venderlo todo para salvarse ellos y vivir con el estómago lleno. Para ellos, los altos valores del espíritu eran palabras elegantes para usar los días de fiesta, como el frac y la galera. Así se explica que jurasen por Dios y por la Patria fidelidad a una Constitución que nunca respetaron, y jurasen trabajar lealmente por la Patria, sin haber hecho nunca nada por su grandeza. Así se explica que jurasen ser leales al Pueblo y lo engañaran fraudulentamente después».
J. D. Perón, 17 de Octubre de 1950.

Como no pensar en el macrismo con esta frase. Como no pensar en el gobierno de derecha saliente. La oligarquía gobernando, los dueños de todo desde siempre. Gobernaron los ricos y nos estrellaron deliberadamente. Vinieron a robarle a la gente, a exprimir los salarios y paralizar la industria. Lo hicieron. Y paralizan la industria y arruinan a las pymes porque sirven intereses extraños al país como nos enseño el Gral. Perón. Pero el pueblo argentino, en solo cuatro años, comprendió la traición y los echó de forma abrumadora en las urnas. ¡Lo demás es cotillón!

Lo que viene es reconstrucción, una nueva oportunidad histórica como pueblo y vamos a aprovecharla en beneficio de las mayorías. Decíamos hace unos días: «El gobierno de Alberto Fernández nos va a encontrar a las organizaciones políticas en la calle defendiendo cada conquista del gobierno popular, porque lo que comenzó a partir del 10 de diciembre son conquistas, no retrocesos». Vamos a trabajar para eso y necesitamos una oposición con responsabilidad histórica, no una «oposición rabiosa» como bien dijo el gobernador Axel Kicillof, quien ganó por 15 puntos, 15 puntos, no 1,5%, y no le dieron quórum para la primer ley que envía al congreso provincial. Vamos a ver si priorizan a la gente o mezquinos intereses personales, ojala tengan un poco de autocrítica y nos dejen actuar para luego criticar.

Reiteradas veces el Gral. Perón le hablaba a la derecha diciéndoles que si la economía solo beneficiaba a unos pocos, si la economía no incluía a las mayorías, los estallidos sociales serían cíclicos como cíclicas son las crisis del mercado capitalista. «Por querer conservarlo todo lo perderán todo», les decía en sus discursos ante la Asamblea Legislativa. Lógicamente, como lo demuestra la historia reciente, la derecha no entendió nada. Prefirió matarnos, encarcelarnos, cooptarnos, y en su último experimento, la derecha logró un partido y nos ganó por los votos. Realmente lo celebramos como hemos dicho alguna vez: «Por lo menos esta vez no llegaron con las manos manchadas de sangre», aunque siguen con el mismo sistema acaparador para las élites que si no mata con las bombas y las balas (al menos abiertamente), mata con el hambre, la desocupación, la indiferencia y el individualismo.

El peronismo gobernando va a volver a hacer peronismo, vamos a volver a poner al Estado en beneficio del pueblo y la grandeza del país. Y en lo que no vamos a cejar es en que los argentinos y argentinas a los que llenaron de odio y engaño nos comprendan; que crean en lo colectivo, queremos que vuelvan a creer en un país grande, que venzan el miedo a creer. Necesitamos que los, las, les argentinos, comprendan que la meritocracia es falaz, rapaz y traicionera contra un proyecto de nación si la igualdad de oportunidades no existe.

Hoy, ya casi 2020, nuevamente le pedimos a los privilegiados: ganen un poco menos, el sacrificio lo tenemos que hacer los que vivimos mejor. No pude haber argentinos que pasen hambre en un país rico en alimentos. De esto hablamos los primeros días de gobierno y los hipócritas que nos ajustaron y endeudaron nos acusan de ajustadores. Siguen subestimando al pueblo. Si nos organizamos, si participamos, a eso le temen los ricos, los poderosos. Y si somos más los que participamos son más difíciles las políticas oscuras, de círculos, de espaldas a las mayorías. Tenemos que participar. Con lo único que no pueden es con el pueblo en la calle. Este 2019 con los pueblos en la calle en la Argentina y en Latinoamérica toda volvimos para demostrar que ¡los pueblos siempre vuelven! Y vuelven en Latinoamérica, explotan las movilización en los países que nos vendían como «ejemplos de crecimiento» y emociona la organización, la solidaridad en las luchas callejeras. «Insurgen los Pueblos» decía Chávez en la ONU, nunca lo olvidaremos. Y el imperio tampoco, y no afloja hace 20 años de fracasar en su intento de derrocar al proyecto nacionalista de Venezuela; solo les molesta eso, no Maduro o la Libertad, lo que le molesta a EE.UU. es el nacionalismo, la soberanía. Lo mejor que deja el 2019 es la mayor comprensión como pueblo de quién es el enemigo: La oligarquía privilegiada a la que no le importa la gente y los yanquis que en todo se meten para destruir.

Nuestra memoria reciente como pueblo es riquísima, salimos de una crisis enorme hace 18 años gritando ¡Basta de neoliberalismo!, nos levantamos, nos recuperamos, crecimos a tasas chinas y la derecha volvió a gobernar y aplicar recetas económicas neoliberales dictadas desde Washington. El resultado está a la vista: volvieron a destruir el aparato productivo otra vez en nuestra Patria. Es nuestra responsabilidad histórica encarar con políticas de Estado estos desafíos históricos impostergables. Tenemos un territorio inmenso con todo lo que necesitamos para engrandecernos como pueblo y como país. «Creer, he ahí la magia de la vida» diría Scalabrini Ortiz. Vamos Todos, Unidos, Organizados y sobre todo Soberanos en nuestras decisiones por una Patria nueva.

¡Vayamos por el 2020 y logremos entre Todos poner de pie dignamente a la Argentina!

*PERONISMO 26 DE JULIO TIGRE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *