Viejo racismo brasileño

Por Míriam Leitão*

Brasil es racista. Siempre lo fue. El racismo es complejo, duradero, produce violencia y exclusión. Para permanecer niega su propia existencia y dice que la sociedad aquí siempre ha sido diferente de la de Estados Unidos. Escribí esto muchas veces en este espacio en el acalorado debate sobre las cuotas. En los últimos años, una generación de intelectuales negros ha ayudado a ilustrar este debate en Brasil con tesis, artículos y libros. El sentimiento de indignación de los negros y mulatos en Brasil, con la estructura que los excluye, no es una copia de lo que sucede en los Estados Unidos. Es original, tiene razones locales profundas y cifras aterradoras.

Paulo César Ramos tenía dudas en la escuela secundaria entre ser soldador y estudiar ciencias sociales. Optó por lo que parecía más difícil. Hoy es sociólogo y miembro del Centro de Investigación y Capacitación sobre Raza, Género y Justicia Racial en Cebrap. Estudia la violencia policial y el movimiento negro.

Buscando las raíces del movimiento negro, su estudio lo llevó a 1978. Un comerciante de las afueras de São Paulo, Robson Silveira da Luz, fue torturado y asesinado en una estación de policía en el distrito de Guaianases en el estado. El caso tuvo muchas repercusiones y hubo actos en São Paulo y Río que denunciaron lo que siempre sucedió en Brasil.

– «Hubo un acto en los escalones del Teatro Municipal el 7 de julio de 1978, que es la base del Movimiento Negro Unificado, la organización más capilarizada. Este fue uno de los casos que quería reconstruir en el proyecto de doctorado, pero descubrí que había varios casos emblemáticos. Tuve que redirigir la estrategia de investigación, reconstituir 10 casos y decidí reconstruir la protesta negra contra la violencia policial», dice. Estos actos fueron parte de la lucha por la democracia.

El sociólogo Mário Medeiros da Silva, profesor del Departamento de Sociología de la Unicamp, advierte de inmediato que se comete el error muy común en las comparaciones entre Estados Unidos y Brasil.

– Lo primero que debemos observar, y no cometer es el error de caer en el argumento de que existe una gran diferencia entre Brasil y Estados Unidos, es la idea de que los negros allí se rebelan y aquí son más pacíficos. El Movimiento Negro se organizó hace 42 años. Las mujeres negras se unieron, como las Madres de Acari, que tenían niños asesinados por la violencia policial. Hay una serie de movilizaciones, acciones, colectivos que han tenido expresiones políticas, ahora bajo ataque, como la creación de la Fundación Palmares. Las acciones afirmativas son logros del Movimiento Negro.

Medeiros explica las similitudes: Brasil y Estados Unidos son sociedades surgidas en la violencia de la esclavitud, cuyas marcas no se han desvanecido:

– Son dos sociedades muy violentas. Hay un problema que debemos enfrentar aquí: la aparente indiferencia y falta de empatía con la muerte de las familias negras. Una familia recibió 80 disparos y esto no se convirtió en una gran conmoción pública. Hemos tenido casos de niños negros que mueren violentamente, incluso en sus hogares. El niño que cayó en Pernambuco. Falta empatía.

En Río, la muerte del niño João Pedro, de 14 años, fue seguida por otros asesinatos de niños de la misma manera. El niño Miguel, de 5 años, en Recife, que murió cuando su patrona, Sarí Corte Real, lo dejó en el ascensor y presionó el noveno piso:

– La vida negra en Brasil vale muy poco. Y los negros mueren dos veces, dice Medeiros, recordando el caso de la concejala Marielle, difamada después de ser asesinada.

Paulo Ramos piensa que este patrón siempre se repite. La policía mata a una persona negra y luego sus amigos y familiares necesitan demostrar que era inocente. Si la persona ha pasado por la policía, existe, como explica, un tipo de autorización.

En Brasil, las estadísticas muestran quién es el objetivo principal de la violencia policial: los jóvenes varones negros. Según el último Atlas de la violencia, el 75% de los asesinatos son de personas negras. Mientras que la tasa de homicidios blancos cayó de 37.5 por cada 100 mil habitantes a 30, entre 2000 y 2017. La tasa de negros aumentó de 57.7 a 82.

– No podemos pensar en un proyecto democrático de policía, seguridad y poder. Todas las instituciones de represión fueron forjadas durante la dictadura – dice Paulo Ramos.

La cantidad de educación y trabajo trae las cicatrices de las innumerables formas de exclusión de las personas negras y mulatas en Brasil. No ver lo que destaca es una de las tácticas del racismo brasileño.

Con Alvaro Gribel (de São Paulo)

* Míriam Leitão, periodista durante más de 40 años, ha sido columnista del periódico desde 1991. Es autora, entre otros, del libro Saga Brasileira, ganadora del Jabuti de Livro do Ano (2012). Entre sus premios, recibió a Maria Moors Cabot de la Universidad de Columbia (NY).

O Globo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *