Día Mundial del Medio Ambiente

La naturaleza no es muda

Por Eduardo Galeano

Imagen: Población de mariposas monarca, especie en peligro de extinción, afectada los fenómenos del cambio climático.

La realidad pinta naturalezas muertas.

Las catástrofes se llaman naturales, como si la naturaleza fuera el verdugo y no la víctima, mientras el clima se vuelve loco de remate y nosotros también.

Hoy es el Día del medio ambiente. Un buen día para celebrar la nueva Constitución de Ecuador (promulgada durante la presidencia de Rafael Correa), que en el año 2008, por primera vez en la historia del mundo, reconoció a la naturaleza como sujeto de derecho.

Suena raro esto de que la naturaleza tenga derechos, como si fuera persona. En cambio, suena de lo más normal que las grandes empresas de los Estados Unidos tengan derechos humanos. Y los tienen, por decisión de la Suprema Corte de Justicia, desde 1886.

Si la naturaleza fuera banco, ya la habrían salvado.

(De: Los hijos de los días)

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Organización de las Naciones Unidas el 15 de diciembre de 1972.

El Día Mundial del Medio Ambiente durante el 2023 se centrará en «Una Sola Tierra». Con ello se pretende visibilizar la emergencia que afronta nuestro planeta referida al clima, evidenciando el acelerado calentamiento global y la escasa capacidad de adaptación de las personas y la naturaleza. El lema e este año es “Por un planeta libre de plásticos”.

Este 2023 marcará el aniversario número 50 de una efemérides con trascendencia ecológica que nació para ponerle fin a la presencia de componentes nocivos que alteran el estado natural de los seres vivos a nivel mundial. La mayor entidad internacional instauró el Día Mundial del Medio Ambiente hace exactamente medio siglo para que sea conmemorado cada 5 de junio, y se convierta en la plataforma mundial más grande para la divulgación ambiental teniendo como anfitrión a un país diferente anualmente. Este año le corresponde a Côte d’Ivoire (Costa de Marfil).

Cada año llegan a los océanos unos 11 millones de toneladas de residuos plásticos. Esta cifra podría triplicarse de aquí a 2040.

Más de 800 especies marinas y costeras se ven afectadas por esta contaminación por ingestión, enredo y otros peligros.

Un cambio hacia una economía circular puede reducir el volumen de plásticos que llegan a los océanos en más de un 80% para 2040; reducir la producción de plástico virgen en un 55%; ahorrar a los gobiernos 70.000 millones de dólares para 2040; reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 25%; y crear 700.000 puestos de trabajo adicionales, principalmente en el sur del mundo.

05/06/23