50 años

«Cuando culmine el proceso revolucionario argentino, se iluminará el aporte que cada episodio ha hecho, y ningún esfuerzo será en vano, ningún sacrificio será estéril, y el éxito final redimirá todas las frustraciones».
J. W. Cooke.

Por Javier Parbst

50 años del regreso del general Perón a la argentina tras 17 años en el exilio. 17 años de proscripción, persecución, fusilamientos, y sin embargo el Pueblo, «les jóvenes» que no conocían del Gral. más que sus escritos o algún mensaje grabado, luchaban y daban la vida por el regreso del líder a su patria. «muchos jóvenes de mi época decidimos (…) que había que levantar las banderas de nuestros ideales, que no podíamos admitir que hubiera ciudadanos de primera que eran los «democráticos», y ciudadanos de segunda que éramos los peronistas. Y ahí fue cuando nos organizamos ya por los años 57, 58 en los primeros comandos de la Juventud Peronista» cuenta Cacho el Kadri, uno de los cientos de jovenes que hoy ya son símbolos y ejemplo de esa militancia.

El Luche y Vuelve de esos años fue la coronación a muchos años de resistencia y organización. El regreso de Perón era que volvía la Patria, volvía un gobierno nacional sin condicionamientos externos. Era la posibilidad de una argentina justa, libre y soberana de la que sí, nos hablaban los grandes que la habían vivido. Pero sobre todo significaba justicia histórica para tantos mártires que quedaron en el camino de la represión gorila.

Por eso el día de la militancia Peronista un 17 de noviembre, porque el regreso de Perón fue el triunfo ante muchos años de injusticia y odio hacía las mayorías.

Claro que la militancia viene desde siempre, desde la revolución de mayo, desde los comités radicales cuestionando «al régimen». Ahora, también se milita un Club y también se milita una religión, nosotros, los y las Peronistas, celebramos cualquier tipo de participación colectiva, desde que cuando nos unimos con un objetivo común y nos organizamos no es tan fácil que el individualismo y el egoísmo que pregonan las elites dominantes triunfe. Amamos la militancia desde que amamos la acción y la realización. «Mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar» diría el General y eso es militancia explicita.

Menos rosca, menos apellidos, menos billetera decíamos a veces por ahí. Militancia es «el primero en llegar y el ultimo en irse», es formarse, charlar, discutir, escuchar y todo con paciencia y perseverancia, sabiendo que cuando se está convencido de la causa del Pueblo lo imposible solo tarda un poco más.

Lo maravilloso del primer Peronismo, Genesis de la militancia revolucionaria, es que la militancia se fundió con la lealtad. La lealtad a un líder que cumplió, pero sobre todo lealtad a una idea, a una doctrina que generó la mística necesaria para la transformación nacional.

Por eso después del golpe oligárquico de septiembre del 55 la militancia fue más heroica y sacrificada que nunca. Una militancia de resistencia que arranca ni bien el golpe del 55, con caños caseros que fallaban las más de las veces, con pintadas y panfletos esquivando la represión, todo espontaneo de grupos minúsculos, era «la resistencia peronista» que a través de más de una década se formará, se organizará, hasta llegar a la construcción de ese «Luche y Vuelve» que culmino en el regreso del general.

¡Celebramos este día y su épica! Muchos años después, acá estamos militando sol a sol por la Patria de Perón. Hoy, 17 noviembre habla Cristina, hablando de épica y mística, ahí va Cristina una vez mas a ponerse la Patria y el Movimiento al hombro. Ojalá todos y todas estemos a la altura de su voluntad y su desprendimiento. Deseo Militante.

VIVA PERON!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *