Críticas al ultraderechista Milei por el quiebre de la histórica posición de no-alineamiento de la Argentina

«No queremos que nos traigan la guerra a nuestra tierra»

Imagen: El Presidente encabezó en la Rosada una reunión del «comité de crisis» por la situación en Medio Oriente, a la que sorpresivamente se sumó el embajador de Israel. El Gobierno profundizó su alineamiento con ese país, abandonando la tradicional posición argentina de búsqueda de la paz. Duras críticas opositoras al «ideologismo» oficial y los riesgos que entraña para el país.

Dirigentes de la oposición, peronistas y figuras que integraron el cuerpo diplomático del macrismo cuestionaron la decisión de Javier Milei de abandonar la tradicional estrategia geopolítica de no alineamiento o neutralidad del Estado argentino para posicionarlo abiertamente a favor de Israel y los Estados Unidos en el conflicto de Medio Oriente. Las críticas advierten que el Presidente actúa sin tener en cuenta los intereses del país, al que expone de manera irresponsable y peligrosa.

Juan Grabois criticó la postura de Milei y advirtió sobre el peligro de «traer la guerra entre potencias a nuestra tierra». «Milei sigue poniendo sus propios prejuicios ideológicos y afinidades personales por encima del interés nacional. No queremos que nos traigan guerra entre potencias a nuestra tierra. Ya bastante tenemos con la miseria planificada», dijo. El dirigente del Frente Patria Grande se pronunció así por «una Argentina neutral, pacífica, no-alineada y latinoamericanista, que defienda sus propios intereses como Nación en función de las necesidades de su Pueblo».

Con una publicación en sus redes sociales, el ex presidente Alberto Fernández dijo que la Argentina «debe condenar el ataque de Irán sobre Israel». Sin embargo, el párrafo más extenso estuvo destinado a Milei: «El presidente debe comprender que es imperioso que Argentina promueva el cese del fuego y abogue firmemente por la paz, en especial en aquella región del mundo. Es crucial que exijamos una solución pacífica, respetando el multilateralismo, una herramienta clave para la resolución de conflictos globales. La guerra no es el camino para dirimir los diferendos que se plantean», le recordó Fernández. Además, el ex presidente recordó los atentados contra la Amia y la Embajada de Israel: «Nuestra sociedad ha sido víctima de esa misma violencia y la tragedia vivida aún mantiene abiertas las heridas».

El diputado nacional Eduardo Toniolli, del Movimiento Evita, consideró que «Milei se debate entre involucrar a nuestras Fuerzas Armadas en un conflicto a 13.000 kilómetros de casa, mandarlas a patrullar a Isidro Casanova, o hacer las dos cosas a la vez. Total del Atlántico Sur se encarga Laura Richardson«.

Desde el Frente de Izquierda, el diputado Gabriel Solano apuntó que «la sobreactuación de Milei es peligrosa. Quiere alinear a Argentina en una guerra del imperialismo y de Israel contra Palestina y los países de Medio Oriente».

Agustín Rossi, exministro de Defensa en las gestiones de Cristina Kirchner y de Alberto Fernández, planteó que «la Argentina en cualquier circunstancia tiene que abogar por la paz, el cese de las hostilidades y de los enfrentamientos bélicos». Consultado por Página/12, el dirigente reclamó que el gobierno «retome la posición de neutralidad; la neutralidad no significa inactividad, hablamos de una neutralidad activa que busca la paz, poner fin a los enfrentamientos bélicos. Eso es lo que hemos planteado desde el primer día». «Es una irracionalidad que, mientras en el mundo hay millones de personas en situación de pobreza, determinadas potencias dilapiden sus recursos escalando el conflicto», agregó.

Sobre cuáles son los riesgos para un país que ya sufrió los atentados de la AMIA y el de la embajada de Israel, Rossi consideró que «en términos genéricos, siempre que un Estado se alinea automáticamente con una potencia, ese alineamiento automático presupone asumir la política exterior de dicho país, y eso significa participar de disputas donde están en juego los intereses de los países que encabezan ese alineamiento».»La Argentina debe cuidar los intereses propios de nuestro país y del bloque regional al que pertenecemos, América Latina, que se está posicionado en favor de que se desescale el conflicto de medio oriente», concluyó.

Una de los más enfáticos fue Diego Guelar, ex embajador del macrismo, quien aseguró que él «no hubiera establecido ese nivel de alianza» con el Estado de Israel. «No hay motivos», dijo. El ex diplomático recordó que «en términos de política histórica, la Argentina ha reconocido la embajada palestina» de igual manera que la de Israel, por ende, el Gobierno debería mantener «el mensaje de paz, y la perspectiva de negociación de los dos Estados». «Hoy hay guerra abierta entre Irán e Israel, es una guerra declarada», describió en una entrevista que brindó a Splendid – 990, y añadió: «Pueden llevar explosivos inclusive de carácter nuclear, que no sabemos si los tiene Irán, pero los tiene Israel».

Para el ex embajador, «el tema es que el Estado de desesperación de Irán es muy alto» y «una bestia herida puede reaccionar de cualquier manera». En ese sentido, reiteró su llamado a China y Estados Unidos para actuar «de manera conjunta» y evitar un «desenlace trágico«.

Con información de Infonews y Página/12