La mayoría progresista silenciosa de EEUU

Demócratas, republicanos y el peligro de una «agenda política centrista»

Por Joseph Stiglitz

Para eventual sorpresa de un lector bien pensante latinoamericano, Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, asegura que el resultado de las elecciones en Estados Unidos puede interpretarse como el triunfo de un mínimo consenso progresista y de reacción contra la barbarie trumpista. Aun así, dice, «no hay razón para pensar que el mundo se ha vuelto seguro para la democracia».

El mundo dio un suspiro de alivio este mes cuando la temida «ola roja» de victorias republicanas en las elecciones intermedias de Estados Unidos no se materializó. Mientras que los republicanos tomaron la Cámara de Representantes por un estrecho margen, los demócratas mantuvieron el Senado. El desempeño del Partido Republicano no solo fue peor de lo esperado; fue la peor actuación intermedia en décadas para un partido que no tiene el control de la Casa Blanca.

Los votantes de este año parecían rechazar el extremismo y la hipocresía republicanos, negando en gran medida las victorias a los muchos candidatos respaldados por el ex presidente Donald Trump. Para ganar el respaldo de Trump, aceptaron su mentira de que las elecciones de 2020 fueron «robadas» y cuestionaron abiertamente los principios democráticos fundamentales, como la transferencia pacífica del poder y la administración no partidista de las elecciones. La mayoría de ellos perdieron, incluso en estados clave como Arizona, Michigan y Pensilvania.

Pero no debemos ser demasiado optimistas. En muchos casos, el margen de victoria fue estrecho. Un gran número de estadounidenses votó por los extremistas y algunos de esos candidatos ganaron. Esto debería darnos una pausa.

Al igual que con la victoria de Luiz Inácio Lula da Silva sobre Jair Bolsonaro (el «Trump tropical») en Brasil, no debemos permitir que algunos resultados electorales alentadores distraigan la atención de la tendencia más amplia de autoritarismo en aumento. Desde las recientes elecciones en Italia, Suecia y Hungría hasta la falsa «reelección» del presidente chino Xi Jinping por el Partido Comunista de China, no hay razón para pensar que el mundo se ha vuelto seguro para la democracia. Eso sucederá solo cuando los gobiernos democráticos demuestren que están sirviendo consistentemente a los intereses de sus electores y abordando los problemas definitorios del siglo XXI.

Lo que hizo Biden…

Sin duda, siempre existe el peligro de malinterpretar el resultado de una elección, dada la complejidad de los factores que intervienen en la determinación de cómo vota un individuo. Eso parece especialmente cierto en el caso de las elecciones intermedias de EE. UU. de 2022, cuando muchas fuerzas poderosas empujaban en todas direcciones. Pero desde mi perspectiva, el votante racional promedio reconoció los éxitos históricos de los demócratas en los últimos dos años. Gracias al proyecto de ley de recuperación del presidente Joe Biden (el Plan de Rescate Estadounidense), Estados Unidos tuvo la recuperación más fuerte de cualquiera de las economías avanzadas del mundo, reduciendo la pobreza infantil a casi la mitad en el espacio de un año.

Urnas para votar. La «marea roja» republicana se quedó en el camino.

Biden también supervisó la aprobación del primer gran proyecto de ley de infraestructura en décadas; la primera respuesta legislativa importante de Estados Unidos al cambio climático, la Ley de Reducción de la Inflación; y un importante proyecto de ley de política industrial, el CHIPS and Science Act, que reconoce explícitamente el papel clave del gobierno en la configuración de la economía . Y todos estos proyectos de ley históricos fueron aprobados a pesar de un Congreso históricamente difícil de manejar.

Si hubiera habido más cooperación y negociaciones de buena fe en el Capitolio, Biden también podría haber impulsado un impuesto a las ganancias inesperadas para redirigir algunos de los obscenos ingresos de la industria de los combustibles fósiles alimentados por la guerra hacia mejores fines. Se supone que las ganancias proporcionan incentivos para satisfacer las necesidades económicas; pero estas empresas codiciosas se negaron a abrir el grifo, porque vieron que retener el suministro conduciría a precios y ganancias aún más altos.

Pero Biden hizo lo que pudo. Además, sus logros no se han limitado a la legislación. Nombró a la primera mujer negra en la Corte Suprema de EE. UU. y emitió órdenes ejecutivas para aliviar la deuda de préstamos estudiantiles, mejorar la aplicación de las normas antimonopolio y actualizar las regulaciones financieras para la era del cambio climático. Regresó a Estados Unidos al acuerdo climático de París y logró avances notables en la restauración del liderazgo estadounidense en el escenario mundial. Aunque ha recibido muy poco crédito por ello, la historia probablemente mostrará que su gestión de la guerra entre Rusia y Ucrania ha sido magistral.

… Y lo que enfrentó

Ninguna de las dos principales fuentes de infelicidad en Estados Unidos hoy (más allá de nuestra política enconada) puede atribuirse a Biden. La pandemia de COVID-19 ha durado más de lo que debería, pero al menos Biden, a diferencia de Trump, hizo todo lo posible para contenerla. Los antivacunas y aquellos que se niegan a tomar medidas preventivas básicas de bajo costo (como usar máscaras) han sido un obstáculo importante para reducir las tasas de hospitalización y muerte, particularmente en los condados que apoyan a Trump donde se concentran estas cohortes.

Tampoco se puede culpar a Biden de la inflación. Si bien algunos comentaristas, incluso dentro de su propio partido, han afirmado que la inflación es el resultado de un gasto público excesivo, la evidencia sugiere lo contrario. La demanda agregada de EE. UU. ha estado muy por debajo de la tendencia, y la tasa de inflación de EE. UU. es poco diferente de la de otras economías avanzadas. La razón es obvia: la pandemia, y luego la guerra de Rusia, provocaron una serie de cuellos de botella en el lado de la oferta y cambios en la demanda sectorial.

Y, de nuevo, si hubiera habido un Congreso «mejor», Biden podría haber hecho más. En la medida en que ha habido escasez de mano de obra, esta podría haberse aliviado incorporando más mujeres a la fuerza laboral. El plan de cuidado infantil y educación preescolar propuesto por Biden habría hecho eso, pero fue rechazado en el Senado. Del mismo modo, algunos aumentos de precios han sido desproporcionados con respecto a los mayores costos de las empresas, lo que refleja un flagrante abuso del poder de mercado. Si bien Biden y su equipo han estado tratando de abordar este problema, tanto el Congreso como los tribunales los han bloqueado.

Los desembolsos más altos para la energía renovable harían que Estados Unidos fuera menos dependiente de las interrupciones energéticas globales. El engañoso argumento de que las energías renovables son tan confiables como el clima debe sopesarse con el hecho de que unos pocos dictadores petroestatales pueden mantener al resto del mundo como rehén por capricho. De manera similar, la escasez de semiconductores fue una fuente clave de presión inflacionaria durante los primeros días de la recuperación de la pandemia. Pero con la Ley CHIPS, Biden ha movilizado importantes inversiones para garantizar un suministro interno más adecuado en el futuro.

Dónde están los estadounidenses

Ahora que el electorado estadounidense parece haber rechazado el extremismo republicano, algunos argumentarán que Biden debería virar a la derecha para capturar el centro político. Pero esa es la forma incorrecta de leer el resultado de mitad de período de 2022, porque el electorado no busca algún tipo de división salomónica del bebé.

Se debe considerar la división entre los candidatos que defendieron los derechos reproductivos de las mujeres y los que abogaron por una prohibición absoluta del aborto, sin excepciones ni siquiera por violación, incesto, riesgos para la madre o cualquiera de las otras circunstancias apremiantes para interrumpir un embarazo. No es como si el «medio» de Estados Unidos saliera y dijera: «Traza la línea a los cuatro meses y medio, con excepciones para el incesto, pero no para ningún otro caso de violación». Cualesquiera que sean sus creencias sobre el aborto, nadie está entusiasmado con él, los estadounidenses han señalado consistentemente un acuerdo general de que la decisión debe dejarse en manos de la mujer, no del gobierno.

El centrismo también es el enfoque equivocado para la mayoría de los otros grandes temas. No es extremismo de izquierda señalar que la economía estadounidense no ha estado sirviendo a la mayoría de los estadounidenses. La esperanza de vida en EE. UU., ya notablemente más baja que en otras economías avanzadas, ha estado cayendo desde antes de la pandemia. La desigualdad ha ido en aumento, las oportunidades de movilidad social se han ido agotando y estos problemas se han visto exacerbados por una falta crónica de inversión en educación. Hoy en día, las perspectivas de vida de los jóvenes estadounidenses dependen más de los ingresos y la educación de sus padres que en casi cualquier otra economía avanzada.

La sensación de injusticia se ve agravada por el hecho de que deberíamos ser capaces de resolver estos problemas. Estados Unidos es un país extraordinariamente rico, mucho más rico que muchos países que ofrecen mejores condiciones de vida (mayor esperanza de vida, educación más accesible, mayor movilidad social, etc.) para sus ciudadanos. Los fracasos de Estados Unidos son una cuestión de elección. O, más exactamente, son el resultado de decisiones tomadas por un sistema político que no refleja los intereses de la mayoría de sus ciudadanos, porque ha sido capturado para servir a intereses especiales.

Por lo tanto, si bien una abrumadora mayoría de estadounidenses cree que el salario mínimo federal debe aumentar considerablemente, al menos duplicarlo, no se ha aumentado desde 2009. Asimismo, la mayoría de los estadounidenses opina que todos deberían tener acceso a la atención médica como un derecho humano básico, incluso si difieren sobre la mejor manera de entregarlo. También se acepta en general que todos los que pueden beneficiarse de una educación universitaria deberían poder seguirla, independientemente de los ingresos de sus padres y sin tener que cargar con decenas de miles de dólares en deudas. Y todos los estadounidenses quieren una jubilación segura y acceso a una vivienda digna y asequible.

La imagen que recorrió el mundo: toma del Capitolio.

No es extremismo de izquierda exigir soluciones políticas a estos problemas o proteger nuestro medio ambiente, mejorar nuestra seguridad económica, fortalecer la competencia y garantizar que se escuche la voz de todos en nuestro sistema político. Mientras que la derecha trata de pintar esta agenda progresista como una extralimitación radical, la mayoría de los votantes no la creen. En todo caso, la agenda progresista se ha convertido en una agenda centrista. Son solo los conservadores extremistas, los ideólogos ciegos y los intereses especiales comprometidos con la preservación de los privilegios los que se oponen al progreso en estos frentes.

De hecho, la mayor parte de la agenda progresista apunta simplemente a promover los derechos que ya están reconocidos a nivel mundial, como en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Lejos de ser un pastel en el cielo, sus objetivos se consideran de sentido común en muchos otros lugares. Los países que constantemente registran niveles de vida y bienestar más altos (a través de una variedad de métricas) han adoptado con éxito políticas que reflejan estos principios, y eso no es casualidad.

Lo que requiere la libertad

Un principio básico que sustenta la agenda progresista es que la mayoría de los grandes problemas, especialmente en el siglo XXI, se abordan mejor de manera colectiva que individual. Otro principio es que la acción colectiva exitosa debe movilizarse democrática e inclusivamente.

Los agricultores aislados del pasado pueden haber sido individualistas duros, pero incluso ellos necesitaban una acción colectiva para protegerse del robo y la violencia, y regulaciones gubernamentales para garantizar el funcionamiento adecuado de los mercados en los que comerciaban. Hoy enfrentamos desastres naturales, pandemias y cambios climáticos, todas amenazas que trascienden a los individuos y las fronteras. Afortunadamente, también tenemos un nivel de vida exponencialmente más alto que el de las sociedades de hace 250 años, gracias a los avances en la ciencia y la tecnología, que a su vez nacieron de la investigación básica, un bien público mundial que siempre será insuficiente si se lo deja en manos de los ciudadanos. sector privado.

Los tecno-libertarios de hoy ignoran todo esto. Se burlan del famoso mandato de John Donne de que «Ningún hombre es una isla», porque no ven, o se niegan a aceptar, que la libertad de una persona probablemente sea la falta de libertad de otra. El derecho de una persona a no usar mascarilla o no vacunarse afecta el derecho de otra persona a estar a salvo de un virus contagioso. El derecho de una persona a portar un rifle AR-15 ha afectado con demasiada frecuencia el derecho a la vida de muchas otras personas. Cuando se les pide que sopesen estos derechos, la mayoría de las personas razonables se inclinarán claramente por un lado.

Fuente: Project Syndicate.

Socompa