Hiperimperialismo

Por Vijay Prashad*

Los hechos muestran que desde el inicio de la Tercera Gran Depresión , el Norte Global ha luchado por mantener su control sobre la economía mundial; sus instrumentos (monopolios sobre tecnología y materias primas, así como dominio sobre la inversión extranjera directa) se han erosionado fundamentalmente. 

«Occidente está en peligro», advirtió el nuevo presidente de Argentina, Javier Milei, en la reunión del Foro Económico Mundial (FEM) de este año en Davos, Suiza. 

En su estilo peligrosamente atractivo, Milei culpó al “colectivismo” –es decir, al bienestar social, los impuestos y el Estado– como la “causa fundamental” de los problemas del mundo, que conduce a un empobrecimiento generalizado. 

La única manera de avanzar, declaró Milei, es a través de “la libre empresa, el capitalismo y la libertad económica”. El discurso de Milei marcó un regreso a la ortodoxia de Milton Friedman y los Chicago Boys, quienes impulsaron una ideología de canibalismo social como base de su agenda neoliberal. 

Desde la década de 1970, esta política de tierra arrasada ha devastado gran parte del Sur Global a través de los programas de ajuste estructural del Fondo Monetario Internacional. También creó desiertos fabriles en Occidente (lo que Donald Trump, en su discurso de toma de posesión en 2017, llamó la carnicería estadounidense”). 

Ahí radica la lógica confusa de la extrema derecha: por un lado, pedir a la clase multimillonaria que domine la sociedad en su interés (lo que produce la carnicería social) y luego, por el otro lado, inflamar a las víctimas de dicha carnicería para que luchen contra políticas que los beneficiarían.

Milei tiene razón en su juicio general: Occidente está en peligro, pero no a causa de las políticas socialdemócratas; está en peligro debido a su incapacidad para aceptar su lenta desaparición como bloque dominante en el mundo.

Del Instituto Tricontinental: Institute for Social Research and Global South Insights (GSI) nos llegan dos textos importantes sobre el cambiante panorama global: un estudio histórico, “Hyperimperialismo: una nueva etapa peligrosa y decadente ”, y nuestro expediente número 72, “ The Churning of el Orden Mundial ” (el dossier es un resumen del estudio, por lo que me referiré a ellos como si fueran un solo texto).

Tricontinental cree que esta es la declaración teórica más significativa que nuestro instituto ha hecho en sus ocho años de historia.

Tanto en “Hiperimperialismo” como en “La agitación del orden mundial” destacamos cuatro puntos importantes:

Primero, a través de un análisis profundo de los conceptos de Norte Global y Sur Global, mostramos que el primero actúa como un bloque, mientras que el segundo es simplemente una agrupación flexible. 

El Norte Global está liderado por Estados Unidos, que ha creado varios instrumentos para extender su autoridad sobre los demás países del bloque (muchos de los cuales son potencias coloniales históricas y sociedades de colonos). 

Estas plataformas incluyen la alianza de inteligencia Five Eyes (inicialmente establecida en 1941 entre EE. UU. y el Reino Unido, la red ahora se ha expandido a Fourteen Eyes); la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN, creada en 1949) y el Grupo de los Siete (G7, creado en 1974).

A través de estas y otras formaciones, Estados Unidos y sus aliados políticos dentro del Norte Global pueden ejercer autoridad sobre sus propios países y los países del Sur Global.

En contraste, los países del Sur Global han estado históricamente mucho más desorganizados, con algunas alianzas y vínculos más laxos en torno a afiliaciones regionales y políticas.

El Sur Global no tiene un centro político ni un proyecto impulsado ideológicamente.

El análisis de los textos es detallado y se basa en bases de datos públicas y bases de datos creadas por GSI. La conclusión es que existe un sistema mundial gestionado peligrosamente por un bloque imperialista. 

No hay imperialismos múltiples ni conflictos interimperialistas.

En segundo lugar, las plataformas del Norte Global ejercen poder sobre el sistema mundial a través de una serie de vectores (militares, financieros, económicos, sociales, culturales) y a través de una variedad de instrumentos (OTAN, el Fondo Monetario Internacional, sistemas de información). 

Con el declive gradual del control del Norte Global sobre el sistema financiero internacional, las materias primas, la tecnología y la ciencia, este bloque ejerce su poder principalmente a través de la fuerza militar y la gestión de la información. 

En estos textos no abordamos la cuestión de la información, aunque ya hemos escrito sobre ella anteriormente y la retomaremos en un estudio sobre la soberanía digital. 

El foco de estos textos se centra en gran medida en el gasto militar, donde mostramos que el bloque liderado por Estados Unidos representa el 74,3 por ciento del gasto militar mundial y que Estados Unidos gasta 12,6 veces más que el promedio mundial per cápita (Israel, segundo después de la guerra). Estados Unidos gasta 7,2 veces más que el promedio mundial per cápita). 

Para poner esto en perspectiva, China representa el 10 por ciento del gasto militar mundial y su gasto militar per cápita es 22 veces menor que el de Estados Unidos.

Un gasto tan enorme en el ejército no es inocente. No sólo se produce a costa del gasto social, sino que el poder militar del Norte Global se utiliza para amenazar e intimidar a los países y, si son desobedientes, para castigarlos con fuego y azufre. 

Solo en 2022, estas naciones imperialistas realizaron 317 despliegues de sus fuerzas militares en países del Sur Global.

El mayor número de estos despliegues (31) se realizaron en Mali, una nación que busca firmemente la soberanía, y que fue el primero de los estados del Sahel en dar golpes de estado respaldados por el pueblo (2020 y 2021) y expulsar a los militares franceses de su territorio (2022).

Entre 1776 y 2019, Estados Unidos llevó a cabo al menos 392 intervenciones en todo el mundo, la mitad de ellas entre 1950 y 2019.

Esto incluye la terrible e ilegal guerra contra Irak en 2003 (en el Foro Económico Mundial de este año, el Primer Ministro iraquí, Mohammed Shia’ al-Sudani, pidió que las tropas del Norte Global abandonaran Irak). 

Este enorme gasto militar del Norte Global, liderado por Estados Unidos, refleja la militarización de su política exterior.

Uno de los aspectos poco destacados de esta militarización es el desarrollo de una teoría tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido de “diplomacia de defensa” (como se señala en la “Revisión de Defensa Estratégica” del Ministerio de Defensa del Reino Unido de 1998).

En Estados Unidos, los pensadores estratégicos utilizan el acrónimo DIME para reflexionar sobre las fuentes del poder nacional (diplomacia, informativo, militar y económico).

El año pasado, la Unión Europea y la OTAN (las instituciones en el corazón del Norte Global) se comprometieron conjuntamente a “movilizar el conjunto combinado de instrumentos a nuestra disposición, ya sean políticos, económicos o militares, para perseguir nuestros objetivos comunes en beneficio de de nuestros mil millones de ciudadanos”.

En caso de que no lo hayan entendido, ese poder (principalmente poder militar y diplomacia militar) no es para servir a la humanidad, sino sólo para servir a sus “ciudadanos”.

En tercer lugar, la Parte IV de nuestro estudio sobre “ Hiperimperialismo” se llama “Occidente en decadencia” y analiza la evidencia de esta tendencia desde una perspectiva que rechaza el alarmismo de Milei de que “Occidente está en peligro”. 

Los hechos muestran que desde el inicio de la Tercera Gran Depresión , el Norte Global ha luchado por mantener su control sobre la economía mundial; sus instrumentos (monopolios sobre tecnología y materias primas, así como dominio sobre la inversión extranjera directa) se han erosionado fundamentalmente. 

Cuando China superó la participación de Estados Unidos en la producción industrial mundial en 2004, Estados Unidos perdió hegemonía en la producción (en 2022, el primero tenía una participación del 25,7 por ciento frente al 9,7 por ciento del segundo). 

Dado que Estados Unidos ahora depende de importaciones netas de capital a gran escala, que alcanzaron el billón de dólares en 2022, Estados Unidos tiene poca capacidad interna para brindar ventajas económicas a sus aliados del Norte o del Sur Global. 

Los propietarios de capital en Estados Unidos han desviado sus ganancias del tesoro del país creando las condiciones económicas para la carnicería social que aflige al país. 

Las viejas coaliciones políticas arraigadas en torno a los dos partidos en Estados Unidos están cambiando, sin espacio dentro del sistema político estadounidense para desarrollar un proyecto político para ejercer hegemonía sobre la economía mundial a través de la legitimidad y el consentimiento.

Es por eso que el Norte Global liderado por Estados Unidos recurre a la fuerza y la intimidación, construyendo su enorme aparato militar aumentando su propia deuda pública (ya que hay poco consenso interno para utilizar ese endeudamiento para construir la infraestructura y la base productiva del país).

La raíz de la Nueva Guerra Fría, impuesta por Estados Unidos a China, es que China ha superado a Estados Unidos en formación neta de capital fijo, mientras que Estados Unidos ha experimentado un declive gradual. 

Cada año desde 1992, China ha sido un exportador neto de capital; este excedente de creación de capital ha permitido financiar proyectos internacionales como la Iniciativa de la Franja y la Ruta, que ya cumple 10 años.

En cuarto lugar, analizamos el surgimiento de nuevas organizaciones arraigadas en el Sur Global, como la Organización de Cooperación de Shanghai (2001), los BRICS10 (2009) y el Grupo de Amigos en Defensa de la Carta de las Naciones Unidas (2021). 

Estas plataformas interregionales se encuentran en una etapa embrionaria, pero proporcionan evidencia del crecimiento de un nuevo regionalismo y multilateralismo. Aunque estas formaciones no buscan operar como un bloque para contrarrestar el bloque del Norte Global, reflejan lo que anteriormente hemos llamado un “nuevo estado de ánimo” en el Sur Global.

El nuevo estado de ánimo no es ni antiimperialista ni anticapitalista, sino que está formado por cuatro vectores principales:

– El multilateralismo y el regionalismo se centraron en la creación de plataformas de cooperación ancladas en el Sur Global.

– La nueva modernización se centró en la construcción de economías regionales y continentales que utilicen monedas locales en lugar del dólar para el comercio y las reservas.

– Soberanía , lo que crearía barreras a la intervención occidental. Esto incluye enredos militares y colonialismo digital, los cuales facilitan las intervenciones de inteligencia de Estados Unidos.

– Reparaciones , que implicarían negociaciones colectivas para compensar las trampas de deuda centenarias de Occidente y el abuso del exceso de presupuesto de carbono, así como su legado de colonialismo de mucho más largo alcance.

El análisis de estos textos va muy por debajo de la superficie y proporciona una evaluación materialista histórica de nuestras crisis actuales. 

Los documentos elaborados por las instituciones del Norte Global, como el informe “Riesgos Globales” del WEF para 2024, proporcionan una lista de los peligros que enfrentamos (catástrofe climática, polarización social, crisis económicas) pero no pueden explicarlos.

Creemos que nuestro enfoque proporciona una teoría para entender estos peligros como el resultado del sistema mundial administrado por el bloque hiperimperialista.

Al pensar en estos textos, mi mente se desvió hacia la obra del poeta iraquí Buland al-Haydari (1926-1996). Cuando todo parecía inútil, al-Haydari escribió que “el sol no saldrá” y que “al fondo de la casa, ya muertos, están los pasos de mis hijos, reducidos al silencio”.

Pero incluso entonces, cuando “estábamos sin electricidad”, queda esperanza. Su civilización se ahoga, pero luego “llegaste con el remo”, canta. “Tal es la historia de nuestro ayer, y su sabor es amargo”, concluye, “tal es nuestro lento caminar, la procesión de nuestra dignidad: nuestro único bien hasta la hora en que se alce, por fin, un remo libre”.

Esa anticipación define un clásico del poeta iraní Forough Farrokhzad (1934-1967), “Alguien que no es como nadie” (1966):

He soñado que algo viene. He soñado con una estrella roja, y mis párpados siguen moviéndose y puedo quedar ciego si miento. He soñado con esa estrella roja cuando no estaba dormido. Algo viene, algo mejor viene.

Vijay Prashad, historiador indio.

Fuente: https://observatoriocrisis.com/2024/01/30/hiperimperialismo/

rebelion.org