La tentación totalitaria

Declaración del Llamamiento Argentino Judío

No configura una casualidad que –con pocas horas de diferencia– dos encumbrados dirigentes de la alianza opositora hayan tenido expresiones de claro sesgo autoritario y racista. Queda claro que en el fondo de esas expresiones está el germen de lo que proyectan en el caso de volver a conformar gobierno.

El senador Luis Juez de Juntos por el Cambio, quien, sentado a la mesa de Mirta Legrand expresó que “ningún argentino puede decir que la democracia le mejoro la vida” nos tiene acostumbrados a una violencia verbal que solo la protección de los medios concentrados y la complicidad de la justicia permite.

Vale recordar que Juez tuvo que ser relevado de sus funciones como embajador en Ecuador a pedido del gobierno de aquel país luego de declarar que “Llegué hace media hora, me pegué una ducha, me puse un saco y una camisa porque no quería estar con la ropa de esta mañana. Van a decir que soy un mugriento y agarré hábitos ecuatorianos”. Cuando fue intendente de Córdoba, volvió a la carga con sus expresiones xenófobas al decir que “Belgrano de Córdoba es el mejor equipo de Bolivia”.

Por su parte, Mauricio Macri, en una de las tantas entrevistas brindadas por los periodistas de los medios concentrados señaló –refiriéndose a los candidatos a ganar el Mundial de Qatar- que

“Alemania, raza superior, siempre juega hasta el final”. Dicha declaración remite a la utilización terminológica impuesta por las SS en la década del ´30 del siglo pasado, con la que se justificó el genocidio de los que consideraban las “razas inferiores”. Su máximo publicista y referente en la comunicación política, Jaime Duran Barba, prologó esta perturbadora frase en 2013 con la aseveración de que “Hitler era un tipo espectacular”.

Sería un error considerar ambas como expresiones aisladas. Todas esas manifestaciones, repetidas en boca de importantes dirigentes de Juntos por el Cambio se suman a los alegatos antivacunas, vociferados por socios políticos de la alianza cambiemita, donde se multiplicaban los mensajes xenófobos y judeofóbicos que siempre concluyen en una lógica criminal como la expresada en el intento de asesinato de la actual vicepresidenta.

Frente a la violencia verbal y simbólica proferida por estos referentes políticos de la derecha argentina solo queda advertir a la sociedad que la exaltación de las supuestas superioridades raciales no son otra cosa que la naturalización y banalización del genocidio perpetrado por los nazis.

Desde el LLAMAMIENTO ARGENTINO JUDÍO repudiamos de forma concluyente a estos voceros del odio y exigimos la condena social de quienes en nombre del republicanismo pretenden llevarnos a transitar las épocas más oscuras de la humanidad.

Marcelo Horestein, Presidente

Pablo Gorodneff, Secretario General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *