Brasil, a 60 años del golpe: los legados de la dictadura

Un país que no parece haber aceptado del todo el pasado en el que se cristalizaron estructuras del capitalismo nacional, la seguridad pública y las Fuerzas Armadas. La evolución en seis décadas, el retroceso con Bolsonaro y el presente con Lula en el poder.

Por: Caroline Oliveira

Contenido generado por Brasil de Fato

La transición de la dictadura cívico-militar a la Nueva República en los ’90 pudo haber sido un período de revisión del autoritarismo incrustado en la sociedad brasileña desde su formación. Sin embargo, los rasgos autoritarios, exacerbados a lo largo de la dictadura, son legados que el país arrastra hasta hoy. Detrás de la vigencia de estos rasgos, hay una sociedad y unos gobiernos que se niegan a aceptar el pasado. Recientemente, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó que no puede «insistir siempre» en el pasado dictatorial, cuando se le preguntó sobre la cancelación de la ceremonia del 60º aniversario del golpe de 1964, prevista para el 1° de abril. «Lo que no puedo hacer es no saber cómo hacer avanzar la historia, seguir repitiéndola siempre. Es una parte de la historia de Brasil de la que aún no tenemos toda la información. Hay personas desaparecidas. No voy a insistir. Voy a intentar sacar al país adelante», dijo en una charla con É Notícia, en ¡RedeTV!.

Ivo Lebauspin, sociólogo, detenido y torturado durante la dictadura, afirma que «es un error no trabajar en la memoria de la dictadura. Existe una narrativa de que es mejor reconciliarse con el pasado y olvidar. Es imposible sin saber lo que realmente pasó». Argumenta: «Algunos piensan que para avanzar a nivel político es necesario barrer estas cosas bajo la alfombra, tirar una piedra al pasado, seguir adelante y llegar a acuerdos. Esto ya se ha hecho mucho tiempo. Desde su final, la dictadura militar no se analiza, no se juzga, no se hace nada». Y asocia la presencia militar en el intento de golpe para mantener a Jair Bolsonaro (PL) en la presidencia como un remanente de la intervención militar. «Tiene todo que ver con no recordar la dictadura y no juzgar. En Alemania hay un esfuerzo monumental por recordar todo lo que pasó. Hay museos del Holocausto y la gente sabe lo que pasó. Hubo un juicio, los hechos fueron analizados y juzgados. Eso no sucedió aquí».

En la misma línea, el profesor de Historia de la Universidad Federal Fluminense (UFF), Daniel Aarão Reis Filho, afirma que recuerda «líderes de partidos progresistas, como Tancredo Neves en 1985, llamando a no mirar hacia atrás. Ver el espejo, pero mirar hacia adelante y no detenerse en las heridas». Esto demuestra que Brasil «dedicó poca atención a reflexionar sobre la estructura del Estado creada durante la dictadura y sus políticas».

Fuerzas Armadas

Como resultado, los rasgos autoritarios no sólo del período de la dictadura militar, sino de otros gobiernos, como el Estado Novo de Getúlio Vargas, continúan presentes en la sociedad brasileña. Entre esos legados, el profesor enumera la autonomía de las FFAA. «Un verdadero Estado dentro del Estado. Tienen una estructura educativa propia y una justicia específica. Ha permitido que cultiven ideologías cada vez más anacrónicas, pero muy válidas dentro». Explica que sólo después del gobierno de Dilma Rousseff (PT) –tímidamente– se hicieron esfuerzos por revisar esa estructura, principalmente con la creación de la Comisión Nacional de la Verdad (CNV), en 2011. Aarão afirma: «Hubo una especie de pacto: no nos metemos con vosotros, no os metéis con nosotros. Con la ilusoria esperanza de que, con el tiempo, las heridas sanarían».

A un año del cierre de la comisión (2014), el investigador y miembro de la CNV, Lucas Figueiredo, afirmó que el informe final de 4328 páginas fue «muy débil». «El padre del niño es Tancredo (Neves), quien abiertamente dice que no investigará. (José) Sarney llegó vendido porque estaba muy débil, se apoyó en los militares. Luego Collor e Itamar hacen la vista gorda.

A esta pasividad por parte de los sucesivos gobiernos se sumó la articulación de la extrema derecha al interior de los cuarteles, que ganó terreno principalmente después de la dictadura. El profesor Reis Filho afirma que la tendencia de extrema derecha entre militares «es muy fuerte»: «Nada nos dice que esta tendencia se haya neutralizado». Explica: «Hubo un esfuerzo general para transformar las FFAA brasileñas, que eran plurales, en verdaderos monolitos. Las escuelas militares siguen intoxicándose con la Guerra Fría, con teorías anticomunistas que siguen alimentando que los militares son los dueños de la civilidad y los salvadores de la humanidad, los guardianes de la República. Crearon un sistema educativo extremadamente unificado, monolítico, sin pluralismo y sin culto a la legalidad. Es uno de los legados de la dictadura extremadamente perjudicial para la democracia».

Capitalismo

Otro legado que enumera es el proceso de desigualdades sociales y regionales. «La dictadura impulsó el capitalismo brasileño a un nivel superior. A diferencia de la dictadura argentina, que empujó al capitalismo argentino hacia abajo, aquí en Brasil el capitalismo dio un salto adelante, pero a costa de la desigualdad social». A lo largo de la dictadura, hubo un acercamiento entre la burguesía industrial y agraria, sumado a la participación de capital extranjero en la economía, seguido de la dependencia económica de los países hegemónicos. En este escenario, el Estado actuó para garantizar las demandas y ganancias de las élites en detrimento de los derechos de la clase trabajadora, aumentando la desigualdad económica.

Las pérdidas para la clase trabajadora se observaron en disminución de los salarios; pérdida de tierras entre los trabajadores rurales por el aumento del latifundio; y represión. El salario mínimo cayó alrededor del 40% entre 1964 y 1974, pasando de R$ 2142 a R$ 1247, con corrección por la inflación y las diferentes monedas que tuvo Brasil a lo largo de décadas.

Para el profesor de la UFF, desde entonces Brasil no ha podido «revertir radicalmente el curso de las desigualdades sociales». Afirma: «El capitalismo brasileño continúa, fundamentalmente, en la pauta del modelo creado por la dictadura, en la hegemonía del capital financiero, que sigue absorbiendo nuestra riqueza a través de los intereses de la deuda pública. La mitad del presupuesto brasileño se destina a pagar los intereses sobre la deuda pública. Hay un proceso de hegemonía del mercado, fundamentalmente especulativo. Esa hegemonía se estableció en dictadura».

Seguridad pública

Entre otros legados, el profesor cita el tema de la seguridad. «Siempre hemos tenido una tradición aquí en Brasil de que la policía, en lugar de proteger a la ciudadanía, la reprime. Este esquema, que data de antes de la dictadura, se fortaleció mucho durante ella y se mantuvo después. Existe la autonomía de la policía militar. La creación de estos batallones de operaciones de choque, los infames BOPES [Batallón de Operaciones Especiales de la Policía]), que siguen barbarizando a las poblaciones más pobres», afirma.

En la misma línea, Rodrigo Lentz, abogado, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Brasilia (UnB), afirma que la seguridad pública en el país revela «el mantenimiento del terrorismo de Estado, en cooperación entre el Estado Ministerio, Poder Judicial y Fuerzas de Seguridad, en un amplio proceso de creación de un crimen de terror en la periferia brasileña». Este proceso implica que «la policía militar actúe de forma totalmente ilegal y viole sistemáticamente los derechos humanos de un determinado grupo social, donde la democracia no ha llegado desde el punto de vista de las libertades democráticas y las garantías individuales».

Sostiene que los antecedentes de tortura, ejecuciones sumarias, detenciones arbitrarias o falsificación de situaciones delictivas como actos de legítima defensa tienen legitimidad cuando hay ejecución por parte del propio Estado. «Todo esto es un registro de nuestra República. La tortura como mecanismo institucional, sobre todo, se implementó durante la dictadura del Estado Novo, bajo el gobierno de Vargas». Afirma: «La política de exterminio como de seguridad pública comenzó en los ’50 cuando Amaury Kruel era jefe de la Policía de la Capital. Eran prácticas que ya existían antes, se mantenían durante la dictadura y hoy».

Lentz incluso relaciona esta historia violenta y autoritaria con lo que está sucediendo hoy en la Baixada Santista con la Operación Escudo, que mató a 45 personas en 36 días, entre el 7 de febrero y el 14 de marzo. «Hay una legitimación social que lleva a la sociedad a legitimar este tipo de prácticas».

El propio gobernador de São Paulo, Tarcísio de Freitas (republicanos), declaró que «no le importan» las acusaciones de letalidad policial que se hicieron en la ONU. En 2023, la primera fase de la Operación Escudo mató a 28 personas entre el 28 de julio y el 5 de septiembre, en respuesta a la muerte de un policía de Rota. La segunda fase mató a una persona cada 19,2 horas.

Democracia de baja intensidad

Ante esta situación permeada por legados autoritarios, es necesario cuestionar si el régimen político brasileño se constituye como una democracia. «Ninguna sociedad sale ilesa de 20 años de régimen autoritario, considerando toda la formación histórica brasileña. Algunas cosas estructuran el gobierno, el Estado y la sociedad», dice Lentz. Sostiene que Brasil está «lejos» de la idea de democracia en el sentido etimológico de la palabra. «Está muy lejos de lo que vivimos en las democracias liberales pluralistas, donde Brasil encaja mejor, que son democracias gobernadas por élites, con competencia electoral, con un sistema de Estado sujeto a reglas electorales mayoritarias y garantías de libertades individuales selectivas».

La idea de «democracia de baja intensidad», creada por el sociólogo Boaventura de Sousa Santos, parece encajar en el caso brasileño. «Se caracteriza, sobre todo, por una baja participación social. Es una democracia representativa, pero no cuenta con participación social y por tanto tiene baja legitimidad. Cuanto menor sea la participación social en las instituciones y la toma de decisiones del Estado, menor será el alcance de las políticas entre su población». El investigador destaca que esta situación genera un tipo de «desencanto social y legitimación de soluciones y soluciones autoritarias», que exigen un cambio estructural. «No diría que vivimos en un régimen autoritario, pero también vivimos en una democracia muy precaria y selectiva, permanentemente amenazada por la extrema derecha».

Una encuesta de Datafolha de diciembre del 2023 mostró el aumento de quienes dicen que no importa si el país es una democracia o una dictadura. En octubre de 2022, el porcentaje era del 11% . En 2023 aumentó al 15%. También aumentó el número que consideran aceptable un régimen dictatorial en determinadas circunstancias: del 5% al 7%. «

Con información de Tiempo Argentino