8M: Un abrazo en unidad contra las políticas regresivas del gobierno de Milei

En la Ciudad de Buenos Aires y en diversos puntos del país una multitud de mujeres y diversidades se manifestaron este 8M contra las políticas de ajuste y los retrocesos en derechos del gobierno ultraderechista de Javier Milei.

Por: Maby Sosa
@Mabicita

Foto: Lucía Hernández / Ni Una Menos

Cobertura colaborativa Agencia Presentes y Tiempo Argentino

Una marea diversa y antipatriarcal se reunió frente a las puertas del Congreso de la Nación este 8M para conmemorar y reclamar derechos en el Día Internacional de las Mujeres y Diversidades. Fue una jornada de reencuentro con la masividad y la organización colectiva que caracterizó a lo largo de estos años a los movimientos feministas de la Argentina.

El ajuste económico del gobierno de Javier Milei, el ataque a los feminismos y a la agenda de género, junto con el avance de una política basada en la vulneración de derechos, fueron las claves para reunir nuevamente y de manera masiva a todos los sectores de los feminismos, en las calles y en el documento que se leyó durante la tarde al cierre de la jornada en la Ciudad de Buenos Aires. 

Fue una jornada de abrazo colectivo, de reencuentros y de sonrisas. Recuperar la alegría y la potencia de estar en las calles y juntas fue el espíritu de este encuentro. De acuerdo a lo informado por Ni Una Menos, hubo alrededor de 400 mil personas en la marcha. 

Foto: Edgardo Gómez

Un punto de encuentro crucial

“Estamos frente al Congreso para repudiar a todos aquellos que quieren borrar por decreto todo lo que hemos logrado”, dijo Taty Almeida, referenta de Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora, para inaugurar el escenario donde se leyó el extenso documento acordado por decenas de organizaciones.

“Es muy importante que estemos frente al Congreso. Ahí están los diputados elegidos por el pueblo y como tal tienen que responderle. No se puede gobernar sin Congreso, es donde se debate si se aprueba o no se aprueban los proyectos de ley. Sin Congreso no hay democracia. Se gobierna con el Congreso, no sentado con Twitter y con DNU”, dijo Almeida.

Foto: Edgardo Gómez

El documento, cuya lectura estuvo a cargo de la periodista Liliana Daunes, destacó la gran unidad del movimiento feminista para esta manifestación, y tuvo como eje principal el hambre y el ajuste.

Al final de la lectura se realizó un gran pañuelazo encabezado por las militantes históricas de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Contra el ajuste

El impacto de las políticas de Javier Milei en la población LGBT, en particular a travestis y trans, es grande. En febrero, desde algunas organizaciones trans denunciaron la interrupción del Plan Nacional de Protección Social y las bajas en el programa Potenciar trabajo. 

Manu Mirelles, secretaria académica del Bachillerato Popular Mocha Celis, expresó: “Estamos acá porque decimos no al ajuste, el día Internacional de la Mujer Trabajadora es un día en el que reivindicamos los derechos de las mujeres travestis, trans no binarias y de todas las mujeres y femineidades para lograr que tengamos una Patria más justa y una democracia plena para todas las personas”.

Lara Bertolini, trabajadora judicial y activista travesti, destacó. “Estamos en este 8M para reivindicar y recordar que el machismo sigue presente en el Estado argentino y en la Casa de Gobierno presidencial. Hoy más que nunca debemos defender los derechos adquiridos y no dejar que ningún decreto saque lo que hemos ganado. Furia Travesti, siempre”. 

“Comer no es un privilegio”

Las trabajadoras, en particular las trabajadoras comunitarias, tuvieron un lugar fundamental durante esta jornada que comenzó con un “verdurazo” frente al Congreso de la Nación.

Con ollas y cucharones, las cocineras de La Poderosa reclamaron por la falta de alimentos en los comedores populares.

Alicia Mendoza trabaja en el merendero de La Poderosa del barrio Fátima. Cuenta que hay niños y adultos que se acercan a la olla, pero no tienen nada que darle. “Necesitamos comida. Si no tenemos comida cómo ayudamos a la gente, por eso estamos acá, reclamando una vida digna y para los niños”.

Foto: Pedro Pérez

Foto: Pedro Pérez

Marisel Escalante, también de La Poderosa, agregó. “Estamos acá para que el gobierno se haga cargo de la emergencia alimentaria que es prioridad. Hace un año estábamos presentando nuestro proyecto donde exigimos que el gobierno reconozca el trabajo comunitario en nuestros comedores. Hoy estamos exigiendo que por lo menos reconozca la emergencia alimentaria que hay en el país. La gente se está muriendo de hambre».

“Marchamos por la falta de todo. Somos cada día más visitadas por más cantidad de gente, con fuerte presencia de los jubilados”, dice Daniela Cortez del merendero Rafael Castillo de La Matanza. “Están sacando lo básico en cada barrio popular. Somos nosotras las que cocinamos, las que revolvemos la olla, las que tratamos de sacar una vianda mínima para las familias”, agregó.

Foto: Pedro Pérez

Dónde está Tehuel 

La justicia patriarcal y la violencia de género extrema tuvo su lugar en el documento del 8M y también en la manifestación. De acuerdo a los datos aportados por el Observatorio Adriana Zambrano, desde el 1 de enero al 29 de febrero en Argentina se produjeron 58 femicidios y 3 femicidios vinculados de varones adultos y niños.

Esto ocurre en un contexto de demonización de los feminismos y de crecimiento de los discursos de odio desde que asumió este gobierno. Entre los pedidos de justicia, nuevamente se escuchó el reclamo de “Dónde está Tehuel”.

El lunes 11 de marzo se cumplen tres años de la desaparición del joven de 21 años. El juicio tiene fecha para agosto. 

Norma, su mamá participó de la marcha. “Se van a cumplir tres años desde que ha desaparecido Tehuel y todavía no sabemos nada. Sé que hay dos detenidos y estamos esperando también el juicio. Quisiera decirles a los jueces que por lo menos se pongan la mano en el corazón y traten que este año sea el juicio. Queremos saber dónde está Tehuel y qué es lo que pasó con él”.

No al cierre de Télam

En apoyo a las trabajadoras de la agencia de noticias Télam, periodistas y trabajadoras de prensa se convocaron a través del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) para movilizar desde la puerta de la agencia.

“Estamos movilizando todas juntas, no solamente las trabajadoras de Télam, sino también de todo el gremio de prensa para demandar la apertura de Télam para que volvamos a informar. Que volvamos a hacer cumplir ese mandato constitucional, el derecho a la información, el derecho a la libertad de expresión de las trabajadoras, de los trabajadores de Télam”, expresó Laura Da Silva, de la comisión interna de la agencia.

8M: Una marcha por la libertad y los derechos

Paula marchó junto a Mujeres que no fueron tapa. “Vengo para que no sigan arrasando con nuestros derechos que con tantas luchas nos costó conseguir, como por ejemplo el aborto legal. Para que sigamos teniendo libertad o que empecemos a tener la igualdad que nos merecemos, para que no tengamos que criar a nuestros hijos solas. Para que haya igualdad laboral, para que no haya violencia y para que no muera ni una mujer más”, dijo.

Junto a ella, María, mujer trans, sumó: “Venimos a luchar por los derechos conseguidos, para conseguir más y para que no se toque la Ley de Identidad de Género”.

“Veo muy favorables que muchas mujeres estamos acá pidiendo una respuesta. Estamos perdiendo el miedo y la vergüenza. Está buenísimo ver a todas estas mujeres juntas”, dijo Andrea Romero de Isla Maciel. 

Foto: Edgardo Gómez

Foto: Edgardo Gómez

Foto: Pedro Pérez

Danielle Santa Ana es brasileña y marchó junto a sus compañeras del Partido de los Trabajadores. “Estamos marchando porque es muy importante que ocupemos siempre las calles. La lucha feminista no es solo de una. La lucha de las mujeres es de todas, tenemos que ocupar siempre las calles. Contra la feminización de la pobreza y contra todos los antiderechos”, dijo. 

 Antes de la concentración, las organizaciones Ahora que si nos ven, La Colectiva y La Mateada confluyeron en una iniciativa conjunta para la jornada. “Los feminismos ocupamos hoy las calles, que es nuestro lugar natural de resistencia y de lucha por la conquista de nuestros derechos frente a la avanzada de un gobierno de ultraderecha que viene por todos y cada uno de los logros”, -expresó Raquel Vivanco-. “Las políticas regresivas de este gobierno no hacen más que contribuir a la precarización de nuestras vidas”.

“Hacia un camino de repolitización”

Al finalizar la jornada, Luci Cavallero dijo que le sorprendió la cantidad de jóvenes de todas las fuerzas políticas. “Me llamó la atención que se quedaran hasta el final. La lectura del documento fue muy emotiva, pese a las provocaciones de la policía vallando toda la plaza, la jornada salió muy bien, fue pacífica. Quedamos muy revitalizadas y con mucha fuerza para seguir dando la lucha contra las políticas de Milei”, dijo. 

En distintos puntos del país se realizaron movilizaciones y actos. “Fue una jornada federal. Me parece que es por este camino de repolitización y de reconstrucción del tejido social en el que tenemos que estar para para volver a recuperar nuestra patria”. 

El acto terminó con baile, luego de la lectura del documento. Las cumbias de Gilda pusieron música a un baile colectivo, como una forma de exorcizar tres largos meses de impotencia frente al retroceso gigante que planteó el gobierno de Milei.